miércoles, 30 de mayo de 2007

Prototaxites, un misterioso hongo gigante

Prototaxites. (Composición: Mary Parrish)Un grupo de científicos ha obtenido nuevas evidencias para aclarar finalmente la misteriosa identidad de lo que ellos consideran uno de los organismos más extraños que hayan vivido en nuestro planeta. El análisis químico realizado por investigadores de la Universidad de Chicago y del Museo Nacional de Historia Natural en Washington D.C., indica que el organismo era un hongo. El organismo, denominado Prototaxites, se extinguió hace aproximadamente 350 millones de años.

El prototaxites ha generado arduas controversias a lo largo de más de un siglo. Originalmente clasificado como una conífera, después se argumentó a través de sucesivas teorías que podía tratarse de un liquen, alguno de varios tipos de algas o un hongo. En cualquier caso, las características de esta forma de vida sorprendieron a muchos de quienes la investigaron. El organismo crecía adoptando una forma parecida a la de un tronco de árbol. Esos "troncos" superaban los 6 metros de altura. El organismo llegó a ser el más grande en tierra durante una época.

El nuevo estudio ha permitido obtener evidencias, que indican que el enigmático ser fue un hongo. La clasificación como hongo surgió por primera vez en 1919, y Francis Hueber (del Museo Nacional de Historia Natural en Washington, D.C.) revivió la idea en el 2001. Su detallado estudio de la estructura interna ha proporcionado la más fuerte evidencia anatómica de que el prototaxites no fue una planta, sino un hongo.

Hueber hizo una gran contribución en años pasados. Aportó argumentos convincentes de que la estructura interna de este organismo apuntaba a que era un hongo. El gran problema es que nunca pudo encontrar la evidencia definitiva en forma de estructuras reproductivas que pudieran convencer al mundo de que, sin lugar a dudas, se trataba de un hongo.

C. Kevin Boyce. (Foto: Lloyd DeGrane)Como coautores del estudio junto con el propio Hueber y C. Kevin Boyce (Universidad de Chicago), figuran Carol Hotton (Museo Nacional de Historia Natural en Washington, D.C.); Marilyn Fogel, George Cody y Robert Hazen (Instituto Carnegie de Washington) y Andrew Knoll (Universidad Harvard).

El prototaxites vivió por muchas partes del planeta en el período comprendido entre hace unos 420 millones de años y hace unos 350 millones. Durante esta época, que abarcó parte de los períodos Silúrico y Devónico, el paisaje natural de la Tierra era bastante extraño en comparación con el actual.

Al respecto de por qué estos organismos alcanzaron un tamaño tan grande, los investigadores tienen algunas ideas. Básicamente, creen que eso capacitaba al prototaxites para distribuir sus esporas a mayor distancia, permitiéndole ocupar hábitats pantanosos adecuados.

Los ecosistemas devónicos, bastante sencillos, ciertamente no parecían contener nada que impidiera a estos hongos crecer poco a poco durante un largo período de tiempo. Los animales terrestres herbívoros aún no habían evolucionado. Pero, incluso librándose de ser comido por los dinosaurios y los elefantes que aparecieron mucho después, el prototaxites crecía demasiado despacio como para recuperarse de alteraciones de cualquier índole.

martes, 29 de mayo de 2007

Spitzer encuentra miles de nuevas galaxias enanas

Las nuevas galaxias detectadas por el Spitzer. (Foto: NASA)

Las observaciones del telescopio espacial 'Spitzer', de la NASA, y el 'William Herschel', situado en la isla canaria de La Palma, han permitido calcular la existencia de miles de galaxias enanas hasta ahora desconocidas a algo más de 350 millones de años luz, una distancia relativamente cercana cuando se trata de estudiar esta clase de objetos.

Las galaxias enanas tienen un gran interés astronómico porque los científicos creen que fueron las primeras en surgir cuando el Universo aún era un recién nacido, de modo que las galaxias más grandes, como nuestra propia Vía Láctea, se formaron después como consecuencia de la acumulación de las más pequeñas.

Las miles de galaxias enanas recién descubiertas se encuentran en el llamado cúmulo de Coma, una densa estructura de forma esférica, con una longitud de 20 millones de años luz (la Vía Láctea mide unos 100.000 años luz, lo que significa que la radiación tarda ese tiempo en recorrerla). Los expertos ya sospechaban que dicho cúmulo, situado en la constelación de Coma Berenices, estaba formado por más de 1.000 galaxias, pero los nuevos datos recogidos por la cámara de infrarrojos del Spitzer han cuadruplicado esta cifra.

El 'Spitzer', que lleva casi cuatro años estudiando la energía de infrarrojos (es decir, calor) proveniente de los confines del cosmos, tomó una serie de 288 instantáneas del cúmulo de Coma.

Leigh Jenkins y su colega Ann Horschemeier, ambas pertenecientes al Centro de Vuelo Goddard de la NASA, construyeron un mosaico con estas imágenes y descubrieron cerca de 30.000 objetos, muchos de los cuales parecían galaxias enanas. El cosmólogo iraní Bahram Mobasher, del Instituto Científico del Telescopio Espacial, en Baltimore, partió de estos datos y empleó el observatorio 'William Herschel', situado en el punto más alto de isla de La Palma, para medir la distancia entre estas galaxias y calcular cuántas formaban parte del mismo cúmulo.

El resultado fue 1.200, aunque hay que tener en cuenta que sólo se estudió una fracción del cúmulo, por lo que el cómputo final asciende a un mínimo de 4.000 galaxias. Aun así, los investigadores ya están usando telescopios aún más potentes, como los Keck de Hawai, en busca de galaxias todavía más pequeñas que hayan pasado desapercibidas. "Estamos liquidando los anteriores estudios de cúmulos cercanos", explica Hornschemeier. "Gracias al 'Spitzer', podemos observar con profundidad cúmulos cercanos como el Coma en un corto periodo de tiempo".

Las galaxias que forman el cúmulo Coma tienen unos 15.000 millones de años de antigüedad, y forman parte de una constelación muy poco vistosa a simple vista -Coma Berenices- situada al oeste de Leo y al norte de Virgo, ambas mucho más populares.

La historia conocida de Coma Berenices, también llamanda Cabellera Berenices (coma, en latín, significa cabellera), se remonta al siglo III antes de Cristo. Mientras el faraón egipcio Ptolomeo III, apodado el Bienhechor, se encontraba en Siria combatiendo a sus enemigos, su esposa Berenices realizó un solemne juramento ante el altar de Afrodita: si su marido volvía sano y salvo, se cortaría sus largos cabellos y los entregaría a la diosa como ofrenda. El faraón, en efecto, regresó, y Berenices no tardaría en cumplir su promesa, pero se dice que un sacerdote egipcio, celoso de que una divinidad griega recibiera semejante honor, robó la melena del templo.

Berenices quedó desconsolada, pero pronto acudiría en su ayuda el astrónomo Conón de Samos, quien le aseguró que acababa de aparecer en el firmamento una nueva constelación, y que ésta era en realidad su antigua cabellera, recuperada y llevada a los cielos por Afrodita. Hoy en día, el inmenso cúmulo de galaxias continúa sorprendiendo a los científicos, pero aún debe su nombre a esta leyenda.

viernes, 25 de mayo de 2007

Algunos dinosaurios podian nadar

Reconstrucción del dinosaurio. (Foto: AFP)

Hubo dinosaurios que volaban, pero ahora también sabemos que eran capaces de nadar con soltura. Así lo demuestran las huellas halladas en La Rioja, primera evidencia científica de que aquellos grandes seres del Cretácico flotaban sobre las aguas.

Un equipo de investigadores dirigidos por Rubén Ezquerra, de la Fundación Patrimonio Paleontológico de La Rioja, ha descubierto un rastro bajo el agua constituido por doce huellas consecutivas que suponen la prueba más firme descubierta hasta el momento de que algunos dinosaurios eran capaces de nadar. Su descubrimiento se ha publicado en la revista «Geology», de la Sociedad de Geología Americana.

El rastro, que tiene una longitud de 15 metros de largo, se encuentra en el yacimiento de La Virgen del Campo, en la cuenca de Cameros, en La Rioja y contiene el primer registro largo y continuo de natación llevada a cabo por un dinosaurio terópodo no aviar.

Los investigadores descubrieron las marcas en una amplia área conocida por su abundancia de rastros de dinosaurios terrestres que datan de inicios del Cretáceo, hace 125 millones de años.

El rastro consiste en seis pares asimétricos de entre dos y tres marcas de raspaduras cada una que se conservan en una capa de piedra arenisca, y que miden unos 50 centímetros de largo y 15 de ancho. El espacio entre ellos sugiere una zancada submarina de entre 2,43 y 2,71 metros.

Según Loic Costeur, del Laboratorio de Geodinámica de la Universidad de Nantes (Francia) y coautor de este trabajo de investigación, las marcas en forma de «S» revelan una imagen de un gran animal que flotaba pisando el sedimento a medida que nadaba en aproximadamente 3,2 metros de agua. Las ondulaciones de las superficies de localización indican que el dinosaurio nadaba contra la corriente, esforzándose para mantener su rumbo.

«El dinosaurio nadaba con movimientos alternativos de los dos miembros posteriores en un movimiento pélvico de remos», explica Costeur. «Un estilo de natación que amplifica el movimiento de caminar de forma similar a la de los modernos bípedos, incluyendo a las aves acuáticas», según el investigador.

La cuestión de si los dinosaurios eran capaces de nadar ha sido estudiada durante años por los investigadores. Hasta ahora, sin embargo, existían muy pocas evidencias que documentaran este comportamiento.

«El rastro de La Virgen del Campo abre la puerta a algunas nuevas áreas de investigación», explica Costeur. Para este investigador, «los nuevos modelos biomecánicos aumentarán el entendimiento de la fisiología de los dinosaurios y sus capacidades físicas, así como la visión de los nichos ecológicos en los que vivían».

Los terópodos forman un gran grupo que comprende todos los dinosaurios carnívoros depredadores de todos los tamaños. Tenían dos patas traseras largas y fuertes para correr, y una cola musculosa que les servía para mantener el equilibrio.

miércoles, 23 de mayo de 2007

Temporada de huracanes mas intensa de lo normal

Imagen de Andrea, primera tormenta subtropical del año. (Foto: NOAA)

"Nos preparamos para lo peor", puesto que la temporada de huracanes será más intensa de lo normal según las previsiones. En una conferencia de prensa celebrada para anunciar su pronóstico, los responsables de la Administración Nacional de Océanos y la Atmósfera (NOAA) aseguraron que hay un 75% de posibilidades de que la temporada de huracanes en el Atlántico "sea por encima de lo normal".

Los científicos de la NOAA creen que habrá entre 13 y 17 tormentas con nombre, es decir, tormentas de relevancia, de las cuales entre 7 y 10 se pueden convertir en huracanes. De estos, entre 3 y 5 pasarán a la categoría de huracanes importantes, es decir, de grado 3 o más en la escala Saffir-Simpson (cuyo tope de intensidad es cinco).

Los ciudadanos tienen también su deber de prepararse. Tienen que reunir comida para 72 horas y herramientas como linternas y pilas suficientes, pero también tienen que seguir al pie de la letra lo que les advierten e indican las autoridades locales, que son los que mejor conocen el terreno.

David Paulison, director de la Agencia Federal de Administración de Emergencia (FEMA), explicó que su agencia, centro de las críticas junto al Gobierno central por la falta de reacción ante el paso del huracán 'Katrina', está preparada para lo que se pueda avecinar.

"Hemos trabajado duramente con el secretario de Seguridad Nacional de EEUU para estar preparados", señaló Paulison, quien también subrayó la importancia de que los ciudadanos de las zonas afectadas estén preparados.

Gerry Bell, uno de los expertos de la NOAA, indicó que aún no están seguros si este año se va a formar o no La Niña, que provocaría el enfriamiento de las aguas del Pacífico ecuatorial, lo que a su vez puede dar lugar a fluctuaciones importantes del clima en todo el mundo.

"Si se formara, no sabemos cuán fuerte sería", explicó Bell, quien quiso dejar claro que tormentas pre-temporada como la subtropical 'Andrea' -a principios de mayo.- no son indicio de la temporada que se avecina. "Con o sin 'Andrea', la predicción de NOAA es de que será una temporada por encima de lo normal", agregó Bell.

Según el director del Centro Nacional de Huracanes, Bill Proenza, se espera que esta temporada sea activa, por lo que "es tremendamente importante que la gente que viva en las zonas de la costa este de Estados Unidos, del golfo de México y del Caribe estén preparadas".

La temporada de huracanes se registrará entre el 1 de junio y el 30 de noviembre, con la actividad pico entre agosto y octubre.







Pulsar Play para ver el vídeo

martes, 22 de mayo de 2007

La explosion de un cometa pudo extinguir al mamut

El mamut se extinguió hace miles de añosHace 13.000 años, un cometa explotó sobre la Tierra, provocando una lluvia de bolas de fuego que arrasó la mayor parte del hemisferio Norte. Las culturas primitivas de la Edad de Piedra pudieron quedar así destruidas, y la población de mamuts y otros animales terrestres de gran tamaño, como el mastodonte, desaparecieron del planeta.

La explosión también produjo una nueva etapa de enfriamiento climático, que duró 1.000 años y que interrumpió seriamente el desarrollo de las primeras civilizaciones humanas emergentes en Europa y Asia.

Ésta es la sorprendente conclusión que ha alcanzado un equipo de científicos estadounidenses. "El cometa desencadenó una onda expansiva que cambió la Tierra en profundidad", asegura el geofísico Allen West. "Con un diámetro de entre dos y tres kilómetros, el cometa estalló antes del impacto, lo que produjo una serie de explosiones, el resultado tuvo que ser el de un infierno en la superficie terrestre. La mayor parte del hemisferio Norte debió arder".

Esta teoría se presenta en la reunión de la Unión Geofísica Americana en Acapulco, México. Un grupo de científicos, entre los que se incluye West, informan del hallazgo de una capa de diamantes microscópicos en 26 puntos distintos de Europa, Canadá y Estados Unidos. Se cree que se trata de los restos de un gigantesco cometa rico en carbón que estalló en millones de pedazos sobre nuestro planeta hace unos 12.900 años, según han calculado. Las elevadísimas presiones y el calor desencadenado por los fragmentos al chocar contra la Tierra convirtieron el carbón del cometa en polvo de diamante.

Las ondas explosivas y el calor debieron ser impresionantes. Posiblemente quemó la piel de los animales y la ropa que llevasen los humanos. El calor abrasador debió incendiar así mismo las praderas del hemisferio norte. Los animales herbívoros de gran tamaño, como el mamut, que sobrevivieran a la explosión, debieron morir de hambre más tarde en millares. Sólo los animales, incluyendo a los humanos, cuya dieta era más variada lograron sobrevivir al periodo subsiguiente.

Los científicos destacan que las pruebas arqueológicas muestran que las primeras culturas de la Edad de Piedra sufrieron graves reveses por aquella época. En concreto, los cazadores de la Edad de Piedra, descendientes de los grupos de cazadores que emigraron desde el continente hasta Asia, se desvanecieron por entonces.

Estos hombres fabricaban magníficas puntas de lanza en piedra, que utilizaban para cazar animales, incluyendo al mamut. Su desaparición de aquella era ha sido causa de intensos debates, y la explicación clave a la que se había llegado hasta el momento fue el cambio climático. Ahora, sin embargo, aparece una nueva explicación: los primeros americanos murieron como consecuencia de un cometa.

Y no fue sólo el continente americano el más afectado por la descomunal explosión. Por aquella época, la Tierra emergía de la última Edad del Hielo. El clima se iba calentando lentamente, aunque las latitudes más elevadas todavía se hallaban cubiertas de placas de hielo. La desintegración del cometa debió afectar a estas placas, derritiéndolas en tal cantidad de agua vertida al Atlántico que seguramente se produjo un trastorno en las corrientes oceánicas, incluyendo la corriente del Golfo. El efecto a largo plazo fue un periodo de frío de 1.000 años que azotó Europa y Asia.

sábado, 19 de mayo de 2007

Enanas Marrones: Nueva clase de radiofaros espaciales

Impresión artística. (Foto: NRAO/AUI/NSF)

Se ha descubierto que las enanas marrones, de las que se pensaba hasta no hace mucho que eran incapaces de emitir cualquier cantidad significativa de ondas de radio, emiten haces de tales ondas con potencia suficiente como para considerarlas radiofaros.

Estos haces giran con la enana marrón y los astrónomos los observan cuando el haz incide sobre la Tierra. Ésta es la misma forma en que nos llegan los pulsos de los púlsares.

Las enanas marrones son objetos enigmáticos, demasiado pequeñas para ser estrellas pero demasiado grandes para ser planetas propiamente dichos. A veces se denominan "estrellas fallidas" porque su masa es menor de la requerida para activar las reacciones de fusión del hidrógeno en sus núcleos, la fuente de producción de energía de las estrellas. La existencia de las enanas marrones, con masas de entre 15 y 80 veces la de Júpiter, el planeta más grande de nuestro Sistema Solar, se asumía, pero no fue hasta 1995 cuando los astrónomos lograron realmente hallar una. Ahora se conocen unas pocas docenas de ellas.

Los autores de este nuevo estudio observaron una serie de enanas marrones con el radiotelescopio VLA y comprobaron que tres de los objetos emiten pulsos sumamente fuertes y repetidos de ondas de radio. Después de un estudio cuidadoso, han concluido que los pulsos captados son el resultado de haces emitidos por los polos magnéticos de las enanas marrones.

Las características de las emisiones de radio de las enanas marrones sugieren a los científicos que se producen por un mecanismo observado también en los planetas, incluidos Júpiter y la Tierra. En este proceso intervienen electrones que interactúan con el campo magnético del planeta para producir ondas de radio que son entonces amplificadas, o fortalecidas, por los máseres naturales los cuales incrementan las ondas de radio de la misma forma que un láser amplifica las ondas de luz.

La intensidad de las emisiones de radio de las enanas marrones observadas por los investigadores es superior a la de los planetas, pero inferior a la de los púlsares. Aunque el mecanismo que produce las ondas de radio en las enanas marrones no tiene por qué estar relacionado con el que subyace en las emisiones de radio producidas por los pulsares, los investigadores sí creen que puede haber suficientes similitudes para que el estudio de las enanas marrones ayude a revelar algunos de los misterios sobre el funcionamiento de los púlsares.

Las enanas marrones giran a un ritmo mucho más lento que el de los púlsares. Mientras los púlsares giran, y producen los pulsos observados, a un ritmo que suele ser de entre varias veces y varios centenares de veces por segundo, las enanas marrones observadas con el VLA producen sus pulsos una vez cada dos o tres horas.

El volcan Mauna Loa puede reactivarse

Imagen tomada por satélite del Manua Loa, en Hawai. (Foto: Science)

El mayor volcán activo del mundo, el Mauna Loa, situado en la isla de Hawai, se prepara para reanudar su actividad tras 20 años de pausa, según un artículo que se publica en la revista científica 'Science'. La predicción ha sido hecha por científicos estadounidenses, que han desarrollado una técnica basada en imágenes de satélite con la que pueden pronosticar con mayor precisión las erupciones.

Según el equipio científico, formado por investigadores de la Escuela de Marina y Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Miami (EEUU), la nueva técnica les ha ayudado a lograr una mayor comprensión respecto del posible lugar de una erupción, una información que resultaría de vital importancia para mejorar los sistemas de alerta y proteger a las poblaciones que viven en lugares cercanos a volcanes activos.

Es el caso de las personas que viven cerca del Mauna Loa, un volcán bajo el que se acumulan anualmente unos 20 millones de metros cúbicos de magma. Según los investigadores del Centro de Investigación Geológica de Potsdam, hasta ahora no se ha producido una erupción porque el magma está a entre tres y cinco kilómetros de profundidad, pero los expertos advierten que a esa profundidad la presión aumenta constantemente en un cuerpo de magma.

Los científicos utilizaron las observaciones del radar de apertura interferométrica sintética (InSAR) hechas entre 2002 y 2005 para detectar las deformaciones del suelo vinculadas a la actividad volcánica. También observaron los signos distintivos de la actividad del magma en las fracturas o fallas por donde fluye la lava en el volcán Maula Loa.

"Pudimos determinar con precisión donde ocurrió la acumulación del magma y tenemos una explicación de por qué ocurrió en ese sitio en particular", manifestó Falk Amelung, profesor auxiliar de geofísica y geología.

"Ahora tenemos una buena idea sobre donde ocurrirá probablemente la próxima erupción volcánica. Esta técnica puede utilizarse en otros grandes volcanes para pronosticar el punto de sus erupciones".

Entre esos volcanes se incluyen los de América Central; el Etna, en Italia; el Piton de la Fournaise, en la isla Reunión, así como el Kialuea, en Hawai.

Para los científicos, el Mauna Loa es uno de los lugares potencialmenet más peligrosos de la Tierra, porque se le considera uno de los grandes volcanes de mayor actividad y los flujos de lava por sus laderas podrían plantear un grave peligro en zonas pobladas.

viernes, 18 de mayo de 2007

Turbina para cohetes propulsada por metano

Haga clic sobre la imagen para ver una película. Mike Massee/XCOR Aerospace

La NASA probó recientemente una novedosa turbina para cohetes propulsada por metano, la cual podría convertirse en la tecnología clave para futuras exploraciones del sistema solar externo.

La turbina principal, construida y probada por el equipo de contratistas de la NASA, Alliant Techsystems y XCOR Aerospace, aún se encuentra en fase de desarrollo y, por lo tanto, no está lista todavía para ser llevada al espacio. Pero si se logra demostrar que esta tecnología es viable, las turbinas como ésta, propulsadas con metano, podrían finalmente ser cruciales para la exploración del espacio profundo.

El metano (CH4) que es el principal componente del gas natural, abunda en las zonas exteriores del sistema solar. Se lo puede recolectar de Marte, de Titán, de Júpiter y de muchos otros planetas y lunas. Al tener la fuente de combustible en el punto de destino, un cohete que despegase de la Tierra no tendría que llevar tanto combustible a bordo, lo cual reduciría los costos de la misión.

Hay que tener en cuenta que el combustible de hidrógeno líquido que utiliza el transbordador espacial debe ser almacenado a una temperatura de -252.9°C, ¡apenas 20 grados por encima del cero absoluto! El metano líquido, por otro lado, puede ser almacenado a una temperatura mucho más elevada: -161.6°C. Esto significa que los tanques de combustible de metano no necesitarían tanto aislamiento, lo que los tornaría más livianos y, en consecuencia, su lanzamiento sería más económico. Además, los tanques podrían ser más pequeños porque el metano líquido es más denso que el hidrógeno líquido, lo cual, nuevamente, se traduciría en un ahorro de dinero y de peso.

Pero el mayor atractivo de este gas es que existe o que puede ser creado u obtenido directamente de los muchos mundos que la NASA podría visitar algún día, incluido Marte.

Aunque Marte no es rico en metano, dicho gas puede ser fabricado en este planeta por medio del proceso Sabatier: mezclar dióxido de carbono (CO2) con hidrógeno (H) y luego calentar esta mezcla para producir CH4 y H20 (metano y agua). La atmósfera marciana es una fuente abundante de dióxido de carbono y la cantidad de hidrógeno que se requiere para el proceso descrito es relativamente pequeña, por lo que se puede transportar desde la Tierra o incluso se puede obtener in situ del hielo de Marte.

Si se viaja más hacia el exterior del sistema solar, el metano es incluso más fácil de obtener. En la luna Titán, del planeta Saturno, literalmente llueve metano líquido. Titán está salpicado de lagos y ríos de metano y otros hidrocarburos, que podrían algún día servir como depósitos de combustible. Imagínelo: un cohete propulsado por metano podría transportar una sonda robótica que aterrizara en la superficie de Titán, tomara muestras gelógicas, recargara sus tanques de combustible y despegara nuevamente para traer las muestras de regreso a la Tierra. Ese tipo de misión de recolección de muestras del sistema solar externo nunca se ha intentado.

Las atmósferas de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno contienen metano, y Plutón tiene hielo de metano en su superficie. Nuevos tipos de misiones hacia estos mundos podrían ser posibles con cohetes propulsados por este gas.

jueves, 17 de mayo de 2007

Explosion de vida en la Antartida

Una de las nuevas especies encontradas. (Foto.Nature)

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto más de 700 nuevas especies, en su mayor parte pequeños crustáceos, en las profundidades marinas del Océano Austral, en la Antártida. Las conclusiones de su trabajo, que se realizó en tres expediciones entre los años 2002 y 2005, se han publicado en la revista 'Nature'.

Los investigadores han descubierto 585 nuevas especies de crustáceos en las profundidades del Océano Austral gracias a tres expediciones integradas en un proyecto sobre biodiversidad de los fondos marinos de la Antártida, el 'Antartic benthic deep-sea biodiversity' (ANDEEP).

Los científicos descubrieron niveles inesperados de biodiversidad en esta localización que permanecía sin estudiar, un hallazgo que contradice las suposiciones que señalaban que la diversidad de las profundidades marinas era menor en esta área oscura y de grandes proporciones.

En sus expediciones los investigadores recogieron especímenes biológicos y datos medioambientales de diferentes regiones de entre 774 y 6.384 metros de profundidad bajo la superficie del Mar Weddell, situado al noroeste del continente antártico, y las áreas colindantes.

El Mar Weddell es un recurso importante de agua profunda para el resto del océano y proporciona una posible ruta para que las especies entren a estas aguas. Además, el equipo de científicos descubrió faunas de aguas profundas que también se encuentran en las comunidades de las placas adyacentes y en otros océanos.

Los investigadores identificaron 674 especies de isópodos, un orden de crustáceos, de los que más del 80% eran desconocidos. En algunas regiones, determinados grupos de isópodos y gusanos marinos incluían especies invasoras procedentes de la placa continental profunda del Océano Austral.

Las especies que vivían en las partes más profundas del Mar Weddell tendían a tener vínculos más fuertes con otros océanos, en particular si se habían dispersado con facilidad, como ciertas amebas. Pero aquellas especies de dispersión pobre, como los isópodos, los gusanos nematodos y los pequeños crustáceos eran especies específicas del Océano Austral.

Las tres expediciones se realizaron a bordo del buque de investigación alemán Polarstern entre los años 2002 y 2005. Un equipo internacional procedente de 14 organizaciones internacionales investigó el manto marino, sus cordilleras continentales y los cambios en las aguas profundas para crear una imagen de esta poca conocida región del océano.

miércoles, 16 de mayo de 2007

La primera prueba de la materia oscura

Cúmulo galáctico CI 0024+17. (Foto: NASA)El telescopio espacial Hubble ha enviado la imagen de un anillo fantasmal en torno a un grumo de galaxias, que los astrónomos han descrito como la primera prueba de la existencia de la materia oscura.

El racimo galáctico captado por el telescopio que orbita desde 1990 en los bordes exteriores de la atmósfera terrestre, a casi 600 kilómetros sobre el nivel del mar, se encuentra a 5.000 millones de años luz de la Tierra.

«Aunque se ha encontrado la materia invisible antes en otros conjuntos de galaxias, jamás se la había detectado tan separada del gas caliente y de las galaxias que forman el conjunto», ha comentado Myungkook James Jee, de la Universidad Johns Hopkins, situada en Baltimore (Maryland, EE.UU.).

La materia oscura, según creen los científicos, compone la mayor parte de la masa que ejerce gravedad en el Universo, mientras que sólo el 10 por ciento de ésta puede ser detectada por los sentidos humanos.

Los científicos sostienen que si no existiese la materia oscura las galaxias como la Vía Láctea, en la cual se encuentra la Tierra, se habrían dispersado por falta de masa gravitacional.

«Ésta es la primera vez que hemos detectado la materia oscura como una estructura única diferente del gas y las galaxias en el conjunto» identificado como ZwCi0024+1652, señaló Jee.

Pero Richard Massey, del Instituto de Tecnología de California, con sede en Pasadena, expresó cierto escepticismo acerca del descubrimiento y recordó que «ese mismo grupo de galaxias se ha mencionado en otras noticias muy difundidas».

Cúmulo galáctico CI 0024+17. (Foto: NASA)«Necesitamos una confirmación, más observaciones», añadió Massey. «Y, lamentablemente, estas imágenes se tomaron justo poco antes de que se descompusiera la cámara del Hubble que las tomó». La agencia estadounidense NASA ha puesto en Internet algunas imágenes compuestas que muestran un racimo de galaxias, envuelto en una nube de gases, en torno al cual se extiende un anillo oscuro de unos 2,6 millones de años luz de diámetro.

Más allá de este anillo, de supuesta materia oscura, continúa la luminosidad de esa región del espacio. «La observación de una estructura de materia oscura que no está marcada por galaxias y gas caliente nos permite el estudio de cómo su comportamiento es diferente del de la materia normal», comentó Jee.

Durante el análisis de materia oscura de las imágenes enviadas por el Hubble, los astrónomos notaron una onda parecida a las olas que causa en un estanque la caída de una piedra en el agua.

La observación de la materia oscura es difícil porque no emite ni refleja luz, y los astrónomos sólo pueden detectar su influencia por la manera en que su fuerza de gravedad afecta a la luz.

Para hallarla, estudian la forma en que la luz de las galaxias muy distantes es distorsionada y difuminada en arcos y bandas por la gravedad de la materia oscura de una galaxia más próxima.

Esta materia está compuesta por átomos muy diferentes de los que componen la materia normal de las estrellas y galaxias.

Los científicos creen que el cruce a través de la materia invisible pasaría inadvertido para los humanos, pero que no ocurre lo mismo en la colisión de dos áreas de masa oscura.

martes, 15 de mayo de 2007

El ancestro mas antiguo de monos y humanos

Reconstrucción en 3D del cráneo visto desde diferentes ángulos. (Foto: PNAS)

El antepasado más antiguo de los monos, los simios y los humanos vivió en el norte de África hace 29 millones de años, tenía un cerebro más pequeño de lo que hasta ahora se pensaba y la diferencia en el tamaño de ambos sexos era muy grande, lo que se relaciona con un tipo de estructura social en el que convivían en el mismo grupo varios machos y hembras. Todo ello ha podido averiguarse gracias al estudio de un cráneo de la especie Aegyptopithecus zeuxis, realizado por investigadores de la Universidad de Duke.

El cráneo, el segundo que aparece de este extinto animal y el más completo, fue encontrado en el año 2004 en la depresión de Fayum, una región en el centro de Egipto, pero ha sido ahora cuando el equipo dirigido por Elwyn Simons, de la División de Primates Fósiles de la universidad americana, ha identificado la especie utilizando el micro-escáner CT, una técnica de rayos X computerizada que sirve para calcular las dimensiones del cerebro una vez encajonado en un cráneo.

El primer cráneo A. zeuxis fue encontrado por Simons en 1966, también en Egipto, y por sus características y antigüedad (unos 30 millones de años y más) se considera el antepasado común de la familia Hominoidea (la de los simios y el ser humano) y la de los monos. Por lo que se ha logrado averiguar, se trataba de un animal que vivía en los árboles, aunque podía andar a cuatro patas en el suelo. En aquella época, el temprano Oligoceno, la desértica región de El Fayum era una auténtica selva tropical.

Este primer cráneo y otros fragmentos dieron origen a la hipótesis de que el cráneo de este antiquísimo mono habría tenido un cerebro grande en proporción a su cuerpo, lo que cuadraba con la teoría según la cual la evolución se relaciona con el aumento de este órgano.

Sin embargo, Simons y sus colegas han encontrado ahora que es mucho más pequeño de lo que se pensaba (entre 20,5 y 21,8 centímetros cúbicos). "Esto significa que el gran cerebro de los monos y los simios se desarrolló más tarde", señalan los investigadores en sus conclusiones en la revista Proceedings of the National Academy of Science (PNAS). Tan significativo fue el cambio de tamaño que al principio pensaron que se trataba de una nueva especie.

Tras comparar los dos cráneos, ambos de ejemplares muy jóvenes, comprobaron que había un gran dimorfismo en la especie, es decir, que los machos doblaban en tamaño a las hembras. "Los primates diurnos modernos con grandes diferencias entre géneros forman manadas de multimachos y multihembras de unos 15 individuos. Luego el Aegyptopithecus debía tener un grupo social amplio que rechazaba a los no miembros", afiman los paleontólogos de EEUU. Otra peculiaridad es que su corteza visual era de gran tamaño, lo que implica que tenían una visión muy aguda, "algo muy característico de los antropoides". Por su órbita ocular se sabe también que era un animal diurno.

Manuel Domínguez-Rodrigo, paleontólogo de la Universidad Complutense de Madrid que trabaja en la Garganta de Olduvai (Tanzania), destacaba ayer la importancia de estos hallazgos: "Es el antepasado común más antiguo de todos los monos, simios y humanos y este análisis ha detectado que los primates, en su origen no tenían un cerebro grande, sino que éste fue un desarrollo posterior, al margen de la adaptación a los árboles y al cálculo de las distancias. Hace 20 millones de años, ya había primates con grandes cerebros, luego algo debió de ocurrir y pudo ser el procesamiento de información que precisa el saltar de un árbol a otro".

Su colega Jordi Agustí, investigador en el ICREA del Instituto de Paleoecología Humana de Tarragona, cree que Simons y sus colegas han dejado abiertas varias preguntas. "La especie tenía el lóbulo frontal pequeño y un cráneo que lo aproximan a los lemures, luego entre este grupo y sus sucesores (hace 23 millones de años) hay un vacío evolutivo y morfológico. Además, significa que los cerebros de los monos de Sudamérica y Africa aumentaron de forma independiente", asegura. Agustí también cree que algo pasó en el Mioceno para que el cerebro comenzara a crecer. "En Africa pudo ser el choque en la plataforma de Eurasia o un cambio en el clima, pero nos faltan fósiles de hace 28 millones para poder saberlo con certeza".

domingo, 13 de mayo de 2007

Mas materia oscura que luminosa en las galaxias enanas

Image de NGC 5291 (NRAO)

Las galaxias enanas, formadas por colisión de otras mayores, cuentan con un tipo de material oscuro en una proporción entre dos y tres veces mayor que el luminoso, según un nuevo hallazgo del Instituto Astrofísico de Andalucía, de Granada. El descubrimiento ha sorprendido a los científicos, que han comprobado que las masas de aquellas galaxias no coinciden con las de sus estrellas y sus gases, según una publicación de la revista 'Science'.

Algunas de las galaxias enanas pueden ser remanentes primordiales del Big Bang. Otras, las enanas de marea, se formaron más tarde como resultado de interacciones gravitatorias tras colisiones galácticas, causantes de "colas de marea", en cuyas puntas el gas puede colapsar otra vez y formar nuevas galaxias.

Los científicos, dirigidos por Frederic Bournaud, del laboratorio de astrofísica francés AIM (del CEA y CNRS) usaron el radiotelescopio VLA (National Science Foundations Very Large Array) para estudiar una galaxia denominada NGC 5291, a 200 millones de años luz de la Tierra.

Esta galaxia había colisionado con otra hace 360 millones de años, causando flujos de gas caliente y de estrellas. Posteriormente, las galaxias enanas se formaron a partir del material emanado.

Esta observación, en la que también participaron instituciones científicas de Francia, Alemania y Grecia, es la primera de este tipo, con el sorprendente resultado de haber comprobado que las galaxias enanas de marea contienen entre dos y tres veces más materia oscura que luminosa.

Los modelos utilizados hasta ahora apuntaban lo contrario, es decir, una ausencia de materia oscura en esas galaxias, o como mucho de en torno al 10 por ciento de la luminosa, debido al tipo de gas involucrado en las mismas, que es más frío, lo que excluye la materia negra.

Sin embargo, los científicos han medido las masas del gas de varias galaxias enanas en torno a otra grande recientemente en colisión y han descubierto que sus proporciones eran el doble de lo que esperaban.

Los científicos están barajando distintas hipótesis para explicar qué tipo de materia oscura justifica estos resultados, y "la más sencilla" establece que, "posiblemente esa masa superior a lo estimado está relacionada con gas molecular aunque aún se necesitan más estudios para comprobarlo".

Aunque en las galaxias 'normales' ajenas a interacciones, la materia oscura alcanza un factor 10 respecto a la luminosa, con lo cual "mucho mayor que en las enanas", no se esperaba que en las de menor tamaño se detectara tanta materia oscura, reiteró la investigadora.

Los modelos teóricos predecían que las galaxias enanas carecían de materia oscura, debido al tipo de gas involucrado en las mismas, y por ello su masa debería ser el resultado de la suma de la de sus estrellas y sus gases.

sábado, 12 de mayo de 2007

Telescopio Espacial James Webb

James Webb Space Telescope. Creditos: NASA

La agencia espacial estadounidense, NASA, ha presentado un modelo de un telescopio espacial que, según los científicos, les permitirá ver los lugares más recónditos del Universo. El Telescopio Espacial James Webb (JWST, por sus siglas en inglés) sustituirá al Hubble, que entró en funcionamiento hace 17 años.

El nuevo telescopio, nombrado en honor a un ex director de la NASA, será mayor que su predecesor, estará situado a mayor distancia de la Tierra y tendrá un espejo gigante, que le permitirá realizar observaciones más amplias.

Según funcionarios de la NASA, el lanzamiento del JWST, propulsado por un cohete Ariane V de la Agencia Espacial Europea, está previsto para junio de 2013.

En estos momentos se puede ver un modelo del telescopio, a escala completa, frente al Museo Nacional Espacial y Aéreo Smithsonian en Washington, la capital de Estados Unidos.

James Webb Space Telescope. Creditos: Rob Gutro, NASA/GSFC

El aparato, que costará cerca de US$4.500 millones, estará a unos 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, en el Punto Lagrange 2, un área de equilibrio gravitatorio que lo mantendrá estacionario con respecto a nuestro planeta y al Sol. Medirá 24 metros de largo por 12 metros de ancho e incluirá un espejo hexagonal de 6,5 metros de diámetro, casi tres veces el tamaño del que tiene el Hubble.

El Hubble ha enviado imágenes de nuestro Sistema Solar, de estrellas y planetas distantes, así como de galaxias que se formaron poco después del Big Bang.

Pero los científicos calculan que, a través del JWST, podrán ver objetos mucho más distantes, tanto en el espacio como en el tiempo.

"Necesitamos un telescopio mucho mayor para ver más hacia atrás en el tiempo y ver el propio nacimiento del universo", según el director del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, Edward Weiler.

Se prevé que la vida útil del JWST sea de diez años. La NASA tiene planes de enviar astronautas en 2008 a darle mantenimiento al Hubble, que seguirá funcionando hasta el lanzamiento del nuevo telescopio.

Animación del despliegue

Imagen/animación. Click sobre la imagen pare ver la animación. Creditos: Animación cortesía de Northrop Grumman Space Technology

James Webb Space Telescope

viernes, 11 de mayo de 2007

El planeta extrasolar mas caliente

Reconstrucción del planeta. (Foto: NASA/JPL-Caltech)

Un equipo de científicos de la Universidad Central de Florida, dirigido por Joe Harrington, ha encontrado el planeta extrasolar más caliente de los registrados hasta ahora: 2.000 grados centígrados en la superficie, muchísimo más caliente que astros como Mercurio, donde el termómetro puede subir hasta los 400 grados, o Venus, donde se registran temperaturas de hasta 485 grados, suficientes como para fundir el plomo.

Utilizando imágenes y datos obtenidos por el telescopio 'Spitzer', de la NASA, Harrington y su equipo observaron al diminuto planeta, denominado HD149026b, desaparecer detrás de una estrella, para luego volver a aparecer. Para poder medir su temperatura, los científicos tuvieron que observar la radiación que emite, y de ahí deducir la temperatura que se registra en el lado del planeta que está de cara a su estrella.

Los resultados de la investigación, que publica la revista 'Nature', desvelan que el planeta HD 149026b, descubierto por los astrónomos en 2005, es de un tamaño algo menor que Saturno, lo que le convierte en el más pequeño de los planetas extrasolares medidos hasta la actualidad. Su masa es mayor de la de Saturno, y se sospecha que tiene un núcleo entre 70 y 90 veces mayor que el planeta Tierra. Según los astrónomos, el planeta tiene más elementos sólidos (material distinto del hidrógeno y el helio) de los que existen en todo el Sistema Solar, a parte del Sol.

La temperatura registrada por los científicos en la zona del planeta más cercana a la estrella es de unos 2.000 grados centígrados, una temperatura altísima pero muy alejada de estrellas como el Sol, donde se pueden llegar a registrar unos 6.000 ºC.

Por el momento, los astrónomos han detectado más de 230 planetas extrasolares, pero ésta es la cuarta ocasión en la que han tenido ocasión de medir la temperatura directamente. "Es el planeta más extraño y exótico que hemos encontrado nunca", señaló Harrington. "Es pequeño, muy denso y además extremadamente caliente".

Para alcanzar esa temperatura, que implica que el planeta absorbe prácticamente toda la luz solar que llega hasta él, significa que la superficie debe ser negra como el carbón, lo que es un hecho insólito en los planetas conocidos hasta ahora. "Esto provocaría que el calor emanante provocara un efecto como de brillo que sale del planeta, lo que le hace ser como una especie de brillante en el espacio, absorbiendo toda la luz entrante y brillando con un ligero tono rojizo".

martes, 8 de mayo de 2007

La NASA descubre un nuevo tipo de supernova

Combinación de imágenes de la NASA

La explosión estelar más brillante hasta ahora registrada podría ser la de un nuevo tipo de supernova, de acuerdo con los cálculos del Observatorio Chandra de rayos X, según informa la agencia espacial estadounidense NASA.

El descubrimiento indica que las explosiones de estrellas enormes fueron relativamente comunes en las etapas tempranas del universo y que una explosión similar podría ocurrir en la propia galaxia en la que se encuentra la Tierra, la Vía Láctea.

'Ésta fue una explosión verdaderamente monstruosa, cientos de veces mayor que la de una supernova típica', dijo Nathan Smith, de la Universidad de California (Berkeley), quien encabeza el equipo de astrónomos de esa universidad y la Universidad de Texas.

'Esto significa que la estrella que explotó podría tener el mayor tamaño que puedan alcanzar los astros, unas 150 veces el tamaño del Sol', añadió. 'Jamás antes habíamos visto algo así'.

Los astrónomos han descubierto unas 500 supernovas tan sólo en 2006, dijo Alan Smale, del programa Chandra en la sede central de la NASA. 'Pero ésta es extraordinariamente grande y brillante', añadió Smith.

El observatorio Chandra, que orbita a unos 139.000 kilómetros de la Tierra, es el telescopio de rayos X más poderoso y se diseñó para observar las radiaciones procedentes de regiones de alta energía en el Universo, tales como los restos de estrellas que han estallado.

Los astrónomos creen que las estrellas de primera generación fueron gigantescas y la observación de esta supernova podría brindar una vista inusitada de la forma en que 'murieron' las primeras estrellas.

Hasta ahora no se había podido observar, en nuestra región del Universo, una supernova de tales dimensiones y en el proceso hacia su muerte.

El descubrimiento de la supernova denominada SN 20006gy proporciona pruebas de que la muerte de las estrellas de tal magnitud es un fenómeno totalmente diferente del descrito por las predicciones teóricas.

Dave Pooley, quien dirigió las observaciones de Chandra en la Universidad de California, dijo que los datos recogidos hasta ahora 'dan pruebas firmes de que la SN 2006gy fue, de veras, la muerte de una estrella extremadamente grande'.

Los astrónomos explicaron que, al parecer, SN 2006gy expelió una gran cantidad de masa antes de la explosión. Esta erupción es similar a la ya observada desde Eta Carinae, una estrella gigantesca en la Vía Láctea, y por eso algunos científicos creen que la Eta Carineae también se encamina a una explosión como supernova.

La SN 2006gy bien puede ser la supernova más brillante observada hasta ahora, pero se encuentra en la galaxia NGC 1260 y a unos 240 millones de años luz de la Tierra.

En cambio la Eta Carinae se encuentra a apenas 7.500 años luz y es vecina de la Tierra en la misma Vía Láctea. Mario Livio, del Instituto de Ciencia de Telescopio Espacial en Baltimore (Maryland), dijo que 'no puede saberse con certeza si Eta Carinae explotará pronto, pero es mejor que mantengamos la vigilancia por si acaso'.

'La explosión de Eta Carinae podría ser el mejor espectáculo estelar de la civilización moderna', añadió. Las supernovas ocurren cuando las estrellas más grandes agotan todo su combustible y se destruyen por su propia gravedad, pero los astrónomos creen que en el caso de SN 2006gy las circunstancias pueden haber sido diferentes.

Bajo ciertas condiciones, el núcleo de una estrella mayor produce tanta luz de rayos gamma que una porción de la energía de la radiación se convierte en pares de partículas y anti partículas. La disminución de energía que resulta de ello hace que la estrella se comprima por su propia gravedad.

Después de la compresión ocurren reacciones termonucleares y la estrella explota, dispersando los restos en el espacio. Los datos de la SN 2006gy indican que las supernovas resultantes de las primeras estrellas, en lugar de colapsarse completamente en agujeros negros, pueden ser más comunes que lo que hasta ahora se creía.

'En términos de su efecto sobre el Universo, la diferencia es enorme entre estas dos posibilidades', dijo Smith. 'Una dispersa por la galaxia una gran cantidad de nuevos elementos y la otra los aprisiona para siempre en un agujero negro'.

viernes, 4 de mayo de 2007

Nuevo tipo de seismo: Terremotos lentos

Movimientos de tierra en Guatemala en 2005 (Foto: AP)Científicos de EEUU y Japón han descubierto un nuevo tipo de seísmo. Han conseguido hallar la relación entre varios episodios menores relacionados con los movimientos de los materiales del interior de la Tierra, que hasta ahora se creían aislados, y los han agrupado en una nueva categoría: los 'terremotos lentos'.

Entre estos fenómenos se encuentran los conocidos como profundos temblores episódicos, los seísmos de baja intensidad, los terremotos de muy baja intensidad, los lentos deslizamientos de tierra y los seísmos silenciosos.

Esta nueva definición "unifica una clase diferente de fenómenos sísmicos lentos y puede contribuir a una mejor comprensión de los procesos de subducción —hundimiento— de la placa y de aparición de los grandes terremotos", han explicado los investigadores en un artículo publicado en la revista científica 'Nature'.

Estos episodios menores de movimientos en las entrañas del planeta irradian mucha menos energía sísmica que los terremotos ordinarios, a pesar de que tienen una duración mayor e incluso pueden prolongarse durante años.

Los científicos, que trabajan para las Universidades de Tokio y de Stanford (California), han hallado la que definen como "simple" relación que diferencia el comportamiento de estos terremotos lentos de la de los seísmos ordinarios y que los agrupa como distintas manifestaciones de un mismo fenómeno.

Según los investigadores, el momento sísmico de estos terremotos lentos, la cantidad de energía que liberan, es constante y proporcional a su duración. Esto no sucede en los seísmos ordinarios, cuya duración es proporcional a la raíz cúbica de su momento sísmico.

Hace poco, científicos de las mismas universidades publicaron un estudio en el que advertían de que los ligeros temblores detectados en varias fallas subterráneas del planeta, incluidos ahora en la categoría de 'terremotos lentos', podían ser la antesala de futuras catástrofes sísmicas.

Estos 'terremotos lentos' se producen en zonas de subducción como la de Chile o Japón, donde dos placas tectónicas se encuentran y una de ellas se hunde por debajo de la otra y en las que se han producido las mayores catástrofes sísmicas de la historia, todas de magnitud 8 o superior en la escala de Richter.

miércoles, 2 de mayo de 2007

Nuevas imagenes espectaculares de la NASA

Imagen del satélite Io tomada por la sonda New Horizon. (Foto: EFE)

La NASA ha publicado impactantes imágenes de las lunas de Júpiter tomadas por su sonda 'New Horizons' y, la de una galaxia captada por el satélite 'Galaxy Evolution Explorer' (GALEX).

La publicación de esas fotografías en la web de la NASA se produce una semana después de que la agencia espacial difundiese las imágenes de una inmensa nebulosa en la Vía Láctea que muestra un caos cósmico en el que nacen y mueren las estrellas.

Esas vistas fueron publicadas al cumplirse 17 años desde que el observatorio espacial 'Hubble' fuera instalado en una órbita terrestre para iniciar lo que los astrónomos consideran una de las misiones científicas más productivas de la agencia espacial.

Otra serie de fotografías publicadas corresponden al inmenso planeta Júpiter y a sus lunas mayores: Io, Europa, Ganimedes y Calisto.

La NASA comenta que en su largo viaje hacia Plutón, 'New Horizons' ha proporcionado a los astrónomos no sólo datos "asombrosos" sobre el planeta, sino también perspectivas "nunca antes vistas" de la atmósfera del planeta, sus anillos, lunas y magnetosfera.

Entre esas imágenes figuran la de una enorme tormenta en la superficie de Júpiter, los anillos del planeta y, en uno de ellos, los indicios de polvo cósmico que delatan el impacto reciente en términos astronómicos de un cuerpo externo.

"Aparte de preparar nuestra llegada a Plutón en 2015, la aproximación a Júpiter fue una prueba para nuestra nave y para nuestro equipo científico. Ambos la han superado con excelentes calificaciones", dijo Alan Stern, principal investigador y director de la misión 'New Horizons'.

En su acercamiento a unos 2,2 millones de kilómetros de Júpiter, la sonda aprovechó la fuerza gravitatoria del planeta para reducir en tres años su largo viaje hacia Plutón, el hasta hace poco considerado noveno planeta del sistema solar.

Ese encuentro más cercano con Júpiter ocurrió el 28 de febrero y en él la nave que tiene el tamaño de un piano enfocó sus siete cámaras sobre el planeta y sus cuatro lunas mayores.

Fotografía de la galaxia M81 tomada por el satélite GALEX. (Foto: NASA)

La última imagen, y la más espectacular por su profundidad y colorido, corresponde a la de la galaxia 'M81' tomada por GALEX y que la NASA dio a conocer para celebrar el cuarto año de observaciones astronómicas del satélite en el espacio.

En el centro de esa imagen se puede ver la galaxia en espiral y a su izquierda hay otra constelación llamada 'Holmberg IX' que es invisible al ojo humano pero se le ve brillar mediante los ojos ultravioleta de GALEX.

"Se trata de una vista espectacular de M81. Cuando nos propusimos observar esta galaxia con GALEX esperábamos ver conjuntos globulares y estrellas jóvenes. Esto es mucho más de lo que esperábamos", señaló John Huchra, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, en Cambridge (Massachusetts).

La imagen es sólo una de miles captadas por el satélite que fue lanzado al espacio el 28 de abril de 2003 con la misión de utilizar la longitud de onda ultravioleta para contar la historia de la formación de las estrellas casi desde el momento en que surgió el universo con el 'Big Bang'.

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio