viernes, 27 de junio de 2008

Un fosil clave en la evolucion de animales acuaticos a terrestres

Reconstrucción artística del pez prehistórico, junto a una foto del cráneo hallado. (Foto: Nature)Un fósil muy bien conservado del pez tetrápodo 'Ventastega curonica', que vivió hace más de 300 millones de años, aporta nuevas claves para comprender cómo fue la transición de los animales acuáticos a los terrestres, según un estudio publicado por la revista científica británica 'Nature'.

Un equipo de la Universidad de Uppsala (Suecia) ha descrito el cráneo, los huesos del hombro y una parte de la pelvis del 'Ventastega' fosilizado, descubierto en un yacimiento de Letonia. Esta especie tiene el cráneo como el de un primitivo tetrápodo, pero sus proporciones son más parecidas a las de un pez y su mandíbula está a medio camino entre ambos.

El 'Ventastega' ya ha experimentado cambios en la forma de la cabeza con respecto a sus antepasados, con los ojos y el morro más grande y un cráneo que empieza a encoger. Los científicos aseguran que esta especie ocupa el hueco morfológico evolutivo entre el pez de aletas lobuladas 'Tiktaalik' y los primitivos tetrápodos, como 'Acanthostega' e 'Ichtyostega'.

Según el equipo investigador, este estudio constata que estos animales se diversificaron mucho antes de lo pensado y ayuda a reconstruir la secuencia de eventos que fue haciendo posible esta evolución animal.

La evolución de animales vertebrados acuáticos a terrestres ocurrió durante el último periodo Devoniano, hace 380 a 360 millones de años, y requirió muchos cambios fisiológicos y morfológicos.

En los 20 últimos años, los científicos han comenzado a unir piezas para saber cómo ocurrió esta transición aunque los avances son lentos debido al mal estado en el que se encuentran los fósiles.

La resistencia de la vida tras el impacto de un gran asteroide

Recreación de la caída del meteorito sobre la Tierra hace 35 millones de años. (Foto: Science)Hace 35 millones de años un gigantesco meteorito cayó sobre lo que hoy es la costa este de Estados Unidos. Ahora, científicos del U.S. Geological Survey en Reston (EEUU) han investigado cómo resistieron los ecosistemas y formas de vida tras el 'Armageddon' generado por el impacto contra la Tierra.

Los investigadores se han centrado en el cráter de 90 kilómetros ocasionado por el impacto en la Bahía de Chesapeake. Sus resultados se publican en la revista 'Science'. Las perforaciones que han llevado a cabo los científicos en el cráter han revelado cómo la violencia del impacto alteró la geología, hidrología y la biología de la región durante años.

El equipo de investigación, dirigido por G.S. Gohn, analizó muestras de dos hoyos de 1,76 kilómetros de profundidad excavados cerca del centro del cráter para descubrir qué paso inmediatamente después del momento del impacto.

Sus descubrimientos indican que una variedad de rocas fueron trasladadas a grandes distancias muy deprisa tanto por aire como a través de la alteración de las placas tectónicas.

Los científicos también señalan que las muestras de agua de los hoyos excavados indican que el agua marina que estaba presente en el momento del impacto continúa atrapada en los poros del cráter, lo que supone una potencial amenaza para los recursos de aguas subterráneas locales.

Los resultados del análisis sugieren que el extremo calentamiento derivado del impacto arrasó con toda la biología de la región, pero aún se pueden encontrar en la actualidad abundantes microbios en las partes más profundas del cráter, por lo que se ha producido una importante repoblación desde el impacto.

Según los investigadores, saber cómo estos impactos influyeron en los entornos y ecosistemas afectados es importante para comprender la resistencia de la vida en la Tierra y potencialmente sobre otros planetas.

"La posibilidad de comprender cómo este tipo de impactos determinaron las características del subsuelo profundo es importante para evaluar el potencial biológico de la biosfera de Marte, donde estos fenómenos han tenido una influencia profunda sobre su geología".

lunes, 23 de junio de 2008

John Beckman en las IV Jornadas Astronomicas de Almeria

John Beckman John Beckman, profesor de investigación del CSIC en el IAC (Instituto de Astrofísica de Canarias), participa por cuarta vez en las Jornadas Astronómicas de Almería, este año con la conferencia "Bulbos, discos y barras: Cómo construir una galaxia". Su conferencia, prevista para el día 26 de junio de 2008 a las 20.30 horas ha visto adelantado su horario a las 19.30 horas por la coincidencia con el partido de fútbol de España contra Rusia.

Nacido en Leeds, Inglaterra, nacionalizado español. Doctor en Filosofía y también Doctor en Ciencias por la Universidad de Oxford. Fue el primer Coordinador de Investigación del IAC. Había trabajado en la NASA, en la ESA, y en la Universidad de Londres antes de llegar al IAC, donde trabaja ahora como Profesor de Investigación del CSIC. Especialista en la estructura, la evolución y el origen de las galaxias, ha supervisado mas de 20 tesis doctorales en España.

Excelente divulgador científico, se puede decir que es el "padre" de las Jornadas Astronómicas de Almería, que este año cumple su IV edición, ya que sin su colaboración y su capacidad diplomática y de convicción las jornadas astronómicas no podrían haber alcanzado el gran nivel en cuanto a sus conferenciantes, todos ellos con una gran proyección nacional e internacional.

Su conferencia "Bulbos, discos y barras: Cómo construir una galaxia", navega en lo más profundo de su especialidad: estructura, evolución y origen de las galaxias, por lo que de seguro nos hará sumergirnos en el maravilloso enigma de la creación de las galaxias.

domingo, 22 de junio de 2008

Astronomia en verano con eclipse parcial de Luna y Perseidas

Perseidas. Fotografía de Alejandro de la PazEl verano ha hecho su entrada en el hemisferio norte, según establece el convenio astronómico. Esta estación, que es la más larga del año desde hace varios siglos, durará 93 días y 15 horas, hasta el próximo 22 de septiembre, cuando se iniciará el otoño, según datos del Observatorio Astronómico Nacional.

El convenio de una nueva estación lo determinan aquellos instantes en que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol. En verano, su inicio coincide con el día en que el Sol alcanza una altura mayor sobre el horizonte, lo que corresponde al día de mayor duración del año (el tiempo que transcurre entre la salida y la puesta del Sol en un lugar dado). Además, el pasado sábado 14 de junio, fue el día en que el Sol salió más pronto, y el próximo 27 será el que se ponga más tarde.

Un hecho circunstancial no relacionado con las estaciones se da también en esta época: el día del afelio, es decir, el día en que el Sol y la Tierra están más alejados entre sí a lo largo del año. Es este mayor alejamiento al Sol la causa de que la Tierra se mueva más lentamente a lo largo de su órbita elíptica durante el verano (según la conocida como tercera ley de Kepler) y por lo tanto la duración de esta estación sea mayor. El alejamiento máximo tendrá lugar el próximo 4 de julio, siendo la distancia de algo más de 152 millones de kilómetros, unos 5 millones de kilómetros más que a principios de enero, cuando la distancia al Sol alcanza su mínimo anual.

A lo largo de este verano habrá dos eclipses. El primero tendrá lugar el 1 de agosto y será un eclipse total de Sol visible en el Norte de Europa, Asia y el extremo Norte de Norteamérica. Este eclipse vendrá acompañado de uno parcial de Luna que se dará dos semanas más tarde y que será visible en España la noche del 16 al 17 de agosto.

Por otro lado, el próximo 9 de julio, el Sol, la Tierra y Júpiter estarán casi en el mismo plano, por lo que desde Júpiter se podría apreciar un tránsito de la Tierra por delante del Sol.

La primera luna llena del verano se dará el 18 de julio, y habrá otras dos a lo largo de la estación, el 16 de agosto y 15 de setiembre. Al atardecer se verán Marte, Júpiter y Saturno, que dejará de ser visible a mediado de agosto, aunque a mitad de julio también podrá verse Venus. El día 10 de julio se producirá el máximo acercamiento anual de Júpiter a la Tierra, alcanzando un diámetro visual de 47,3 segundos de arco.

En cuanto a las lluvias de meteoros, las dos más intensas durante el verano son las delta Acuáridas, cuyo máximo ritmo se da alrededor del 30 de julio, y la más famosa del verano, la de las Perseidas, cuyo máximo se da alrededor del 12 de agosto, aunque la cercanía de la Luna llena con el máximo de las Perseidas hará que éste no sea un año óptimo para su visión. Se recomienda observar desde un lugar oscuro y hacerlo después de que la Luna se haya ocultado, hacia las tres de la madrugada.

Además, alrededor de la estrella Polar se verán a lo largo de la noche las constelaciones de Casiopea, Cefeo, el Cisne, el Dragón y las dos Osas. De este a sur y a oeste se verán Pegaso, el Águila, la Coronal Boreal y la Cabellera de Berenice. Cerca del horizonte, se podrá contemplar a lo largo de la noche algunas de las constelaciones zodiacales, de la Virgen a Acuario, esta última ya cerca del amanecer. Entre las estrellas más brillantes visibles en esta época destacan las que constituyen el 'triángulo veraniego': Altair (en el Aguila), Deneb (en el Cisne) y Vega (en la Lira).

Con grandes prismáticos o un pequeño telescopio, dotados de un filtro lunar adecuado, se podrá observar también el relieve de la Luna. Mientras, cuando la noche es más oscura por haber luna nueva, se puede intentar ver nebulosas de emisión, como la Laguna, Omega o la Trífida, y nebulosas planetarias como el Anillo en la constelación de Lira o las Pesas en la Raposa. Con prismáticos también se pueden ver las lunas más brillantes de Júpiter (cuando es visible) y se puede hacer un recorrido por la franja estrellada que constituye la Vía Láctea.

A comienzos de este año apareció la primera mancha solar con polaridad magnética del nuevo ciclo solar, el número 24, aunque siguen apareciendo mancha del ciclo anterior. Se trata por tanto de una época de transición entre dos ciclos (cada uno dura unos 11 años), que corresponde a un periodo de baja actividad magnética. A lo largo del año se afianzará el nuevo ciclo y el número de manchas (y actividad) irá aumentando gradualmente.

viernes, 20 de junio de 2008

Phoenix ha desenterrado hielo en Marte

Unos pequeños bloques blanquecinos han desaparecido con el tiempo, lo que parece indicar que se trata de hielo. NASALa nave 'Phoenix', recién aterrizada en las regiones árticas del planeta rojo, ha logrado desenterrar hielo prácticamente al primer intento, según estiman los expertos de la misión.

Hace unos días, tras comprobar que había grumos blancos bajo el rojizo suelo del planeta, los científicos ya anunciaron que podría tratarse de hielo, pero aún quedaba la duda de que, en realidad, no fuese más que sal.

Sin embargo, las imágenes muestran que unos pequeños bloques blanquecinos del tamaño de dados han desaparecido con el tiempo, lo que parece indicar que se trata de hielo, expuesto a contracciones y expansiones que crean estructuras poligonales en la superficie marciana.

"Tiene que ser hielo", ha dicho el investigador desde la Universidad de Arizona principal de la misión, Peter Smith. "Estos pequeños grumos han desaparecido por completo al cabo de unos días, lo que supone una evidencia perfecta de que es hielo. Ha habido algún interrogante sobre si el material era sal. La sal no puede hacer eso", ha indicado Smith.

Al margen de este hallazgo, y en espera de que los instrumentos del vehículo analicen el material, la 'Phoenix' sigue excavando alrededor con su brazo robótico y, según la NASA, parece que ya ha encontrado nuevas muestras de hielo subterráneo.

Aunque se ha elucubrado desde los años 70 con la posibilidad de que haya agua congelada -y no sólo dióxido de carbono helado- en los polos marcianos, esta sería la primera vez que un vehículo robótico lo toca directamente.

El objetivo de la misión 'Phoenix', que ha aterrizado en un lugar idóneo pero está teniendo algunos problemas para analizar las muestras, es comprobar si las regiones polares de Marte son, o fueron alguna vez, aptas para la vida.

miércoles, 18 de junio de 2008

Ilusion lunar en el solsticio de verano

La luna llena saliendo sobre Manchester, Maryland. Edmund E. Kasaitis.En la noche del miércoles 18 de junio, salga a la hora de la puesta del Sol y mire a su alrededor. Verá una figura gigante que sale por el Este. A primera vista, se parece a la luna llena de la Tierra. Tiene cráteres y mares y la cara de un hombre, pero esta "luna" está extrañamente inflada. ¡Es enorme! Usted acaba de experimentar la "ilusión lunar".

No hay mejor momento para verla. La luna llena del 18 de junio es una "luna de solsticio", que llega sólo dos días antes del inicio del verano en el hemisferio norte. Esto es significativo porque el Sol y la luna llena son como niños en un "sube y baja"; cuando uno está arriba, el otro está abajo. Esta semana, el Sol alto del solsticio nos da una Luna baja, que abraza el horizonte y, por lo tanto, una gran ilusión lunar.

Durante miles de años, los observadores del cielo han sabido que la Luna, ubicada a baja altura en el cielo, se ve grande (lo cual no es normal). Al principio, los astrónomos pensaron que la atmósfera debía de estar agrandando la Luna cerca del horizonte, pero las cámaras mostraron que no es así. Las imágenes que se observan en las filmaciones de la Luna son del mismo tamaño, independientemente de la elevación. Aparentemente, sólo los seres humanos ven las lunas gigantes.

Después de todos estos años, los científicos aún no están seguros. Cuando miramos la Luna, los rayos de luz lunar convergen y forman una imagen de aproximadamente 0,15 mm de ancho en la retina (parte posterior del ojo). La imagen que forman las lunas altas y bajas tiene el mismo tamaño; sin embargo, el cerebro insiste en que una es más grande que la otra. ¡Vaya usted a saber!

Una ilusión similar descubrió, en 1913, Mario Ponzo, quien dibujó dos barras idénticas sobre un par de líneas convergentes, como los rieles de tren que se observan a la derecha. La barra amarilla superior se ve más ancha porque abarca una distancia aparentemente más grande entre los rieles. Esta es la "ilusión de Ponzo".

La ilusión de Ponzo. Dr. Tony PhillipsAlgunos investigadores creen que la ilusión lunar es la ilusión de Ponzo, en donde árboles y casas desempeñan el papel de las líneas convergentes de Ponzo. Los objetos en primer plano engañan al cerebro para que piense que la Luna es más grande de lo que realmente es.

Pero hay un problema: los pilotos de líneas aéreas que vuelan a grandes alturas algunas veces experimentan la ilusión lunar sin ningún objeto en primer plano. ¿Qué es lo que engaña a sus ojos?

Quizá sea la forma del cielo. Los seres humanos perciben el cielo como un domo aplanado, con el cenit cerca y el horizonte lejos. Eso tiene sentido; los pájaros que vuelan por encima de la cabeza están más cerca que los pájaros que vuelan en el horizonte. Cuando la Luna está cerca del horizonte, el cerebro de los seres humanos, entrenado gracias a la acción de mirar aves (y nubes y aviones), no calcula bien la distancia real a la Luna, ni su tamaño.

También hay otras explicaciones. No importa cuál es la correcta, sin embargo, si todo lo que usted quiere hacer es ver una Luna grande y hermosa. El mejor momento para observar es cerca del horario de la salida de la Luna, cuando ésta apenas puede verse a través de árboles y casas o sobre las cadenas montañosas.

Fuente: Ciencia y NASA

lunes, 16 de junio de 2008

Descubren tres super-Tierras orbitando en una estrella cercana

Recreación artística del trío de 'súper-Tierras' descubierto. (Foto: REUTERS)Investigadores europeos han descubierto un grupo de tres "súper-Tierras" (planetas ligeramente parecidos al nuestro) orbitando en una estrella cercana, al igual que dos sistemas solares más que también cuentan pequeños planetas.

Los astrónomos presentaron sus conclusiones en una conferencia en Francia, en donde afirmaron que estos planetas parecidos a la Tierra pueden ser muy comunes.

"¿Es posible asegurar que cada estrella alberga planetas? De ser así, ¿cuántos?" preguntó Michel Mayor del Observatorio de Ginebra, Suiza. "Aún no podemos saber la respuesta, pero hacemos un enorme progreso hacia ello", afirmó Mayor.

El trío de planteas orbita una estrella ligeramente menos masiva que nuestro Sol, a 42 años luz en dirección a las constelaciones 'Doradus' y 'Pictor'. Un año luz es la distancia que la luz puede viajar en un año a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo.

Los planetas descubiertos son más grandes que la Tierra, uno es 4.2 veces la masa de nuestro planeta, otro es 6.7 veces y el tercero es 9.4 veces mayor. Éstos orbitan su estrella a velocidades sumamente rápidas: uno tarda cuatro días en darle la vuelta alrededor, el otro 10 y el más lento 20, comparados con los 365 días que tarda la Tierra en dar la vuelta al Sol.

Para lograr el descubrimiento, Mayor y sus colegas utilizaron el Investigador Planetario de Alta Exactitud Radial del HARPS, un telescopio ubicado en el observatorio de La Silla en Chile.

En el transcurso de la investigación han sido encontrados más de 270 de los llamados 'exoplanetas'. La mayoría son gigantes, acercándose a los tamaños de Júpiter y Saturno. Los planetas más pequeños, cercanos al tamaño de la Tierra, son mucho más difíciles de encontrar.

A tales distancias, es imposible lograr imágenes de alguno de estos planetas, pero pueden ser descubiertos indirectamente usando ondas de radio o, como en el caso del HARPS, medidas espectográficas. Mientras el planeta orbita su estrella, éstos bambolean ligeramente, un fenómeno que puede ser medido.

"Con el desarrollo de instrumentos mucho más exactos como el HARPS ahora podemos descubrir planetas más pequeños, con masas entre dos y 10 veces la masa de la Tierra", explicó Stephane Udry, que también trabajó en el estudio.

El grupo de astrónomos dice haber hallado un planeta 7.5 veces la masa de Tierra que orbita la estrella HD 181433 en 9.5 días. Esta estrella también tiene un planeta parecido a Júpiter que logra orbitarla cada tres años.

Otro sistema solar tiene un planeta 22 veces la masa de Tierra, orbitando cada cuatro días, y un planeta parecido a Saturno con un período de 3 años.

"Claramente el hallazgo de estos planetas es sólo la punta del iceberg", dijo Mayor. "El análisis de todas las estrellas estudiadas con el HARPS muestra que aproximadamente un tercio de todas las estrellas parecidas a las solares tienen planetas que se asemejan a la Tierra o a Neptuno con períodos orbitales de menos de 50 días".

viernes, 13 de junio de 2008

El astronauta Miguel Lopez Alegria en las IV Jornadas Astronomicas de Almeria

Miguel López AlegríaMiguel Ángel López Alegría, también conocido como Michael Eladio López Alegría (nacido el 30 de mayo de 1958) es el primer astronauta nacido en España, que fue lanzado al espacio, aunque su nacionalidad es estadounidense y veterano en varias misiones del transbordador espacial. Ha confirmado su presencia en las IV Jornadas Astronómicas de Almería donde impartirá la conferencia: "Diario de un astronauta", el domingo 22 de junio a las 20.30 horas en el Teatro Apolo.

López Alegría, nacido en Madrid (España) de padres extremeños y criado en Mission Viejo, California, se enroló en la Marina de los Estados Unidos y se graduó en ingeniería en 1980 y 1988 en la Academia Naval y en la Escuela Naval de Postgrado de los Estados Unidos. Su primera misión espacial con la NASA fue STS-73 en 1995; posteriormente, durante varios años lideraría la oficina de Operaciones de la tripulación de la ISS antes de volver al espacio a bordo del STS-92 en 2000 y del STS-113 en 2002.

En septiembre de 2006 participó en la expedición número 14 a la ISS, despegando desde Baikonur, Kazajastán, a bordo de un Soyuz TMA-9.

El hombre pisará Marte

Miguel López Alegría ha señalado que las estimaciones sobre cuándo el hombre podría pisar Marte se remiten a un periodo de 30 años. Refiriéndose a la sonda espacial Phoenix, construida por la NASA y que aterrizó en Marte el 25 de mayo para estudiar su geología.

Miguel López Alegría. Foto: NASASobre esta misión, comenta que "toda exploración que sea robótica o humana es muy importante" y recuerda que "todo el mundo estaba muy pendiente" del éxito de su aterrizaje. Aclara que no se trata de un robot y que no puede andar, pero sí dispone de un mecanismo para extraer tierra del suelo marciano y analizarlo.

Por ello, indica que científicamente es "super interesante" y manifiesta que permitirá tener "más conciencia de lo que está hecho Marte y lo que puede haber hecho en su historia". En cuanto a cuándo podría el hombre pisar el Planeta Rojo, admite que no puede preveerlo con "exactitud", pero que se estima que en unos 30 años.

Phoenix es una sonda espacial construida por la NASA, lanzada el 4 de agosto de 2007 desde la base de Cabo Cañaveral que llegó a Marte el 25 de mayo de 2008. Su objetivo tras llegar a una región cercana al Polo Norte marciano y desplegar su brazo robótico es realizar prospecciones a diferentes profundidades para examinar el subsuelo.

Así, se pretende determinar si hubo o pudo haber vida en Marte, caracterizar el clima marciano y estudiar la geología de Marte. Asimismo, es una preparación para la exploración humana de Marte y se estudiará la historia geológica del agua.

Más Información

miércoles, 11 de junio de 2008

El roedor mas grande de todos los tiempos

Vista frontal del cráneo del roedor expuesto en Montevideo. (Foto: AP)Vivió hace cuatro millones de años, pesaba casi una tonelada y sin embargo era familiar de los hámsters: se trata del 'Josephoartigasia monesi', el roedor más grande de todos los tiempos, cuyo cráneo acaba de ser presentado en Montevideo.

El Ministerio de Educación y Cultura uruguayo ha abierto la exposición en la que por primera vez se muestra este cráneo fósil, cuya revelación hace unos meses por los científicos Andrés Rinderkneckt y Ernesto Blanco marcó un hito en la paleontología mundial.

A la presentación del cráneo del gigantesco roedor asistieron estos dos científicos uruguayos y numerosas personalidades de la ciencia de este país, entre ellas la ministra de Educación y Cultura, María Simón. La ministra ha destacado la cuidada reconstrucción del roedor, realizada a partir del fósil hallado, y que ofrece una idea muy precisa de este animal que habitó Sudamérica hace casi cuatro millones de años.

El fósil, de más de medio metro de longitud, perteneció a una especie emparentada con los actuales hámsters, y es el primer cráneo hallado de un animal del que se sabía que había existido, pero sobre el que no se habían encontrado restos completos.

El roedor prehistórico medía 2,5 metros de largo y su peso rondó entre la media tonelada y los 2.500 kilos, aunque este ejemplar estaría más cerca de la tonelada, según han estimado los dos científicos. Blanco y Rinderknecht fueron los autores de la investigación publicada en enero pasado en la revista especializada 'Proceedings of the Royal Society of London', que sacó a la luz el descubrimiento.

El hallazgo del cráneo en sí, sin embargo, lo realizó el paleontólogo aficionado Sergio Viera hace dos décadas en un talud junto a la ribera del mar en las Barrancas de Kiyú, en el departamento uruguayo de San José.

El cráneo permaneció "archivado" en los anaqueles del Museo Nacional de Historia Natural y Antropología, hasta que estos jóvenes científicos comenzaron a estudiarlo en 2005 y se dieron cuenta después de la real importancia del hallazgo.

Su curioso nombre científico, 'Josephoartigasia monesi', hace honor al prócer de la patria uruguaya, José Artigas, y al paleontólogo nacional Álvaro Mones.

En la presentación del cráneo, el físico Ernesto Blanco ha citado a Confucio para señalar que "una buena imagen vale más que mil palabras" y, así, refutar un estudio reciente realizado por una científica canadiense en el que se afirmaba que el roedor gigante no pasaba de los 350 kilogramos.

"Esta interpretación es incorrecta", ha dicho Blanco, quien advirtió sobre "los prejuicios" que se tienen aún en círculos científicos anglosajones y europeos por los resultados que ofrece la ciencia latinoamericana.

sábado, 7 de junio de 2008

La ESA y el turismo espacial

Vista de la Tierra desde la Estación Espacial - NASAEl gran público muestra ya un gran interés por los vuelos suborbitales. Estos vuelos ofrecen una oportunidad real de tocar el espacio, al permitir experimentar la microgravedad y ver la curvatura de la Tierra. Dada la relación con las principales actividades de la ESA, la Agencia contempla su desarrollo con interés.

El 7 de noviembre del pasado año se celebró en ESTEC, el centro tecnológico de la ESA en los Países Bajos, el “Estudio de vehículos europeos para vuelos tripulados comerciales”. Este estudio, encuadrado en el Programa de Estudios Generales (GSP, siglas en inglés) de la Agencia, se realizó –al igual que otros en los últimos dos años- para proporcionar a la ESA un mejor conocimiento de esta industria emergente.

Tras estos estudios se creó un grupo de trabajo interno para elaborar sugerencias basadas en los análisis anteriores. Las conclusiones de este trabajo fueron aprobadas por todos los Directores de la ESA el 14 de abril. Los próximos eventos públicos – tales como el “1er Simposio sobre el acceso tripulado privado al espacio” de la IAA (Academia Internacional de Astronáutica) la última semana de Mayo – constituyen una oportunidad excelente de presentar estas conclusiones a una mayor audiencia.

Muchos piensan que la industria del turismo espacial podría seguir una evolución similar a la de la aviación en el siglo XX. Los vehículos para vuelos suborbitales, diseñados para ser utilizados una y otra vez, podrían abaratar progresivamente los costes, a medida que la tecnología y el diseño de las operaciones alcanzan su madurez.

La ESA reconoce los esfuerzos del sector privado tanto en el logro de los vuelos suborbitales como en el desarrollo de la tecnología relacionada. La Agencia pretende mostrar este reconocimiento ayudando a la creación de un entorno que permita que esta industria florezca; por ejemplo, contribuyendo a crear un marco legal de operaciones en Europa o involucrando en este debate a las autoridades de aviación civil y otras entidades del sector.

Los promotores privados del turismo espacial, interesados en garantizar meticulosos programas de preparación para los turistas espaciales y experiencias de vuelo totalmente seguras, también podrían beneficiarse de colaboraciones con la ESA en aspectos en los que ésta es experta, como son el entrenamiento de astronautas y la medicina espacial.

A estas áreas de especialización se añaden las numerosas tecnologías desarrolladas y maduradas por la ESA, así como las ideas aún en fase de investigación y experimentación. Para facilitar el libre intercambio de ideas entre todos los agentes europeos interesados, la ESA contribuirá a crear una plataforma para el intercambio voluntario de información y discusión interdisciplinar. Algunas experiencias piloto e intensos debates realizados durante el estudio de la GSP el año pasado fueron muy positivos e inspiradores.

La ESA debe ser cuidadosa para no interferir en un mercado altamente competitivo. No obstante, su experiencia, sus logros y su visión objetiva de la utilización del espacio constituyen una valiosa contribución a esta nueva y excitante fase del progreso de la humanidad.

Fuente: ESA

jueves, 5 de junio de 2008

La mision de la ESA GOCE para estudiar la gravedad sera lanzada en septiembre

Misión GOCE - ESAGOCE ya tiene una nueva fecha de lanzamiento. Este cambio se debe a las medidas de precaución tomadas tras el funcionamiento anómalo de la etapa superior de un lanzador ruso Proton. Tras confirmarse que esta anomalía no afecta al lanzador Rockot de GOCE, el lanzamiento de la misión para el estudio de la gravedad más avanzada hasta la fecha está previsto el 10 de septiembre de 2008.

Como consecuencia de la nueva fecha de lanzamiento, en el centro ESA-ESTEC en los Países Bajos se está preparando a GOCE (acrónimo en inglés de Explorador de la Circulación Oceánica y de Gravedad) para su configuración final de vuelo. GOCE viajará en julio al centro de lanzamientos de Plesetsk, en el Norte de Rusia, y desde allí el flamante satélite de cinco metros de largo será lanzado a su inusual órbita baja en un misil balístico intercontinental ruso (ICBM) SS-19 modificado. La modificación del SS-19, conocida como “Rockot”, utiliza las dos primeras etapas originales del ICBM junto a una etapa superior diseñada para cargas útiles comerciales, denominada Breeze-KM.

Hasta principios de marzo de este año los preparativos para el lanzamiento se llevaban a cabo contando con que éste tuviera lugar a finales de mayo. Sin embargo, como consecuencia de un fallo el 15 de marzo en la etapa superior Breeze-M de un lanzador Proton, todos los lanzamientos que emplean Breeze fueron aplazados a la espera de los resultados de las investigaciones de la Comisión Estatal Rusa. Aunque la última etapa Breeze-KM de GOCE es diferente a la Breeze-M de Proton, de mayor tamaño, ambas comparten algunos elementos. Las investigaciones han concluido que es seguro utilizar el Breeze-KM sin modificarlo, lo que ha permitido que la Comisión Estatal Rusa autorizase el lanzamiento de GOCE.

Desde agosto del pasado año el satélite de alta tecnología GOCE ha sido sometido a numerosas pruebas en las instalaciones de ensayos de la ESA en los Países Bajos. El programa ha incluido numerosos ensayos de certificación para asegurar que el satélite podrá soportar las condiciones extremas tanto del lanzamiento como del espacio exterior. Parte de estos ensayos han sido realizados en el Gran Simulador Espacial (LSS – Large Space Simulator) en el que, en condiciones de vacío, se simula el calor extremo del Sol con bombillas y espejos, sometiendo al satélite a una potencia de 1400 W por cada metro cuadrado de sus caras orientadas al Sol.

Este impresionante satélite con forma de flecha ha sido diseñado para volar en la órbita más baja tecnológicamente viable para recibir una señal de la gravedad lo más fuerte posible. Pero además es ultra-estable, para garantizar que las medidas realizadas son realmente de la gravedad y no están influenciadas por cualquier movimiento del satélite. Por este motivo, GOCE no dispone de ninguna de las partes móviles que habitualmente llevan los satélites. Como GOCE se ha diseñado para orbitar la Tierra con una cara siempre orientada al Sol, sólo se han instalado paneles solares en dicha cara.

Debido a la baja altitud e inclinación de su órbita, una vez al año GOCE entrará en un periodo de eclipses de 135 días, durante el que tendrá un eclipse de hasta 28 minutos de duración por órbita. Una peculiaridad de la dinámica orbital es que es posible elegir si el periodo de eclipses sucederá entre octubre y febrero o entre abril y agosto, según se lance por la mañana o por la tarde.

Con la fecha de lanzamiento en septiembre, interesa que la época de eclipses no suceda hasta el periodo de abril a agosto. De haberse lanzado en mayo, lo óptimo sería haber elegido la temporada de eclipses en invierno. La diferencia entre las dos configuraciones es que, visto desde el Sol, el satélite volaría en sentido horario o antihorario alrededor de la Tierra. Este cambio afecta a la configuración del satélite, provocando que algunos módulos hayan tenido que ser cambiados de un lado al otro del mismo. Gracias a la flexibilidad del diseño del satélite esta operación ha sido relativamente sencilla. Actualmente, los trabajos para adaptar esta nueva configuración de vuelo se están ultimando en las instalaciones de la ESA en los Países Bajos. Cuando concluya su reconfiguración, GOCE será transportado en avión desde los Países Bajos hasta Arkhangelsk, en Rusia, desde dónde continuará su viaje en tren hasta Plesetsk para los últimos ensayos.

Una vez lanzado, GOCE comenzará a medir las variaciones globales del campo gravitatorio con un detalle y precisión sin precedentes. El resultado será un modelo único del Geoide, que es la superficie equipotencial definida por el campo gravitatorio, y que es crucial para realizar mediciones precisas de la circulación oceánica y el cambio del nivel del mar, dos efectos influenciados por el cambio climático. Los datos obtenidos con GOCE serán imprescindibles para comprender mejor los fenómenos que ocurren en el interior de la Tierra. Tendrán su aplicación práctica a la geodesia y la topografía.

Fuente: ESA

miércoles, 4 de junio de 2008

Imagenes del Spitzer obligan a revisar el mapa de nuestra galaxia

Ilustración de la NASA que muestra la estructura de la galaxia.- NASA/JPL-CaltechNuevas imágenes obtenidas por el telescopio espacial Spitzer de la NASA han arrojado luz sobre la verdadera estructura de la Vía Láctea. Las instantáneas han revelado que la galaxia tiene dos brazos principales de estrellas en forma de espiral, y no cuatro, como durante décadas se había pensado.

Un equipo de científicos estadounidenses se ha servido de las imágenes infrarrojas del Spitzer, capaz de traspasar el polvo, para obtener información detallada del denso y alargado bulbo de estrellas que la Vía Láctea posee en su centro. Los científicos, gracias a 800.000 instantáneas, han observado que el bulbo se extiende más allá de lo que se creía hasta ahora.

Según los primeros modelos de la estructura de la galaxia, basados en las observaciones de gases, ésta tenía cuatro brazos principales de estrellas, denominadas Norma, Scutum-Centauro, Sagitario y Perseo. Ahora el grupo de Benjamin ha constatado una densidad estelar mayor en Scutum-Centauro y Perseo que no aparece en el caso de Sagitario y Norma, lo que confirma que la Vía Láctea está compuesta de dos brazos únicamente: Scutum-Centauro y Perseo, señaló el investigador Robert Benjamin, de la Universidad de Wisconsin, en EE UU. Los brazos menores (Norma y Sagitario) están compuestos principalmente de gases y pequeñas zonas de formación estelar.

Benjamin asegura que el Spitzer “ha aportado un nuevo punto de partida para comenzar a repensar la estructura de la Vía Láctea”. El científico, que ha presentado los resultados en una rueda de prensa durante un encuentro de la Sociedad Astronómica Norteamericana en St. Louis, indicó que los astrónomos “revisarán la imagen que tenían de la galaxia al igual que los antiguos exploradores corregían continuamente el mapa del mundo”.

“Durante años, se crearon mapas de toda la galaxia basadas en estudios parciales o empleando solo un método. Por desgracia, cuando se compararon las figuras de distintos grupos de estudio, nunca coincidían”, explicó Benjamin. "Ahora podemos unir estos brazos, como si fueran piezas de un rompecabezas y podemos establecer su estructura, posición y ancho por primera vez".

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio