lunes, 30 de julio de 2007

La sonda Phoenix viaja a Marte

Ilustración de la sonda Phoenix - NASA

En los polos de Marte hace todavía más frío que en los terrestres. Temperaturas mínimas de 73 grados bajo cero y máximas de 33 grados bajo cero es lo que tendrá que soportar, durante tres meses, la nueva sonda de exploración planetaria de la NASA, la Phoenix, si llega sin contratiempos a su destino, en el Ártico marciano, en mayo o junio de 2008. Habrá recorrido 680 millones de kilómetros.

La partida de la nave está preparada para el próximo viernes desde la base de Cabo Cañaveral (Florida), y si algún contratiempo impide el lanzamiento en esa fecha, todavía podrá salir hasta el 24 de agosto. Su objetivo es averiguar si el planeta rojo ha sido en algún momento de su historia un entorno apto para la existencia de microorganismos, aunque, como advierte la NASA, "Phoenix no está diseñada para detectar vida".

No es la primera vez que se pretende llegar a una región polar de Marte, pero en el anterior intento, en 2001, todo acabó en un sonado fracaso con la pérdida de la sonda Mars Polar Lander (MPL) antes de llegar al suelo. Los expertos confían en haber aprendido de los fallos de entonces y lograrlo esta vez.

Phoenix debe descender hasta el suelo marciano, a 68 grados de latitud Norte, en las planicies de una región llamada Vastitas Borealis. Al llegar, quedará fijada sobre tres patas y desplegará los instrumentos, sobre todo un brazo articulado capaz de extenderse 2,2 metros para excavar pequeñas zanjas a su alrededor y tomar muestras. La detección de compuestos orgánicos sería su gran trofeo.

El acceso al subsuelo -hasta medio metro podría profundizar el brazo excavador de la Phoenix- es importante porque los científicos creen que hay agua helada bajo la superficie de Marte, sobre todo en los casquetes polares. Las naves en órbita han tomado muchos datos y todo apunta hacia el agua, pero nada como ir allí, al suelo, hacer un agujero, comprobarlo y hacer análisis.

Con excavar no es suficiente, por supuesto, así que los ingenieros han dotado a la nave de varios equipos para tomar fotografías, someter las muestras al poder de ampliación de un microscopio e incluso derretirlas para analizar los compuestos evaporados. Para esto, Phoenix lleva ocho pequeños hornos -de un solo uso cada uno, así que los científicos tendrán que elegir con mucho cuidado sus ocho mejores muestras- en los que el brazo articulado debe depositar porciones de tierra o de hielo. Para evitar cualquier contaminación terrestre, la sonda y todos sus componentes han sido sometidos a medidas especiales de esterilización. Una cámara montada en un mástil de dos metros de altura, otra para grabar el descenso y caracterizar la zona de caída, así como una estación meteorológica completan la carga científica.

Phoenix viajará plegada desde la Tierra, pero una vez en Vastitas Borealis será una plataforma fija de un metro y medio de diámetro con las tres patas y dos paneles solares de casi dos metros de diámetro cada uno. En total pesa 350 kilos.

En la fecha prevista de llegada, mayo de 2008, será primavera en el Ártico de Marte, y el plan es que la sonda funcione durante el verano. En principio, todo está previsto para que sean tres meses de operación que, como mucho, podrá alargarse unas semanas, pero no más, ya que, cuando caiga el invierno, allí no habrá luz solar para cargar sus baterías.

Desde que en 1997 puso en marcha su plan de exploración sistemática de Marte, la NASA está enviando naves cada 26 meses. También la Agencia Europa del Espacio (ESA) se ha apuntado a esta aventura y tiene allí en órbita su propia sonda, la Mars Express. El intervalo de 26 meses se debe a la dinámica celeste, ya que la Tierra y Marte, siguiendo su camino alrededor del Sol, tienen una fase de máximo acercamiento cada 26 meses. Al aprovechar esta circunstancia de proximidad se facilitan las comunicaciones con las naves en las fases críticas de la llegada y las primeras semanas de operación.

sábado, 28 de julio de 2007

Gran variedad morfologica de los trilobites en su aparicion sobre la Tierra

Reconstrucción paleoambiental del Trilobite

Gene Hunt, un paleontólogo norteamericano, ha contado y clasificado todas las especies de trilobites de las que se han encontrado fósiles. En total son 982. Es una muestra de un enorme valor científico, no sólo por su número, sino también porque abarca un período de tiempo muy amplio. La distancia temporal que separa el origen de la extinción de los trilobites es de 270 millones de años; es decir, quizás el 15% del tiempo durante el que ha existido vida en la Tierra.

Normalmente, los estudios sobre la evolución parten del análisis de especies muy diferenciadas unas de otras. En cambio, Hunt estudia la evolución dentro de un mismo género, el cual mantuvo características identificativas muy marcadas durante millones de años. Así, los trilobites ofrecen una visión amplia sobre cómo el medio condiciona el surgimiento y desaparición de especies próximas.

La conclusión más relevante de su trabajo es que la mayor variedad morfológica de los trilobites tuvo lugar en el mismo momento de su aparición sobre la Tierra, durante el Cámbrico; especialmente en sus etapas 'Temprana' y 'Media'. En esas edades la evolución pudo generar un número mayor de especies; que, además, tenían mayores diferencias morfológicas entre sí. Webster sugiere que las restricciones ecológicas de ese período explican esa mayor proliferación de genotipos.

jueves, 26 de julio de 2007

Medir desde el espacio la salinidad del mar y la humedad de la tierra

Una reconstrucción del satélite. (Foto: ESA)

España liderará por primera vez un proyecto de investigación de la Agencia Espacial Europea, desarrollado por el CSIC y la Universidad Politécnica de Cataluña, para medir desde el espacio la salinidad del mar y la humedad de la tierra, y mejorar el conocimiento sobre el cambio climático.

El anuncio de este proyecto, denominado SMOS, ha coincidido con la presentación del Centro Experto SMOS en Barcelona, que será el que se ocupe de procesar los datos de la misión y de coordinar la actividad científica del medio centenar de españoles que participan.

La misión espacial, con un presupuesto de 200 millones de euros, de los que España aporta 70, pretende recabar datos para poder predecir fenómenos como El Niño, cuya aparición depende de la salinidad del agua, y estudiar la relación que hay entre la humedad de la tierra y el nivel de sal del mar en la desertificación o el efecto invernadero, según han explicado Francesc Torres y Jordi Font, responsables del proyecto.

El fenómeno del Niño, que es la principal causa de variación climática de nuestro planeta, y que ocurre con una frecuencia variable de 3 a 6 años, consiste en el cambio en la localización de los centros de alta y baja presión entre zonas del océano Pacífico, lo que origina un aumento de la temperatura del agua del sur de entre 2 y 8 grados.

Las mediciones se harán mediante un sistema de radiometría interferométrica en microondas, que es pionero en este tipo de estudios, desarrollado la UPC, y que se basa en un sistema de barrido de la tierra a través de 73 antenas que de forma simultánea recogen datos.

Para conocer la salinidad se medirá la conductividad eléctrica del agua y su temperatura, con lo que se obtiene el nivel de salinidad. Además, se harán mediciones en todos los mares con boyas, mediante el sistema convencional, para confirmar que los datos son precisos y el sistema espacial es fiel.

El radiómetro, denominado MIRAS, y que funciona a 1,4 GHz (Gigahercios), una banda de frecuencia baja que permite la mejor resolución espacial, se pondrá en órbita a unos 750 kilómetros de la tierra en un satélite que en julio de 2008 lanzará al espacio un cohete ruso.

Torres y Font han explicado que la humedad y la salinidad se medirán con sensores conectados a las 73 antenas de doble polarización, colocadas en una estructura plegable de tres brazos en forma de Y, que se abrirá al llegar a su órbita y actuará como una gran antena.

Según estos científicos, si no surgen problemas inesperados, a partir de los seis meses se empezarán a dar los datos para investigar, y se estima que la vida del satélite será de unos cinco años.

domingo, 22 de julio de 2007

Fuertes tormentas en Marte hacen peligrar a los Rovers

Según pasan los días, se puede apreciar la disminución de la visibilidad. Foto NASA

Habiendo explorado Marte durante tres años y medio en lo que en un principio era una misión de tres meses, los rovers Spirit y Opportunity de la NASA, quizás están haciendo frente a su mayor desafío. Durante casi un mes, una serie de fuertes tormentas de polvo durante el verano marciano han afectado al rover Opportunity y, en menor medida, a su gemelo Spirit. El polvo en la atmósfera marciana sobre Opportunity ha bloqueado el 99 por ciento de la luz solar directa al rover.

Los científicos creen que las tormentas podrían continuar durante varios días, incluso semanas. "Estamos adecuando a nuestros rovers para sobrevivir a estas tormentas, pero nunca fueron diseñados para estas condiciones tan intensas", dijo Alan Stern, Administrador Asociado de la NASA. Si la luz solar es tan escasa durante un largo periodo de tiempo, los rovers no serán capaces de generar la suficiente potencia como para mantenerse operativos y a la temperatura adecuada, incluso en un estado cercano a la hibernación. Los rovers utilizan calefactores eléctricos para evitar que se congelen sus circuitos electrónicos más importantes.

Antes de que la tormenta de polvo comenzara a bloquear la luz solar el pasado mes, los paneles solares de Opportunity habían producido unos 700 vatios por hora de electricidad cada día, suficientes para iluminar una bombilla de cien vatios durante siete horas. Cuando el polvo en el aire redujo el volumen de producción energético diario a menos de 400 vatios por hora, el equipo del rover suspendió los movimientos y la mayoría de las observaciones, incluyendo el brazo robótico, las cámaras y los espectrómetros.

El martes 17 de julio el volumen de producción de energía generada por los paneles solares de Opportunity descendió hasta los 148W-hora, el punto más bajo que jamás ha alcanzado el rover. El miércoles la potencia bajó incluso más, llegando tan solo a 128W-hora. Los ingenieros de la NASA están tomando medidas para proteger a los rovers, especialmente a Opportunity, el cual está experimentando la peor parte de la tormenta. Los rovers están mostrando unas capacidades robustas de supervivencia. Spirit que se encuentra en una localización donde las tormentas no son tan fuertes, ha sido instruido para conservar la energía de las baterías limitando sus actividades. "Estamos realizando acciones más agresivas con ambos rovers de las que nunca hemos hecho antes", dijo John Callas, director del proyecto de ambos rovers en JPL.

Durante el día 1.236 de Opportunity que acabó el martes, los movimientos y todas las observaciones científicas ya habían sido suspendidas. El rover aun usa más energía de la que sus paneles solares pueden generar en ese día, lo que está provocando una caída de potencia de las baterías, lo que ha hecho que los responsables de la misión tomen la decisión de anular algunas de las habituales sesiones de comunicación. Esto hará que el rover ahorre energía, la suficiente para no sobrepasar los 130 vatios por hora de consumo. Un posible resultado de esta tormenta es que uno o ambos rovers puedan ser dañados permanentemente o incluso quedar inoperativos. Los ingenieros valorarán la capacidad de cada rover una vez que las tormentas hayan pasado.

sábado, 21 de julio de 2007

La irrupcion de los dinosaurios no fue violenta

La irrupción de los dinosaurios no fue violenta. Foto EFE

Los dinosaurios convivieron durante millones de años con otros animales antes de convertirse en los amos del planeta, revela un estudio divulgado por la revista 'Science'.

El estudio realizado por paleontólogos de la Universidad de California, el Museo Nacional de Historia Natural y el Museo Field, echa por tierra la teoría de que la irrupción de los dinosaurios fue violenta.

Según los científicos, fósiles descubiertos en una cantera del norte del estado de Nuevo México demuestran por primera vez la convivencia entre los enormes animales ya extinguidos y muchos de ellos que parecían más débiles y que terminaron por sobrevivirles.

Los dinosaurios y muchos otros animales, incluyendo mamíferos, reptiles y anfibios surgieron en el Triásico, hace entre 235 y 200 millones de años. Sin embargo, sólo fue en el Jurásico, hace entre 200 y 120 millones de años, que los dinosaurios establecieron su dominio sobre el planeta.

'Hasta ahora, los paleontólogos pensaban que los precursores desaparecieron antes del surgimiento de los dinosaurios', manifiesta Kevin Padian, profesor de biología integradora de la Universidad de California.

Otra teoría señala que la rápida extinción de muchos animales a finales del Triásico permitió que los dinosaurios se diversificaran y que fueran los habitantes predominantes del planeta. 'Pero ahora, la evidencia nos demuestra que es posible que hayan coexistido durante 15 ó 20 millones de años, o más', agregó.

Según Randall Irmis y Sterling Nesbitt, autores del estudio, los huesos encontrados en Nuevo México proporcionan información anatómica que revela la evolución de los precursores de los dinosaurios, su conversión en dinosaurios y la diversificación de estos animales. Ninguno de esos restos es un esqueleto completo.

'El haber encontrado restos de precursores de los dinosaurios (dinosauromorfos), junto con los de dinosaurios nos enseña el ritmo del cambio. Si hubo una competencia entre estos precursores y los dinosaurios, ésta fue muy prolongada', señala Irmis.

En la cantera, Irmis y Nesbitt encontraron 1.300 especímenes fósiles de dinosaurios y precursores de estos animales, así como huesos de ancestros de los actuales cocodrilos. También había fósiles de peces y anfibios que existieron hace entre 220 y 210 millones de años.

Además, el informe publicado por 'Science' indica que los paleontólogos también encontraron fémures de carnívoros como el 'Chindesauro bryansmalli' y un pariente cercano del 'Coelophysis'. Ambos animales eran bípedos y muy similares al 'Velociraptor'.

El primer precursor de dinosaurios encontrado en la cantera fue el 'Dromomeron romeri', un pariente cercano del precursor llamado 'Lagerpeton' que existió en el Triásico medio en lo que es ahora el territorio continental de Argentina.

jueves, 19 de julio de 2007

Los vegetales responden contra las amenazas externas

Plantas carnívoras

Pese a su aparente serenidad, las plantas también sufren de los nervios, se defienden y hasta sienten los dientes de quienes las devoran. Corre en su savia la hormona del peligro, la llamada jasmonato; lo que la adrenalina es a los humanos. La misión de esta pequeña molécula, que se antoja fundamental para la supervivencia de los vegetales, es actuar de centinela, avisar de una amenaza exterior -un animal herbívoro, un hongo, un insecto, una bacteria, un cambio brusco de temperatura- y oponer resistencia.

Tiene sentido conocer con detalle la batería de genes de defensa que pone en marcha el jasmonato, por ejemplo, para poder desarrollar soluciones agronómicas y medioambientales frente a las amenazas del cambio climático. La ciencia no había logrado descifrar toda la secuencia genética que interviene en la transmisión de la señal de alerta hasta ahora.

Un grupo de científicos del Centro Nacional de Biotecnología del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y de la Universidad Internacional de Elche, dirigidos por el biólogo Roberto Solano, han descubierto los genes que intervienen en la reacción de defensa química que se desencadena al detectar un peligro y que ayudan al vegetal a presentar batalla. La revista británica 'Nature', recién galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación junto con su rival estadounidense 'Science', recoge el hallazgo.

«Las plantas, al contrario que los animales, han elegido la inmovilidad a lo largo de su historia evolutiva, por lo que para sobrevivir se han visto obligadas a desarrollar complejos sistemas de alarma», explica Solano. El biólogo del CSIC considera que, «teniendo en cuenta lo importantes que son para la vida humana, es sorprendente lo poco que aún se sabe acerca de sus mecanismos de percepción de señales. Una vez localizados, «queda mucho por aprender sobre cómo actúan los genes y cómo se coordinan a nivel molecular, celular, tisular y del organismo en su conjunto», advierte el experto.

La ciencia no ha ido por mal camino en este asunto. «Parece que no se inmutan si las tocamos o le arrancamos una hoja, pero si un gusano se posa sobre ella e hinca su diminuta dentadura, la planta tratará de defenderse y, además, alertará a sus vecinas sobre el peligro, han venido a decir hasta la fecha otros estudios científicos sobre este asunto realizados en la Universidad de Turín y en el Max Plance Institute de Alemania que aparecieron publicados en la revista 'Plants Pshisiology'. Buen ejemplo de que los vegetales perciben cuando se les toca lo ofrecen las carnívoras, que enseguida cicatrizan la zona.

De combatir peligros como el exceso de sal, la sequedad y la falta de nutrientes en el suelo, también ha hablado el científico del CSIC Armando Albert, quien aventura incluso alguna posible aplicación del hallazgo genético de los mecanismos de defensa de las plantas.

lunes, 16 de julio de 2007

El Tyranossaurus Rex era una maquina de triturar

Foto: Universidad de AlbertaLos hallazgos obtenidos en una investigación pueden ayudar a explicar la devastadora fortaleza de las mandíbulas de los tiranosaurios, al demostrar cómo un hueso nasal fusionado convirtió estructuralmente al cráneo del animal en una "máquina de triturar".

"Los huesos nasales fusionados, similares a arcos, son una característica única de los tiranosáuridos", explica Eric Snively, un investigador de la Universidad de Alberta. "Esta adaptación, por ejemplo, evitaba que los T. rex se rompieran literalmente el cráneo cuando trituraban los huesos de sus presas".

Snively y los dos coautores del trabajo, el físico Donald Henderson, del Museo Real Tyrrell de Paleontología, y Doug Phillips, de la Universidad de Calgary, compararon los cráneos y dientes de un grupo de tiranosáuridos con los de otro grupo de animales diferente. En uno de los primeros estudios que se centran en los mecanismos estructurales del cráneo de los dinosaurios, los científicos emplearon la tomografía computarizada para investigar factores como la fortaleza dental, nasal y craneal.

Los tiranosaurios difieren de otros dinosaurios en la gran robustez de su dentadura y su cráneo, áreas agrandadas para la unión y expansión de los músculos mandibulares y la consecuente habilidad de morder profundamente hasta el interior de los huesos.

El equipo de Snively comprobó que los huesos nasales fusionados de los tiranosaurios eran considerablemente más fuertes que los huesos nasales no fusionados de los carnosaurios. Esta extensa fusión elevaba la fuerza de dinosaurios como el T. rex y les ayudaba a dar poderosas mordeduras capaces de astillar los huesos de sus presas. En otros dinosaurios carnívoros, sus huesos craneales debían separarse ligeramente con cada gran mordedura que diera el animal. En cambio, en los tiranosaurios, toda la fuerza se aplicaba sobre la presa. En especial, el T. rex tenía un cráneo y músculos mandibulares tan fuertes, que se le puede considerar una trituradora viviente.

La fortaleza del cuello del T. rex era igualmente sorprendente. Por ejemplo, en una fracción de segundo, un T. rex podía girar con violencia su cabeza en un ángulo de 45 grados y lanzar a una persona de 50 kilogramos a cinco metros de altura en el aire. Y esto, considerando de un modo conservador su fuerza, asegura Snively.

"Mantenemos bajos los valores estimados para la fuerza de esos dinosaurios porque nos cuesta creer que fuesen animales tan fuertes. Sin embargo, nuestros colegas del Museo Tyrrell han llegado a la conclusión de que la mandíbula inferior de un T. rex podía aplicar 200.000 newtons de fuerza, similar a la necesaria para levantar un camión tráiler", matiza Snively. "Todas las características del T. rex confluían para dotar a este animal con la capacidad de infligir la mordedura más potente de entre las de todos los animales de tierra firme que hayan existido".

sábado, 14 de julio de 2007

Primera Luz en el Gran Telescopio de Canarias

Gran Telescopio de Canarias.  Foto IAC

Una estrella doble situada junto a la Polar deslumbró esta noche en la isla de La Palma en el Observatorio del Roque de los Muchachos, de la mano del Gran Telescopio de Canarias (GTC), dotado con el mayor espejo primario del mundo, y que apuntó esta madrugada por primera vez al cielo.

El Príncipe de Asturias, Astrofísico de Honor del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), introdujo en torno a la 01.00 hora peninsular, los códigos para la puesta en funcionamiento con éxito de los sistemas de seguimiento de este telescopio, aunque no se inaugurará hasta 2008, pues hasta entonces deberá pasar una fase de pruebas y últimos ajustes.

La estrella captada por este telescopio es de carácter "doble", según los científicos, y se encuentra situada "en la prolongación del eje de la Tierra, y por tanto más cerca del Polo".

Finalmente los astrónomos no enfocaron hacia la Estrella Polar, como estaba previsto inicialmente, porque era demasiado brillante y optaron por esta otra de menor magnitud, y por tanto más difícil de observar, y se ha demostrado que el Gran Telescopio de Canarias funciona a la perfección, añadieron los expertos.

Durante el acto, llamado de "Primera Luz" del telescopio, acompañaron al Príncipe autoridades políticas y científicas, quienes estuvieron en el Observatorio toda la tarde, a donde también acudió el guitarrista de "Queen", Brian May, que es además astrofísico y tiene ya muy avanzada una composición musical para la inauguración del GTC el verano próximo.

Gran Telescopio de Canarias.  EFE / César BorjaEsta noche sólo doce segmentos del espejo primario del GTC apuntaron al cielo, ya que sólo estaba acabado un tercio del mismo, pero que una vez completado, estará dotado de 36 piezas hexagonales, que darán lugar al espejo primario de mayor diámetro de entre todos los telescopios, con 10,4 metros.

Se enfocó a la estrella y se vieron doce imágenes que se juntaron en una, después de apuntar a un mismo punto del plano focal, para aplicar una sola visión de los segmentos.

Su construcción ha sido promovida por del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), y su coste asciende a casi 130 millones de euros, financiados a través de la empresa pública GRANTECAN, participada por el Ministerio de Educación y Ciencia y el Gobierno de Canarias; un diez por ciento lo aportan otros socios internacionales: las principales instituciones de astronomía de México y la Universidad de Florida.

viernes, 13 de julio de 2007

Descubren agua en un planeta extrasolar

Agua en el planeta HD 189733b (Foto: ESA)

Los científicos han informado del primer descubrimiento concluyente de la presencia de vapor de agua en la atmósfera de un planeta situado fuera del Sistema Solar. Las observaciones en luz infrarroja del paso del planeta gigante gaseoso ante su estrella permitió obtener los sorprendentes datos.

Giovanna Tinetti, miembro de la ESA en el Institute d’Astrophysique de Paris, junto con colegas de otras partes del mundo, utilizaron los datos proporcionados por el telescopio espacial Spitzer de la NASA. Tomaron como objetivo el planeta HD 189733b, situado a 63 años luz en la constelación Vulpecula.

El planeta se descubrió en 2005 al reducir la luz de su estrella en un tres por ciento cuando pasaba frente a ella. Tinetti y el equipo utilizaron el Spitzer para observar la estrella, que tiene una luz ligeramente más débil que la del Sol. Notaron que su luz se reducía en dos bandas de infrarrojos (3,6 y 5,8 micrómetros).

Si el planeta hubiera sido un cuerpo rocoso sin atmósfera, las dos bandas y una tercera (8 micrómetros), medida recientemente por un grupo de profesionales de Harvard, se habrían comportado de igual manera.

Sin embargo, cuando la tenue atmósfera exterior del planeta se desplazaba frente a la estrella, la luz estelar absorbida mostró un patrón claramente distinto. La atmósfera absorbía menos radiación infrarroja a 3,6 micrómetros que en las dos otras longitudes de onda.

“El agua es la única molécula que puede explicar ese comportamiento”, afirma Tinetti. La presencia de vapor de agua no implica necesariamente la existencia de vida. “Es un mundo que está muy lejos de ser habitable”, afirma.

El HD 189733b no es un mundo rocoso como la Tierra, y es muy grande, tiene en torno a 1,15 veces la masa de Júpiter. Situado a sólo 4,5 millones de km de su estrella, describe una órbita alrededor de ella cada 2,2 días. En comparación, la Tierra está a 150 millones de km del Sol, e incluso Mercurio, el planeta más cercano a él, se encuentra a 70 millones de km de distancia.

Los astrónomos clasifican ese tipo de mundos como ‘júpiter calientes’. Son planetas que suelen tener vastas atmósferas debido a que la estrella cercana les proporciona energía para la expansión. El HD 189733b no es una excepción; su diámetro es 1,25 veces el de Júpiter.

La temperatura atmosférica de HD 189733b es de unos 1.000 grados Kelvin (un poco más de 700 °C) o superior, por lo que la gran cantidad de vapor de agua presente en la atmósfera no puede condensarse para descender como lluvia ni formar nubes. La temperatura tendría que ser unas cinco veces más fría para que el vapor de agua pudiese convertirse en nubes o lluvia.

Sin embargo, esto no quiere decir que la atmósfera sea serena. El planeta está tan sólidamente aferrado por la gravedad de su estrella que el mismo hemisferio está siempre frente a ella, de modo que sólo se calienta un lado. Es probable que esto genere unos vientos feroces que soplarían desde el lado diurno hacia el nocturno. “Hay miles de cosas que desconocemos de este tipo de planetas”, comenta Tinetti.

Aunque al ser un gigante gaseoso el planeta queda descartado para la búsqueda de vida, los resultados que ofrece aumentan la esperanza de detectar agua en otros planetas rocosos, que los astrónomos esperan descubrir en un futuro próximo.

jueves, 12 de julio de 2007

Las galaxias mas lejanas y antiguas detectadas hasta ahora

Imagen del telescopio Keck (Foto: NASA)

Con uno de los dos telescopios gigantes Keck, situados en lo alto del volcán hawaiano de Mauna Kea, un equipo internacional de investigadores ha descubierto lo que parecen ser las galaxias más lejanas y antiguas que se han observado hasta ahora.

Gracias a un efecto natural de la luz llamado lente gravitacional, provocado por la curvatura del cosmos que ya postulara Albert Einstein, los científicos han podido captar la tenue radiación que aún desprenden estos objetos, que nos llega de cuando el Universo tenía sólo 500 millones de años, o menos de un 4% de su edad actual.

Los cosmólogos creen que nuestro universo atravesó una época de oscuridad entre los 300 y los 500 millones de años de edad, tras la cual comenzaron a brotar las primeras estrellas, galaxias y agujeros negros supermasivos. Tal es el tiempo al que los investigadores, encabezados por el astrónomo Richard Ellis, del Instituto Tecnológico de California (Caltech), han dirigido sus instrumentos. «Una de las principales motivaciones de la cosmología observacional de hoy es arrojar luz sobre el crecimiento de estas primeras estructuras en esta importante pero poco comprendida era», tal y como indican en la revista Astrophysical Journal.

En total, los científicos creen haber hallado al menos dos –probablemente seis– objetos que parecen ser galaxias nacientes cuya luz ha viajado desde los confines del cosmos, lo que quiere decir que provienen del tiempo en que el Universo acababa de nacer. «Creemos que estos objetos son los más antiguos que jamás hayan sido detectados», indicó ayer Ellis antes de presentar sus resultados en la Geological Society de Londres, según informa Reuters.

El efecto se ha producido gracias a la presencia de un gran cúmulo de galaxias entre nosotros y los objetos más distantes que se querían estudiar. Con su inmensa fuerza gravitatoria, el cúmulo dobló y acercó hacia nuestro mundo la luz proveniente de las galaxias primitivas, amplificándola 20 veces. Sin embargo, al tiempo que amplifica la sensibilidad, la lente gravitacional reduce el área de observación, por lo que los investigadores creen que deben existir muchas más galaxias en estado de formación en la zona estudiada. De hecho, fue la radiación que emitían todas ellas la que alteró para siempre el Universo (al ionizar los átomos de hidrógeno) y lo sacó de las tinieblas.

miércoles, 11 de julio de 2007

Descubren en Siberia una cria de mamut lanudo

Cría de mamut congelada en el hielo (Foto: Tass)

Una cría de mamut lanudo de 130 centímetros de largo y 90 de alto ha sido hallada en perfecto estado de conservación en la península de Yamal, en la república rusa de Yakutia (Siberia Oriental). Un pastor de renos la encontró el pasado mes de mayo cerca de la desembocadura del río Yuribei (cerca del mar de Kara).

"Por su estado de conservación, es el descubrimiento más valioso de este tipo a nivel mundial", asegura Alexei Tijonov, vicedirector del instituto Zoológico de la Academia de las Ciencias de Rusia.

Con los ojos intactos y las rugosidades de la trompa a flor de piel, a su descubridor debió tentarle la idea de azotarla para ver si el menudo paquidermo barritaba o emitía algún gemido.

Ya ha sido bautizada 'Yuri' (en honor precisamente al pastor que la descubrió), y no le faltan padrinos en la comunidad científica, que no sale de su asombro desde que fue presentada hace unos días en la ciudad de Salejard, donde una delegación internacional de expertos la sometió a los primeros análisis. La cría de mamut permanece en una cámara frigorífica a siete grados bajo cero.

'Yuri' tenía apenas un año de edad cuando murió hace 10.000 años, probablemente al caer en un pantano o quedar atrapado en alguna grieta, barajan los expertos. Aunque conserva un poco de su pelaje, Yuri, la nueva joya de la paleontología «no tiene rabo», dijo Tijonov, que llama así la atención sobre el único defecto visible de este regalo de la naturaleza. Los restos congelados de 'Yuri' serán trasladados a una universidad de Tokio, donde un equipo de científicos dirigido por Naoki Suzuki determinará el estado de conservación de sus órganos. «Hay que decidir de dónde debemos tomar las pruebas de sus tejidos, sangre y cerebro para sus análisis», conjetura Pavel Kosintev, director del Museo Zoológico de la Academia de las Ciencias de los Urales a la agencia Itar-Tass.

Los genetistas se frotan ya las manos y afilan sus jeringas debido a la alta posibilidad de que el proboscídeo conserve material genético en perfecto estado que permita 'resucitarlo' con técnicas de clonación. Hace cuatro años, un equipo científico ruso-japonés intentó en vano este experimento con tejido extraído de dos patas de un mamut adulto.

La primera vez que los científicos se toparon con 'un diamante en bruto' como 'Yuri' fue en 1977, cuando un obrero a los mandos de un 'bulldozer' descubrió en Siberia un pequeño mamut (de 104 centímetros de alto y 115 de largo), al que luego se llamó Dima. Los restos de este mamut fueron los únicos de un espécimen semejante de cuerpo entero que se lograron extraer de los hielos de Siberia en la era soviética. En 1998, una vez culminado el 'deshielo' político, se halló una cría de esta misma especie junto al río Yuribei a la que se apodó Masha. Los restos de Dima y de Masha están en el Museo de Historia Zoológica de San Petersburgo.

La 'cacería' de mamuts congelados se remonta a 1799, cuando el barón de Kagg, oficial de caballería del zar Pedro I El Grande, se quedó helado ante la visión de unos restos que describió como «ratones del tamaño de bueyes». En 1901, un grupo de científicos peterburgueses encabezados por Otto Herz trocearon y trasladaron restos de mamut en trineos hasta Irkutsk, de donde los llevaron en tren hasta San Petersburgo.

Nuevas mediciones del planeta Tierra

Nuevas mediciones del planeta Tierra

Las nuevas mediciones realizadas por un equipo de científicos pertenecientes a varias disciplinas descubren un planeta más pequeño. En concreto, 2,5 milímetros.

No es gran cosa, pero puede tener alguna implicacion para predecir la elevación del nivel de los mares como consecuencia del cambio climático. Como señala Alex Nothnangel a National Geograpic News, "para los científicos que quieren determinar si el nivel de agua de los océanos se ha elevado unos milímetros al año las mediciones han de ser precisas".

Pero La Tierra no sólo es más estrecha; además se agita. El océano Pacífico se desplaza hacia el Norte cinco centímetros al año; Escandinavia y Canadá se elevan entre 5 y 8 milímetros al año; y Norteamérica se aleja de Europa a una velocidad de 18 milímetros al año.

Las nuevas mediciones han sido realizadas por un equipo interdisciplinar que emplea varias técnicas. Por ejemplo, algunas de las mediciones fueron realizadas por 70 radiotelescopios situados en todo el mundo, y empleando como puntos de referencia los quasares -galaxias situadas a miles de millones de años-luz de La Tierra-. También se han empleado con esta finalidad satélites terrestres.

El conjunto del estudio se ha extendido a 400 lugares, y reúne datos tomados entre 1984 y 2005. El análisis de esta información ha requerido dos años. Los científicos no creen que La Tierra realmente se esté encogiendo, sino que las mediciones anteriores eran erradas.

lunes, 9 de julio de 2007

La nave Dawn de la NASA viaja hacia Ceres y Vesta

Vesta y Ceres en comparación con tres asteroides pequeños y con Marte

El lanzamiento de esta nave automática, llamada Dawn, está previsto desde Cabo Cañaveral (Florida) con la perspectiva de recorrer 5.100 millones de kilómetros por el sistema solar en ocho años. Dawn es una misión científica de la NASA desarrollada por el Jet Propulsion Laboratory (California).

A los científicos de Dawn, estadounidenses, italianos y alemanes, poco debe importarles si Ceres es planeta menor o asteroide, como Vesta. Lo que quieren es que la nave se acerque a ellos y que la cámara y los dos sensores de a bordo recojan toda la información posible sobre su densidad, composición, superficie, tamaño, movimiento, etcétera. Con los datos esperan aclarar la historia, que se remonta a 4.500 millones de años, de esos dos cuerpos celestes, muy diferentes entre sí.

Vesta y Ceres forman parte del cinturón de asteroides, una región entre Marte y Júpiter donde hay cientos de miles de pequeños cuerpos que deben ser remanentes de la formación del sistema solar. Vesta, con 578 kilómetros de diámetro máximo y un gigantesco cráter de impacto en el polo sur, es un mundo rocoso, seco, con una superficie que parece haber sufrido cambios en su historia. En Ceres, por el contrario, debe de haber mucha agua helada (el 25% de su composición), su superficie parece primitiva y quizá esté envuelto por una tenue atmósfera. Su diámetro es de 909 kilómetros. Ambos son los dos mayores cuerpos del cinturón de asteroides.

Vesta está ahora a 194 millones de kilómetros de la Tierra, pero Dawn irá dando un rodeo y llegará allí en octubre de 2011, tras tomar impulso en Marte y recorrer 3.100 millones de kilómetros. Estará ocho meses en órbita de ese asteroide, luego encenderá de nuevo los motores y se dirigirá a Ceres; llegará en febrero de 2015 para ponerse también en órbita y estudiar el planeta menor durante seis meses.

La nave seguirá una trayectoria muy larga propulsada por tres motores iónicos- un sistema eléctrico que utiliza xenón como combustible- que aceleran muy lentamente pero pueden funcionar durante mucho tiempo ganando velocidad poco a poco, a diferencia de los cohetes tradicionales. Dawn pesa 1.217 kilos y mide 1,64 - 1,27 - 1,77 metros; los dos paneles solares se extenderán casi diez metros a cada lado después del lanzamiento. El coste de la misión, sin contar el cohete que debe sacarlo de la Tierra, asciende a 253 millones de euros.

Hasta ahora ninguna nave espacial se ha acercado a Vesta y a Ceres, y los astrónomos se han tenido que conformar con ver estos pequeños mundos con telescopios. Sin embargo, es posible que algunos trocitos de Vesta estén en la Tierra, porque el gran cráter que se distingue allí debió producirse en un colosal impacto con otro cuerpo que lanzaría al espacio enormes cantidades de fragmentos; algunos de ellos llegarían a la Tierra como meteoritos.

sábado, 7 de julio de 2007

Evidencias del cruce de la galaxia de Sagitario con la Via Lactea

Reconstrucción de Sagitario y la Vía Láctea (Foto: IAC)

Un grupo de astrofísicos ha hallado nuevas evidencias observables del cruce, en las proximidades del Sistema Solar, de una corriente de estrellas perteneciente a la galaxia enana de Sagitario, un sistema estelar que gira en torno a Vía Láctea y que se encuentra en proceso de completa destrucción.

Los resultados de esta investigación, en la que han participado científicos del Instituto de Astrofísica de Canarias y el de Andalucía (Consejo Superior de Investigaciones Científicas-CSIC), han sido publicados en la revista 'The Astrophysical Journal'.

El estudio aporta pruebas definitivas de los modelos teóricos, al encontrar evidencias observables de que la corriente de estrellas cruza el plano Galáctico en una posición muy cercana a la vecindad solar.

La investigación de Sagitario ha permitido, además, demostrar que el supuesto satélite de la Vía Láctea hallado en enero de 2006 en la constelación de Virgo es en realidad parte de Sagitario.

Este descubrimiento significa que es posible esperar la presencia de restos de la cola de Sagitario en la proximidad del Sol; sus estrellas podrían identificarse a partir de su enorme velocidad espacial, moviéndose en dirección casi perpendicular al plano de la Vía Láctea.

El hallazgo abre una importante oportunidad para la búsqueda de materia oscura en la vecindad solar, ya que algunos grupos de investigación han especulado con la hipótesis de que el trozo de la corriente estelar de Sagitario que posiblemente cruza la vecindad solar debería contener considerables cantidades de materia oscura.

La galaxia enana de Sagitario fue descubierta por casualidad, en 1994, por investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

Posteriormente, investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias estudiaron la interacción de esta galaxia con la Vía Láctea y demostraron que Sagitario se encuentra en un avanzado proceso de desintegración.

Este proceso se manifiesta en el desarrollo de una extensa corriente de marea (ríos de estrellas que se mueven a lo largo de su órbita) que envuelve la Vía Láctea en una órbita polar.

Los modelos teóricos de la corriente de marea de Sagitario predicen que su cola Norte dibuja un bucle cerrado y se precipita, casi verticalmente, sobre el disco de la Vía Láctea.

La comparación de la posición y estructura de Virgo con modelos teóricos de la corriente de marea de Sagitario muestran, según los autores, que la sobredensidad de estrellas observadas en Virgo es en realidad la proyección en el cielo de la corriente de Sagitario, en su caída sobre el disco galáctico y aproximándose a la región donde se halla el sol.

Esta constatación proporciona una explicación natural a su gigantesca extensión. Los autores concluyen que Virgo no es una galaxia satélite girando en torno a la Vía Láctea, como se anunció en 2006, sino los restos de marea de Sagitario que se precipitan sobre la vecindad solar.

viernes, 6 de julio de 2007

Imagenes de la luna Hiperion de Saturno

Imagen de Hiperión, la luna de Saturno (Foto: Nature)

En su viaje desde La Tierra, la sonda "Cassini" ha enviado imágenes de gran calidad del satélite saturnino Hiperión que aparecerán en 'Nature'. Las fotografías tomadas a pocos kilómetros de distancia confirman lo que los telescopios venían mostrando con menos detalle: Hiperión es un cuerpo amorfo, cavernoso y de extrañas tonalidades.

Por su distancia a Saturno, y también por su tamaño, Hiperión es la séptima luna del planeta anillado. En la mitología griega su nombre era el de uno de los hijos de Urano y Gea; por tanto, un titán. Pero en las inmediaciones de Saturno –el Viejo Cronos, también hijo de Urano- Hiperión sólo es un “titanito”. El gran satélite de Saturno es Titán, helado satélite en cuyo interior –se especula- puede haberse desarrollado la vida. Las órbitas de Titán e Hiperión tienen una curiosa característica: están en “resonancia”. Cuando Hiperión cubre tres vueltas alrededor de Saturno, Titán recorre casi exactamente cuatro.

Pero lo que hace singular a Hiperión no es esa coincidencia, sino su aspecto. Visto de cerca es como una esponja en medio del espacio. Y, en realidad, esto es algo más que una metáfora. El séptimo satélite de Saturno es el cuerpo del sistema solar con mayor porosidad: un 40% de su interior está vacío. Lo que, por supuesto, también explica su baja densidad. Al igual que las esponjas marinas no tiene un aspecto regular. Mide 360 kilómetros en su parte más larga y sólo 225 en la más estrecha. Con semejante forma no es extraño que su eje y período de rotación sea variable. Vivir en Hiperión, si es que fuera posible, rompería los ciclos circadianos.

La superficie del satélite está cubierta por los cráteres de los objetos que han ido chocando contra él. Se supone que el mismo Hiperión es un fragmento de otro satélite que fue parcialmente destruido por un gran impacto, lo que explicaría su forma irregular. La luna está formada por agua helada y rocas, de modo que refleja una gran parte de la luz que recibe. No obstante, la luminosidad -como todo lo demás- es irregular. El borde de los cráteres, donde se encuentra el hielo más puro, brilla intensamente. En cambio, los cráteres son zonas oscuras.

jueves, 5 de julio de 2007

Descubren el dinosaurio mas pesado de Asia en China

Descubren el dinosaurio mas pesado de Asia en China

Científicos de la provincia de Henan, centro de China, anunciaron el día 3 que desenterraron los fósiles del dinosaurio más pesado de Asia.

Los fósiles fueron descubiertos en un área entre el cantón Santun y el cantón Liudian del distrito Ruyang, y el dinosaurio, que tiene un coelom (la cavidad del cuerpo que contiene el tracto digestivo) extraordinariamente largo, ha sido identificado como el más pesado de Asia, dijo Wu Guochang, ingeniero general del departamento provincial de recursos terrestres.

El dinosaurio mide 18 metros de largo y su sacro, la parte de los vertebrados en la espalda baja, es de 1,31 metros de ancho, más amplio que el del dinosaurio desenterrado en Gansu el año pasado, que era considerado el más pesado de Asia.

Los científicos creían que el área de donde fueron extraídos los fósiles se formó en la era Cenozoica, que data de hace 65 millones de años, y que la existencia de los dinosaurios previa a ese periodo no era posible, pero los residentes locales siguieron cavando y desenterraron lo que llamaron "huesos de dragón" para usarlos como medicina tradicional china.

Los científicos estudiaron los "huesos de dragón" y los identificaron como fósiles de un dinosaurio que vivió hace 85 ó 100 millones de años en el periodo cretácico de la era Mesozoica. El dinosaurio era un saurópsido vegetariano y los fósiles están bien preservados.

Científicos del museo geológico de la provincia de Hunan y de la Academia de Ciencias Geológicas de China dedicaron dos años a desenterrar e investigar los fósiles y sus hallazgos han sido evaluados por 30 científicos de China y de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Japón.

El descubrimiento es muy importante para la investigación de la distribución geológica, de la migración y de la evolución de esta especie de dinosaurio en particular, dijo Dong Zhiming, un científico del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados, subordinado a la Academia de Ciencias de China.

miércoles, 4 de julio de 2007

Explorar con seguridad bajo el hielo

Sistema de lagos

Es muy importante desarrollar un consenso científico global acerca de métodos con los cuales investigar uno de los últimos lugares inexplorados del planeta causando en él las mínimas alteraciones posibles. Ese entorno, un singular sistema de lagos y de otros sistemas acuáticos que acaso los conectan entre sí, está sepultado a varios kilómetros de profundidad bajo la capa de hielo antártica y constituye una especie de "cápsula del tiempo" cuya pureza es vital conservar para no invalidar los hallazgos científicos ni causar otros perjuicios.

Para evitar contaminar estos lagos y otros lugares sellados por el hielo, de los cuales se ignoraba su existencia hasta hace poco tiempo, y que llevan millones de años aislados del resto del mundo, un estudio a cargo del Consejo Nacional de Investigación de las Academias Nacionales de Ciencia, en Estados Unidos, aboga por una cooperación de la Fundación Nacional para la Ciencia, institución que administra y gestiona el programa antártico estadounidense, con organismos científicos de diversos países y los firmantes del tratado antártico, para poner a punto un plan de gestión encaminado a asegurar que cualquier exploración que pueda llevarse a cabo en ese entorno subglacial se realice del modo correcto.

En el informe se recalca que antes de cualquier extracción de muestras, o sea de "romper el precinto", conviene llevar a cabo inspecciones mucho más detalladas, con el fin de catalogar debidamente la red acuática subglacial y que ello sea asumido como una parte más de la protección que garantiza el tratado antártico.

Esas inspecciones preliminares, además de permitir adoptar medidas para proteger al sistema entero, también deberían conducir a escoger los lugares más útiles para la investigación científica y que impliquen menores riesgos de una contaminación accidental.

Estudios mediante señales de radar capaces de penetrar en el hielo han identificado más de 145 lagos subglaciales bajo el hielo de la Antártida, incluyendo uno bajo el mismísimo Polo Sur. El mayor que se conoce es el Lago Vostok, que abarca un área de superficie de alrededor de 14.000 kilómetros cuadrados, lo que lo equipara en tamaño más o menos al Lago Ontario en Norteamérica.

Otros estudios han revelado que en ciertos puntos de ese fantasmal entorno subglacial puede haber capas de tierra y de roca fragmentada, e incluso lo que se ha comparado con ciénagas, todo lo cual añade más complejidad aún a la diversidad de esos entornos acuáticos subglaciales. Hay evidencia científica de que esos entornos comprenden vastas cuencas, algunas de las cuales aparentan estar conectadas por ríos y arroyos que fluyen libremente bajo la capa de hielo, la cual en la mayoría de zonas supera los 3 kilómetros de grosor.

Estos lagos y sus sistemas conectados figuran entre los últimos lugares inexplorados de la Tierra. Y lo que es más importante, han estado sellados durante millones de años, lo que ha impedido el libre intercambio con la atmósfera, y ha mantenido aislados, en una evolución separada y difícil de imaginar, a las exóticas comunidades microbianas que se cree moran en su interior.

Además de la oportunidad de estudiar a microorganismos potencialmente únicos y extraños, los científicos también están interesados en estos entornos porque los sedimentos en el fondo de sus lagos pueden constituir una "caja negra" del clima que reinó en ese continente millones de años atrás, y hasta del que existió antes de que el hielo sepultara el paisaje.

martes, 3 de julio de 2007

Argentavis: El gigantesco planeador

Una reconstrucción del vuelo del ave. (Ilustración: PNAS)

Argentavis, el ave más grande del mundo medía hasta ocho metros de envergadura y pesaba entre 65 y 100 kilos. Científicos confirman que despegaba desde algún lugar alto y aprovechaba corrientes cálidas para elevarse.

Surcó los cielos de la Pampa argentina hace unos seis millones de años, con el tamaño de un moderno aeroplano liviano, con su envergadura de hasta 8 metros y un peso que iba de los 65 a los 100 kilos. “¿Cómo podía este pájaro, el más grande del mundo, impulsarse y mantenerse en el aire?” .

La pregunta ha intrigado a los paleontólogos, pero en un estudio, investigadores estadounidenses sugieren que el ahora extinto Argentavis magnificens era básicamente un experto planeador, que aprovechaba las corrientes ascendentes de aire caliente.

"Una vez que despegaba, no había problemas. Podía viajar 320 km en un día", dice Sankar Chatterjee, profesor de geología de la Universidad Tech del Museo de Texas, en Lubbock, y principal autor del estudio. Chatterjee y un equipo de investigadores analizaron la aerodinámica de la antigua ave de presa introduciendo información sobre sus parámetros de vuelo en un programa informático de simulación de vuelo.

El análisis mostró que el ave prehistórico, como la mayor parte de las aves terrestres voladoras, era demasiado grande como para mantener el vuelo, pero que podía elevarse eficientemente, alcanzando velocidades de hasta 108 km/h en las condiciones correctas.

Para tomar vuelo como los cóndores de hoy día, el Argentavis se tuvo que haber ayudado de las corrientes ascendentes de aire caliente en las estribaciones de los Andes, o de columnas o bolsas de aire ascendente sobre las verdes pampas argentinas, donde cazaba a sus presas.

Aunque tenía una envergadura de casi ocho metros, su radio de giro de 30 metros era lo suficientemente corto como para poder mantenerse girando dentro de una corriente mientras se elevaba lo suficiente como para buscar su presa.

Todo en estas aves prehistóricas era de un tamaño descomunal. A su envergadura hay que sumar su peso, aproximadamente 100 kilos, y un tamaño similar al de una avioneta Cessna 152. Medía 3,50 metros desde el pico hasta la cola, 2,50 metros de alto, y sus plumas alares medían un metro cada una. Sólo superado por los reptiles Quetzacoatl de la familia de los pterosauridos.

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio