lunes, 16 de julio de 2007

El Tyranossaurus Rex era una maquina de triturar

Foto: Universidad de AlbertaLos hallazgos obtenidos en una investigación pueden ayudar a explicar la devastadora fortaleza de las mandíbulas de los tiranosaurios, al demostrar cómo un hueso nasal fusionado convirtió estructuralmente al cráneo del animal en una "máquina de triturar".

"Los huesos nasales fusionados, similares a arcos, son una característica única de los tiranosáuridos", explica Eric Snively, un investigador de la Universidad de Alberta. "Esta adaptación, por ejemplo, evitaba que los T. rex se rompieran literalmente el cráneo cuando trituraban los huesos de sus presas".

Snively y los dos coautores del trabajo, el físico Donald Henderson, del Museo Real Tyrrell de Paleontología, y Doug Phillips, de la Universidad de Calgary, compararon los cráneos y dientes de un grupo de tiranosáuridos con los de otro grupo de animales diferente. En uno de los primeros estudios que se centran en los mecanismos estructurales del cráneo de los dinosaurios, los científicos emplearon la tomografía computarizada para investigar factores como la fortaleza dental, nasal y craneal.

Los tiranosaurios difieren de otros dinosaurios en la gran robustez de su dentadura y su cráneo, áreas agrandadas para la unión y expansión de los músculos mandibulares y la consecuente habilidad de morder profundamente hasta el interior de los huesos.

El equipo de Snively comprobó que los huesos nasales fusionados de los tiranosaurios eran considerablemente más fuertes que los huesos nasales no fusionados de los carnosaurios. Esta extensa fusión elevaba la fuerza de dinosaurios como el T. rex y les ayudaba a dar poderosas mordeduras capaces de astillar los huesos de sus presas. En otros dinosaurios carnívoros, sus huesos craneales debían separarse ligeramente con cada gran mordedura que diera el animal. En cambio, en los tiranosaurios, toda la fuerza se aplicaba sobre la presa. En especial, el T. rex tenía un cráneo y músculos mandibulares tan fuertes, que se le puede considerar una trituradora viviente.

La fortaleza del cuello del T. rex era igualmente sorprendente. Por ejemplo, en una fracción de segundo, un T. rex podía girar con violencia su cabeza en un ángulo de 45 grados y lanzar a una persona de 50 kilogramos a cinco metros de altura en el aire. Y esto, considerando de un modo conservador su fuerza, asegura Snively.

"Mantenemos bajos los valores estimados para la fuerza de esos dinosaurios porque nos cuesta creer que fuesen animales tan fuertes. Sin embargo, nuestros colegas del Museo Tyrrell han llegado a la conclusión de que la mandíbula inferior de un T. rex podía aplicar 200.000 newtons de fuerza, similar a la necesaria para levantar un camión tráiler", matiza Snively. "Todas las características del T. rex confluían para dotar a este animal con la capacidad de infligir la mordedura más potente de entre las de todos los animales de tierra firme que hayan existido".

Sé el primero en comentar

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio