jueves, 19 de febrero de 2009

La mayor coleccion de fosiles del Pleistoceno en Los Angeles

El museo de Historia Natural de Los Ángeles (California) ha anunciado el descubrimiento, en pleno corazón de la ciudad, de más de 700 restos fósiles que datan de la última era glacial, hace entre 10.000 y 40.000 años.

El área donde se han localizado estos restos es La Brea Tar Pits, dentro de la zona llamada Mid-City, a unos 10 kilómetros del centro de la ciudad. El yacimiento apareció bajo un centro comercial que estaba siendo demolido.

Entre los restos más llamativos se encuentran el cráneo de un león americano, así como huesos de lobos, tigres dientes de sable, caballos, bisontes, coyotes, linces e incluso un mamut colombiano, conservado en un 80%, con los colmillos intactos. Este fósil, al que los investigadores han bautizado como "Zed", es el primero que se encuentra en ese estado en la zona de Rancho La Brea, en pleno corazón de Los Ángeles.

Nuevos descubrimientos

"El nombre 'Zed' significa el comienzo de una nueva era de investigación y descubrimientos", dijo John Harris, del Museo de Historia Natural de la ciudad y líder de la investigación, llamada Proyecto 23, que comenzó en 2006, cuando se descubrieron 16 fósiles debajo de un párking próximo al centro comercial. "'Zed' es el símbolo que puede revolucionar nuestro conocimiento sobre esta área", agregó.

El museo de Historia Natural de Los Ángeles es famoso por tener una de las colecciones más completas de fósiles del Pleistoceno, pero los paleontólogos involucrados en esta investigación aseguran que el Proyecto 23 aumentará de forma exponencial el número de especímenes en la muestra.

Desde 1906 se han descubierto más de un millón de huesos en esa zona. Estos hallazgos pueden arrojar luz sobre asuntos relacionados con el calentamiento global, los cambios geológicos, la biodiversidad y los círculos vitales, explicaron los expertos.

"Éste es un gran ejemplo de cómo la investigación, las colecciones y las exhibiciones se unen en este museo", dijo la presidenta de la institución, Jane Pisano.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Un sector de la plataforma de hielo Wilkins se desprende

Un sector de la plataforma de hielo Wilkins, que tiene una extensión de 14.000 kilómetros cuadrados y está ubicada en la península antártica, ha comenzado a desprenderse de la plataforma de hielo Wilkins, en la península antártica, como consecuencia del "calentamiento global", ha informado un grupo de investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) español. El grupo ha podido comprobar que un 25% de la enorme placa ya se ha fragmentado, y que se pueden observar enormes icebergs dispersos por el océano Austral.

"El desprendimiento completo de la placa se está produciendo en la actualidad, y los investigadores -que se encuentran observándolo en la zona- esperan que finalice de forma inminente", ha informado el CSIC.

La placa de Wilkins es aproximadamente de dos veces el tamaño de Euskadi. El grupo de investigadores españoles, que se encuentra analizando el impacto del colapso de la plataforma a bordo del BIO Hespérides, es el que primero ha conseguido llegar al lugar. Fuentes del CSIC aseguran que es la primera vez que un grupo de científicos consiguen estar tan cerca de una zona donde se está produciendo un suceso de esta magnitud. El equipo ha presenciado durante los últimos días cómo el frente de hielo del mar de Belinghausen retrocedía 550 kilómetros en dos semanas.

La plataforma Wilkins es una gran superficie de hielo sobre el mar de forma permanente en el oeste de la península antártica, a una distancia de unos 1.600 kilómetros del continente suramericano. Hace un año varios satélites comenzaron a detectar el comienzo del colapso, cuando el puente de hielo que unía la plataforma con el continente comenzó a derretirse rápidamente.

En febrero de 2008 un área de unos 400 kilómetros cuadrados se desgajó de la placa, estrechando el puente de hielo hasta una banda de seis kilómetros. A finales de mayo de 2008, un área de unos 160 kilómetros cuadrados se rompió, y dejó el puente en 2,7 kilómetros. Entre mayo y el 9 de julio de 2008, la placa de hielo sufrió más pérdidas: unos 1.350 kilómetros cuadrados.

viernes, 13 de febrero de 2009

Nuevo mapa en relieve de la Luna

Un equipo científico internacional ha elaborado un nuevo mapa de la Luna que muestra cráteres nunca antes vistos en sus polos e indica que hay muy poca agua en el satélite, publicado en la revista Science.

El mapa, aseguran los investigadores, revela secretos del interior del satélite natural de la Tierra, y sugiere asimismo qué puede haber dentro de Marte.

"La superficie puede mostrarnos mucho acerca de lo que ocurre en el interior de la Luna pero, hasta ahora, los mapas habían sido muy limitados", dijo C.K. Shum, profesor de ciencias terrestres en la Universidad estatal de Ohio, que es parte del equipo investigador internacional que publicó el mapa.

"Por ejemplo, con este nuevo mapa de alta resolución podemos confirmar que hay muy poca agua en la Luna, incluso en su interior más profundo", añadió Shum. "Y podemos usar esa información para buscar agua en otros planetas, incluido Marte".

Los investigadores usaron el instrumento de altímetro por láser (LALT por sus siglas en inglés), que se encuentra en el satélite japonés Explorador Selenológico y de Ingeniería (SELENE por su sigla en inglés), para hacer un mapa en relieve de la Luna a una resolución sin precedentes, de 15 kilómetros.

Es decir, que la visión que ofrece el mapa es la del relieve de la luna como si se estuviera viendo desde una distancia en altura de 15 kilómetros.

El investigador principal del instrumento LALT es Hiroshi Araki, del Observatorio Astronómico Nacional de Japón, y él es el autor principal del estudio. Shum es miembro del equipo científico del LALT.

El mapa es el primero que cubre la Luna de polo a polo, con mediciones detalladas de la topografía de su superficie, en su lado oscuro tanto como en su lado iluminado.

El punto más alto, en el borde de la cuenca Dririchlet-Jackson cerca del ecuador, se eleva 11 kilómetros, mientras que el punto más bajo, al fondo del cráter Antoniadi cerca del polo sur, tiene una profundidad de 9 kilómetros.

En parte, el nuevo mapa servirá como guía para los futuros vehículos de exploración lunar que recorrerán la superficie del satélite en busca de recursos geológicos.

Pero Araki y sus colegas hicieron algo más con el mapa: midieron la aspereza de la superficie lunar y usaron la información para un cálculo de la rigidez de la costra.

Si hubiese agua fluyendo debajo de la superficie de la Luna la costra sería un poco flexible, pero no lo es. La superficie es demasiado rígida como para permitir la presencia de algo de agua líquida, que está muy profunda en el satélite.

En comparación, la superficie de la Tierra es más flexible y sube o baja con el flujo de agua por encima o por debajo del suelo. También la tectónica de las placas del planeta se debe en parte a que el agua lubrica la costra.

En el caso de Marte la aspereza de la superficie está a mitad de camino entre la de la Tierra y la de la Luna, lo cual indica que puede haber habido agua, pero que ahora la superficie es muy seca.

El mapa LALT es el más detallado que se haya hecho hasta ahora de la Luna. Las tres últimas misiones de la serie Apollo realizaron mapas de parte de la superficie a comienzos de la década de 1970, y la misión Clementine, en 1994, brindó una resolución de entre 20 y 60 kilómetros en ciertas áreas, pero no sobre toda la superficie.

miércoles, 11 de febrero de 2009

La NASA celebra el Año de la Astronomia con una imagen de M101

La imagen de la galaxia Messier 101 fue compuesta con las transmitidas a tierra por los telescopios Hubble, Spitzer y Chandra y distribuida a más de 100 museos, planetarios y escuelas de todo Estados Unidos.

La composición combina la imagen óptica del Hubble, con la visión infrarroja del Spitzer y la de rayos X del Chandra convirtiéndola en una sola. "Es como si usáramos los ojos, con gafas de visión nocturna y de rayos X al mismo tiempo", indicó Hashima Hassan, científico que dirige la celebración del Año Internacional de la Astronomía en la NASA.

La conjunción de la imagen en diferentes longitudes de onda ilustra no sólo la observación diferente que realiza cada uno de los instrumentos de la agencia aeroespacial, sino que también lo lejos que ha llegado la astronomía desde que Galileo dirigió su telescopio hacia los cielos en 1609, dijo la institución.

Messier 101 es una galaxia en espiral que se encuentra a unos 22 millones de años luz en la constelación de la Osa Mayor. Es más grande que la Vía Láctea que alberga a nuestro sistema solar. El telescopio Hubble de luz visible muestra las estrellas y el polvo cósmico que la rodean.

Las imágenes de luz infrarroja de Spitzer muestran sus brazos en espiral y las nubes de polvo que darán forma a nuevas estrellas, en tanto que Chandra pone al descubierto la energía de la galaxia, incluyendo los restos de estrellas o materia en explosión que rodean a sus agujeros negros.

"Los asombrosos descubrimientos que hizo Galileo hace cuatro siglos continúan hoy mediante el uso científico de las observaciones espaciales de la NASA", indicó Denise Smith, directora del proyecto en el Instituto de Ciencias del Espacio.

lunes, 9 de febrero de 2009

Importante fosil para el museo de Miramar

Recientemente el Museo Municipal Punta Hermengo de la ciudad de Miramar ha puesto en exhibición una nueva e interesante pieza fósil perteneciente a un antiguo y gigantesco espécimen que habitó estas llanuras hace miles de años.

Se trata del escudo articulado, también llamado “tubo caudal”, que recubría la cola de un Gliptodonte, un gran mamífero pariente lejano de los actuales peludos o mulitas pero de casi dos toneladas de peso y tres metros de largo.

Parecidos a un tanque ya que sus caparazones eran extremadamente sólidos y estaban compuestos por centenares de placas con forma de flor que son comunes de hallar en las playas de la zona, puesto que el mar erosiona los antiguos acantilados que contienen los restos prehistóricos.

Fue hallado en cercanías de la desembocadura de un arroyo a unos 10 kilómetros al sur de la localidad de Mar del Sud que a su vez dista 17 kilómetros de Miramar. En el mismo lugar ya fueron encontradas partes de otros animales gigantescos contemporáneos al nombrado, durante las diversas expediciones que organiza el Museo.

El lugar del hallazgo tiene una probable antigüedad de 200.000 años y seguirá siendo explorado para seguir rescatando el rico material prehistórico que contiene.

El trabajo de campo fue realizado por Mariana y Daniel Boh con el apoyo científico del Paleontólogo Francisco Prevosti, del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia de la ciudad de Buenos Aires.

Puesto que en el sitio se encuentran evidencias de depredación por parte de aficionados que, a veces, destruyen los fósiles para extraerlos, recordamos que los mismos se encuentran protegidos por Ley Nacional y Ordenanza Municipal y su descubrimiento debe ser denunciado al Museo.

Para mayor información recomendamos visitar la página del museo: www.museodemiramar.com.ar

jueves, 5 de febrero de 2009

El fosil de la serpiente prehistorica mas grande



Los restos fósiles de una serpiente de 60 millones de años, la más grande que se ha registrado en el mundo, fueron descubiertos en Colombia. Ha sido bautizada Titanoboa cerrejonensis y por las vértebras que fueron descubiertas, los científicos creen que pudo haber pesado 1.140 kilos y medido unos 13 metros de largo, el tamaño de un autobús.

La talla de la Titanoboa asombró a los científicos, pero lo que los sorprendió aún más fue descubrir en qué tipo de ambiente pudo haber vivido este gigantesco animal. Los investigadores descubrieron que los trópicos eran mucho más calientes de lo que son hoy en día.

"El descubrimiento fue una oportunidad única para ver cómo era un sitio en el trópico hace 60 millones de años", dijo a BBC Ciencia el geólogo Carlos Jaramillo, científico del Instituto Smithsoniano de Investigación Tropical, y quien participó en el hallazgo.

El hallazgo fue hecho en la mina de carbón del Cerrejón en el norte de Colombia, donde las excavaciones han permitido la exposición de muchos mantos de roca. "Hemos estado trabajando en esta mina durante los últimos 5 años -explica Carlos Jaramillo- y además de serpientes hemos encontrado tortugas gigantes, cocodrilos, plantas, polen, semillas, peces, etc."

"Es decir una comunidad completa del bosque tropical lluvioso de hace 60 millones de años". "Así que ésta fue la primera ventana que teníamos para ver cómo era el ambiente en el trópico en esa época", agregó.

La víbora, explicó el científico, vivió unos 5 millones de años después de que se extinguieran los dinosaurios. Pero hasta ahora, no se había encontrado fósiles de vertebrados que habitaran en esa época en los trópicos.

Desde hace tiempo los paleontólogos saben que existe una relación entre la temperatura de una época y el tamaño de sus criaturas de sangre fría (llamados poiquilotermos), que no pueden regular su temperatura corporal. Cuando las serpientes (que pertenecen a este grupo) necesitan calor se colocan debajo del sol, y cuando necesitan frío se meten en un hueco.

"Como las serpientes dependen de la temperatura externa para regular su temperatura corporal, son buenos paleotermómetros", explica el científico. "Es decir, nos permiten determinar cuál era la temperatura del ambiente en la cual estas especies podían vivir". "Y el resultado que obtuvimos fue que para que una serpiente de este tamaño pueda vivir se necesita una temperatura media de 32 grados centígrados en ese sitio en el trópico".

El hallazgo sorprendió a los investigadores porque hoy en día no hay ningún bosque tropical en el planeta que viva a más de 28 grados centígrados. "Así que en esta zona existió un bosque tropical con familias de plantas muy similares a las que existen hoy en día, pero que podía soportar a una comunidad de animales grande y productiva a 32º C", dice Jaramillo.

Tal como explica el científico, si miramos a los animales de sangre fría y su distribución en el planeta hoy en día, podemos ver que los más grandes viven en los trópicos, en las zonas más calientes. Y se vuelven más pequeños a medida que viven más lejos del Ecuador.

"Por eso la presencia de serpientes y tortugas gigantes muestra que incluso hace 60 millones de años ya existían los cimientos de los ecosistemas tropicales que conocemos hoy en día, como el Amazonas", afirma Carlos Jaramillo.

Los científicos creen que serpientes como la Titanoboa pudieron coexistir con los dinosaurios. "Creemos que también pudieron vivir en el Cretácico (hace entre 140 y 65 millones de años), pero como el registro fósil del trópico en ese período es muy limitado no tenemos evidencia" dice el científico.

"Creo sin embargo que estas serpientes también estuvieron en el Cretácico e incluso pudieron haber sido más grandes porque ese período fue mucho más caliente que el Paleoceno hace 60 millones de años". El estudio demuestra que sí es posible que un bosque tropical pueda vivir y mantener vida a temperaturas mucho más altas que las actuales.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Las ballenas primitivas parian a sus crias en tierra



Los fósiles de una ballena preñada y de un macho de la misma especie que vivieron hace casi 48 millones de años fueron hallados en Pakistán en 2000 y 2004, respectivamente, por un equipo de científicos encabezado por el paleontólogo Philip Gingerich de la Universidad de Michigan (Estados Unidos). El análisis de esos fósiles ha revelado que las ballenas primitivas parían a sus crías en tierra, según publica la revista científica digital PLoS.

Philip Gingerich relata que, "cuando vi por primera vez los pequeños dientes, pensé que se trababa de una ballena adulta pequeña, pero luego continuamos excavando y encontramos costillas que parecían demasiado grandes para ser parte del mismo esqueleto que aquellos dientes". "Al final me di cuenta de que habíamos encontrado una hembra con un feto". Se trata del primer descubrimiento de un esqueleto fetal de una ballena extinta del grupo conocido como Archaeoceti y de una nueva especie, denominada Maiacetus inuus, según el estudio. "Maiacetus" significa madre ballena e Inuus era una diosa romana de la fertilidad.

El feto descubierto estaba colocado para un parto de cabeza, al igual que los mamíferos terrestres, pero a diferencia de las ballenas modernas, lo cual indica que las primitivas parían en tierra. Además, la dentadura desarrollada del feto sugiere que los Maiacetus recién nacidos podían arreglárselas por sí mismos en el comienzo de su vida.

El espécimen macho de 2,6 metros de largo fue descubierto cuatro años más tarde en los mismos lechos fósiles paquistaníes. Comparte las características anatómicas con la hembra de la misma especie pero su esqueleto, casi completo, es un 12% más grande y sus dientes caninos o colmillos un 20% mayores. Tales diferencias de tamaño no son raras entre las ballenas: en algunas especies las hembras son mayores y en otras el macho es un poco más grande o mucho más que la hembra. La diferencia de tamaño del macho y de la hembra de Maiacetus es sólo moderada, lo que apunta a que los machos no controlaban los territorios o dirigían harenes de hembras.

Los grandes dientes de la ballena, bien preparados para capturar y comer pescado, sugieren que estos animales vivían en el mar y probablemente iban a tierra sólo a descansar, aparearse y dar a luz. Como otros miembros del grupo Archaeoceti, los Maiacetus tenían cuatro patas modificadas para la natación y, aunque podían sustentar su peso sobre sus miembros parecidos a aletas, posiblemente no podían trasladarse muy lejos en tierra. "Claramente estas ballenas estaban vinculadas a la orilla", asegura Gingerich. "Vivían donde el mar y la tierra se juntan e iban de un lugar a otro".

En comparación con otros fósiles de ballena previos, los de Maiacetus ocupan una posición intermedia en la evolución de las ballenas de la tierra al mar. Por este motivo, estos fósiles ofrecen nueva información sobre los cambios que supusieron esta transición. "Los especímenes completos como estos son auténticas 'piedras Rosetta' ya que proporcionan conocimientos sobre las capacidades funcionales y la historia vital de los animales extintos que no puede conseguirse de otra forma", concluye Gingerich.

lunes, 2 de febrero de 2009

Erupcion del volcan Asama en Japon

El volcán Asama cercano a Tokio ha entrado en erupción, lanzando rocas candentes y una columna de humo a dos kilómetros de altura y cubriendo partes de la capital japonesa con una ligera capa de cenizas.

No hubo daños graves en la zona, escasamente poblada, que rodea el volcán, según las autoridades. No vive nadie en un radio de cuatro kilómetros, pero las personas que trabajan en la zona recibieron el domingo la orden de evacuar el lugar, dijo el funcionario del organismo meteorológico Kazuya Kokubo.

La cadena de televisión pública NHK mostró columnas de humo blanco salir del cráter del monte Asama, de 2.568 metros de altitud, que entró en erupción a la 1:51 a.m. (16:51 GMT del domingo). No podía verse lava en las laderas del volcán, apuntó Kokubo. Las cenizas llegaron hasta Tokio, situado a 140 kilómetros al sureste.

La visibilidad en la capital no se vio afectada, pero las imágenes de televisión mostraron a los habitantes limpiando sus coches, y los agricultores se mostraban preocupados por que la ceniza cubriera sus cultivos. "Tengo 65 años, y es la primera vez que ocurre esto", dijo un agricultor a NHK.

La Agencia de Meteorología había elevado el nivel de alerta el domingo ante las primeras muestras de un incremento de la actividad sísmica, recomendando a la gente que no se acercara al volcán. El tráfico al lugar ha quedado restringido.

El organismo mantiene el nivel de alerta en tres sobre cinco, que advierte a la población de que no se aproxime al volcán. También se ha advertido a los habitantes de que tengan cuidado de las rocas y la ceniza que pueden caer del cielo.

El monte Asama, uno de los volcanes más activos de Japón, registró su mayor erupción en 21 años el 1 de septiembre de 2004, lanzando rocas candentes y ceniza hasta a 200 kilómetros de distancia. Esa erupción, sin embargo, no ocasionó grandes daños.

Se sabe que el volcán sufrió una gran erupción en 1783, cuando generó grandes daños y causó la muerte de unas 1.500 personas.

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio