sábado, 27 de septiembre de 2008

Un posible magnetar en nuestra galaxia

Simulación de un magnetar. Foto: CSICUn equipo internacional de investigadores, liderado por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto una nueva categoría de objetos atronómicos desconocidos hasta la fecha. Se trata de un tipo especial de estrella de neutrones joven con campos magnéticos extraordinariamente potentes. El estudio ha sido publicado por la revista Nature.

Las primeras observaciones del objeto parecían indicar que se trataba de un estallido de rayas gamma (GRB en sus siglas en inglés) ocasionado por la muerte de una estrella en una galaxia lejana. Si bien, poco después los científicos pudieron comprobar que además de estar en la Vía Láctea, mostraba un comportamiento insólito. El nuevo astro experimentó un total de 40 erupciones que se observaron en el telescopio óptico de 1,5 metros del Observatorio de Sierra Nevada.

El primer autor del trabajo e investigador del CSIC, Alberto J. Castro-Tirado explica la esencia de este nuevo objeto: "Estamos ante un objeto en estado de hibernación e inactivo durante años para después entrar en actividad durante unos pocos días. De ahí la dificultad de estudiar este objeto, que muy probablemente sea un magnetar en nuestra propia Galaxia".

Los magnetares son estrellas de neutrones jóvenes con un campo magnético ultra intenso, pero inactivas durante décadas. La familia de las estrellas de neutrones, también conocida como púlsares se encuentra incompleta. Los más energéticos son los magnetares, objetos jóvenes que, en algunos casos se detectan por sus intensas y fugaces emisiones de rayos gamma. En el otro lado se encuentran las estrellas de neutrones aisladas que son débiles y viejas. Éstas emiten en rayos x con escasa intensidad.

Algunos científicos ya habían apuntado la posible evolución de los magnetares hacia una vejez tranquila y débil, aunque nunca se había detectado un objeto que pudiera encajar entre ambos estadios hasta el hallazgo reciente.

Otro grupo de investigadores ubicados en la Isla de Creta, en el que también participa la española Gloria Sala, no hallaron nada al principio de la observación, si bien pronto se percataron de que no era el típico caso de GRB, ya que éstos son brillantes en un primer momento, aunque después pierden intensidad progresivamente. La sorpresa fue creciendo exponencialmente, puesto que no sólo es que no perdieron fuerza, si no que la actividad de la nueva fuente estelar iba incrementando su intensidad.

Este equipo liderado por Alexander Stefanescu descubrió también que el tamaño del nuevo astro encontrado es una décima parte del tamaño del Sol, si bien su intensidad lumínica es hasta 100 veces mayor.

Para Stefanescu es un objeto "tan brillante, que es difícil pensar que un objeto de su tamaño se pueda enfriar y calentar en tan poco tiempo". Además, añadió que la explicación es que sea "generado por un proceso no térmico, es decir, luz que no proviene de un objeto caliente como una bombilla o una vela, sino por partículas aceleradas en un campo magnético".

Gracias a la cantidad de flashes cortos y brillantes los investigadores pudieron compararlos con la emisión no térmica de los estallidos en altas energías de los llamados repetidores de rayos gamma suave (SGR). Por lo cual, llegaron a la conclusión de que se trataba de un objeto de la misma naturaleza que los SGR: una estrella joven con campos electromagnéticos.

Los magnetares son estrellas de neutrones con un campo magnético cientos de veces superior a la media. Haciendo uso de la escala Gauss, el campo magnético equivale a 0,5 Gauss. Las regiones del Sol que son más magnéticas llegan a unos 2.000 Gauss, mientras que un magnetar supera con crece esta cifra y alcanza hasta los mil billones de Gauss.

Hasta ahora, los magnetares tenían dos formas para mostrar su existencia. De una parte las fuentes de rayos gamma suaves (SGR) y del otro lado los púlsares anómalos de rayos X (AXPs) que parecen tener una fuente de energía distinta de la del resto de púlsares, ya que en general no presentan destellos tan violentos como los SGR.

En una escala temporal los SGR son púlsares más jóvenes que los AXP y de confirmarse que el objeto encontrado es un magnetar, se trataría de un pulsar más evolucionado que los de tipo AXP.

Si bien, los investigadores han dejado una puerta abierta a que se trate de una estrella binaria (un sistema estelar compuesto por dos estrellas) de rayos x ultracompacta en la que una estrella de neutrones y una estrella compañera de mucha menos masa que el Sol giran una en torno a la otra en no más de una o dos horas.

Sé el primero en comentar

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio