lunes, 30 de noviembre de 2009

Los agujeros negros pueden crear su propia galaxia

Ilustración de cómo los chorros de agujeros negros súper masivos podrían formar galaxias. ESOUn equipo de astrónomos obtuvo indicios a partir de observaciones realizadas desde Chile que sugieren que los agujeros negros pueden crear su propia galaxia madre, informó hoy el Observatorio Europeo Austral (ESO).

"Nuestro estudio sugiere que los agujeros negros súper masivos pueden desencadenar la formación de estrellas y así 'construir' sus propias galaxias madres. Este eslabón también puede explicar por qué las galaxias que albergan agujeros negros más grandes tienen más estrellas", explicó David Elbaz, responsable del estudio.

Para llegar a tales conclusiones, los astrónomos se fijaron en un quásar (objeto que emite grandes cantidades de radiación en todas las frecuencias) bautizado como HE0450-2958 y ubicado a unos cinco mil millones de años-luz de distancia.

Se trataba del único quásar al que no se le había detectado una galaxia madre, por lo que los astrónomos trataron de observar tras las nubes de polvo a través del Very Large Telescope (VLT), instrumento que se sitúa en el Observatorio de Paranal, en el norte de Chile.

"Observar a estas longitudes de onda nos permitiría localizar el polvo que podría esconder la galaxia madre, sin embargo, no encontramos nada. En cambio, descubrimos una galaxia aparentemente no relacionada en las cercanías del quásar que está produciendo estrellas a una velocidad frenética", dijo el astrónomo Knud Jahnke.

Mientras que alrededor del agujero negro no se revela ningún indicio de estrellas, la galaxia que la acompaña es extremadamente rica en estrellas muy jóvenes y brillantes.

Además, la galaxia sigue formando estrellas a una velocidad equivalente a unos 350 soles por año, cien veces más que las velocidades de galaxias típicas en el universo.

Según informó ESO en un comunicado, el quásar está arrojando un chorro de partículas altamente energéticas y una corriente de gas hacia la vecina galaxia, lo que a juicio de los astrónomos indica que el mismo quásar podría estar induciendo la formación de estrellas y creando su propia galaxia madre.

Para los especialistas este fenómeno puede explicar cómo las galaxias habrían evolucionado a partir de nubes de gas golpeadas por los energéticos chorros que emergen de los quásares.

"La pregunta del 'huevo o la gallina' aplicada en el sentido de si acaso viene primero la galaxia o su agujero negro es uno de los temas más debatidos hoy en astrofísica", dijo David Elbaz, autor principal de la investigación, publicada en la revista Astronomy & Astrophysics.

Además, los resultados también podrían contribuir a comprender por qué la masa de los agujeros negros es mayor en las galaxias que contienen más estrellas.

Los astrónomos esperan que con los próximos instrumentos disponibles, como el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, el European Extremely Large Telescope y el Telescopio Espacial James Webb de NASA/ECA/CSA, se puedan esclarecer más dudas sobre la relación entre agujeros negros y galaxias.

EFE

viernes, 27 de noviembre de 2009

La factoría de supernovas

El par de galaxias en interacción Arp 299, formado por IC 694 y NGC 3690. NASA, ESAUn grupo de astrónomos del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), ha hallado en las regiones centrales de la galaxia IC 694 una prolífica factoría de supernovas, es decir, explosiones de estrellas en las que se libera gran cantidad de energía.

Según indica el instituto en un comunicado, se han descubierto veintiséis fuentes que corresponden en su mayoría a radio-supernovas jóvenes y a remanentes de supernova, que constituyen diferentes estadios evolutivos del mismo fenómeno, la muerte de estrellas de más de ocho masas solares. Los resultados han sido posibles gracias al uso del European VLBI Network, una red europea de radio telescopios que permite la observación con una resolución única en el mundo, y se publican esta semana en la revista 'Astronomy & Astrophysics'.

El principal autor de la investigación, Miguel Ángel Pérez-Torres, ha explicado que las observaciones realizadas de IC 694 permiten estudiar casi en tiempo real cómo las estrellas más jóvenes y masivas mueren e interaccionan con el medio circundante. "Si quisiéramos realizar un estudio así en una galaxia similar a la nuestra necesitaríamos cincuenta o cien años, pero en el caso de IC 694, que presenta estallidos de formación estelar reciente, lo hemos podido llevar a cabo en menos de un año, así que sin duda, es una verdadera fábrica de supernovas", ha afirmado.

La fertilidad de esta galaxia tiene un origen conocido, ya que se encuentra en los inicios de un proceso de fusión con otra galaxia menor, NGC 3690, interacción que produce una violenta inyección de gas y que desencadena, sobre todo en IC 694, intensos brotes de formación estelar. Los brotes más compactos, que presentan mayor densidad de estrellas masivas, suelen surgir en las regiones centrales de este tipo de galaxias, difíciles de observar debido a la abundancia de polvo.

Galaxias luminosas

Existe, sin embargo, un trazador claro de esta explosión demográfica estelar, debido a que las estrellas jóvenes emiten gran cantidad de radiación ultravioleta, que los granos de polvo absorben y reemiten en el infrarrojo, de manera que las galaxias luminosas y ultraluminosas en el infrarrojo son las mejores candidatas para albergar estallidos de formación estelar.

Estos estallidos producen una tasa de mortalidad estelar superior a la media, de modo que si en una galaxia como la nuestra se espera una explosión de supernova cada cincuenta años, en las galaxias luminosas y ultraluminosas en el infrarrojo esta tasa puede ser entre diez y cien veces mayor. Considerando que las estrellas más masivas aportan la mayor parte de la luminosidad estelar global y que mueren como supernovas, el cómputo de supernovas se revela como un prometedor método para comprender la física de los procesos de formación estelar.

"El gran número de objetos detectados implica que estamos viendo tanto supernovas jóvenes como numerosos remanentes de supernovas, y su estudio con el tiempo nos permitirá entender cómo evolucionan estos objetos en las condiciones extremas de IC 694, que, junto con M82 y Arp 220, es posiblemente el mejor laboratorio del universo local donde llevar a cabo estos estudios. "De hecho, tres de los veintiséis objetos hallados se han confirmado como radio supernovas muy jóvenes cuya evolución, lenta y duradera, sugiere que las condiciones del medio a su alrededor juegan un papel fundamental en el comportamiento de estos objetos.

EFE

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Un gran océano cubrió parte del planeta Marte

Un gran océano cubrió parte del planeta MarteUn nuevo mapa sobre los valles de Marte respalda la teoría de que un océano cubría todo el hemisferio norte del planeta rojo. Asimismo, muestra un mayor parecido entre los sistemas montañosos de Marte y de la Tierra de lo que se pensaba ahora, según un estudio de la Universidad de Illinois del Norte y el Instituto Lunar y Planetario de Houston en EEUU.

Los investigadores han utilizado un innovador programa informático para producir un mapa global más detallado de la red de valles en Marte. Este hallazgo indica que estas redes son dos veces más amplias de lo que señalaba el único mapa del planeta existente.

Además, las regiones más densas en valles forman un cinturón alrededor del planeta entre el ecuador y las latitudes de la mitad sur, lo que resulta coherente con un escenario climático pasado que incluyera precipitaciones y la presencia de un océano cubriendo una gran parte del hemisferio norte de Marte. Los científicos han planteado ya la hipótesis de un único océano en el antiguo Marte, sin embargo, el debate sigue abierto en este sentido.

Según explica Wei Luo, responsable del estudio, "todas las evidencias recopiladas al analizar la red de valles en el nuevo mapa apuntan a un escenario climático particular en los inicios de Marte. Éste podría haber incluido lluvias y la existencia de un océano que cubría la mayor parte del hemisferio norte o alrededor de una tercera parte de la superficie del planeta".

Similitudes con ríos terrestres

Tomasz Stepinski, coautor del trabajo junto a Luo, señala que "la presencia de más valles indica que muy probablemente llovió sobre el antiguo Marte, mientras que el patrón global muestra que este cinturón de valles podría explicarse si hubiera existido un gran océano en el norte".

La red de valles de Marte muestra algunas similitudes con los sistemas de ríos de la Tierra, lo que sugiere que el planeta rojo fue más cálido y húmedo que en el presente. Sin embargo, dado que las redes fueron descubiertas en 1971 por la sonda Mariner 9, los científicos han debatido si fueron creadas por la erosión del agua superficial, lo que apuntaría a un clima con lluvias o a un proceso de erosión conocido como socavamiento por aguas subterráneas, que puede producirse en condiciones de frío y sequedad.

La gran disparidad entre las densidades de redes de ríos en Marte y la Tierra han proporcionado el principal argumento contra la idea de que la erosión por escorrentía formó las redes de valles. Pero el nuevo mapa reduce la disparidad, lo que indica que algunas regiones de Marte tenían densidades de redes de valles comparables a las de la Tierra.

Océáno al norte, montañas al sur

Stepinski desarrolló los algoritmos utilizados en la elaboración del nuevo mapa. "El único mapa global de las redes de valles se produjo en los años noventa examinando imágenes y dibujando sobre ellas, así que estaba bastante incompleto y no se había actualizado con los datos actuales. Nuestro mapa se creó de forma semiautomática, con un algoritmo informático que funciona con datos topográficos extraídos de redes de valles, es más completo y muestra más redes de valles", señala el investigador.

Según apuntan los investigadores, la superficie marciana se caracteriza por planicies localizadas en su mayoría en el hemisferio norte y sistemas montañosos localizados principalmente en el hemisferio sur. Dada esta topografía, el agua se acumularía en el norte, donde las elevaciones superficiales son menores que en el resto del planeta, formando así un océano.

"Un océano único en el hemisferio norte explicaría por qué existe un límite austral a la presencia de redes de valles. En estas regiones más al sur de Marte, localizadas lejos de las reservas de agua, existirían pocas lluvias y no desarrollarían valles. Esto también explicaría por qué los valles se vuelven más superficiales a medida que se va de norte a sur, como sucede en este caso", afirma Luo.

Por último, el investigador señala que la lluvia se restringiría al área cubierta por el océano y a las superficies de tierra vecinas, lo que se asocia con el patrón similar a un cinturón de la disección de valles que se observa en el nuevo valle.

EUROPA PRESS

martes, 24 de noviembre de 2009

Centaurus A fruto de la fusión de dos galaxias

Centaurus A fruto de la fusión de dos galaxiasAstrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés) fotografiaron desde Chile cómo la galaxia Centaurus A se comió a otra, del tipo espiral, entre 200 y 700 años atrás.

La nitidez de las nuevas fotografías se debe al uso del New Technology Telescope, de 3,58 metros, que se encuentra en el Observatorio La Silla, en el norte de Chile, y que permite obtener una vista aún más precisa de la estructura de esta galaxia, completamente libre del polvo que la oscurece.

Centaurus A es la galaxia elíptica gigante más cercana a la Tierra, a una distancia de unos 11 millones de años-luz, y constituye, según ESO, uno de los objetos más estudiados en el cielo austral.

El popular astrónomo británico John Herschel, autor de una de las mayores catalogaciones de los cielos del sur, detectó esta galaxia en 1847.

Años más tarde, y gracias a las observaciones del ESA Infrared Space Observatory se identificó una estructura de 16.500 años-luz de ancho y más recientemente, el Telescopio Espacial Spitzer de la agencia espacial estadounidense (NASA) clarificó que se trataba de un paralelogramo, una galaxia de forma espiral gigante, fruto de la fusión de dos galaxias.

"Un posterior análisis de esta estructura proporcionará importantes pistas sobre cómo ocurrió el proceso de fusión y cuál ha sido el rol de formación de estrellas durante éste", sostuvo en un comunicado Jouni Kainulainen, autor principal del artículo publicado en la revista Astronomy and Astrophysics.

La actividad en el interior de Centaurus A continúa e imágenes captadas por el Very Large Telescope, instalado en el observatorio de Cerro Paranal, también en el norte de Chile, revelaron un agujero negro en el centro de la galaxia con una masa que equivale a 200 millones de veces la del Sol.

A diferencia de lo que ocurre con el agujero negro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, el agujero de Centaurus se alimenta continuamente por material que cae en él, lo que la consolida como una galaxia gigante muy activa.

La ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa. Es apoyada por 14 países: Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Francia, Finlandia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido.

EFE

domingo, 22 de noviembre de 2009

El estiércol y la extinción del mamut

El estiércol y la extinción del mamutEl estiércol fosilizado de mamut demostró ser una fuente rica de información prehistórica ya que ayudó a científicos a desvelar el misterio de lo que causó la extinción de los grandes mamíferos.

Los investigadores de la Universidad de Wisconsin en Madison, Estados Unidos, analizaron un hongo encontrado en restos fosilizados de estiércol de mamut conservado en sedimentos de un lago.

Los resultados, dice el estudio publicado en la revista Science, ofrece nueva información sobre las consecuencias ecológicas de la extinción y el papel que los humanos pudieron haber jugado en ésta.

La doctora Jacquelyn Gill y su equipo estudiaron esporas del hongo Sporormiella contenidas en el sedimento en la profundidad del Lago Appleman en Indiana.

Muchos de los grandes mamíferos, incluidos el mamut, el mastodonte y los grandes perezosos, habitaron los bosques de esta zona de América del Norte hace unos 20.000 años.

Lento deterioro

El Sporormiella produce esporas en el estiércol de los grandes herbívoros y éstas pueden conservarse en las capas de lodo con lo cual se puede obtener un índice del número de estos animales enromes -la llamada megafauna- que ocupó la Tierra en un momento en particular.

"Los núcleos del sedimento son muy similares a los núcleos de hielo, pero con lodo de lago" explicó a la BBC la doctora Gill.

"Las esporas y otros materiales se asientan en el lodo y quedan enterradas a través del tiempo".

Los investigadores simplemente contaron el polen, el carbón y los hongos en estas capaces de lodo y trazaron una escala de tiempo de los antiguos cambios medioambientales.

Los resultados mostraron una lenta disminución en la megafauna que comenzó hace unos 15.000 años y al parecer duró unos 1.000 años.

El hallazgo descarta la teoría de que la extinción pudo haber sido causada por un objeto extraterrestre que chocó contra la Tierra hace 13.000 años.

Los científicos también notaron indicios de grandes cambios medioambientales cuando ocurrió la extinción.

"El estudio es interesante porque nos ofrece datos sólidos sobre las consecuencias ecológicas de la desaparición de estos animales" expresa la investigadora.

"Después de su disminución vemos un aumento en los árboles caducifolios más adaptados al calor y un aumento en el carbón vegetal lo que significa que hubo un aumento en el número de incendios forestales", agrega.

"Así que podemos ver que después de la extinción el bosque comenzó a reensamblarse".

¿Humano o ambiental?

El estudio también muestra que la declinación comenzó unos 1.000 años antes de la cultura clovis, cuando el registro arqueológico muestra que los humanos estaban produciendo herramientas de piedra diseñadas específicamente para cazar grandes animales.

Antes de este descubrimiento, algunos científicos creían que los pobladores clovis cazaron a los animales hasta que se extinguieron.

Y el profesor Christopher Johnson de la Universidad James Cook en Queensland, Australia, afirma que el estudio apoya la hipótesis de que los humanos fueron los principales responsables de la declinación de los mamíferos.

El científico no participó en el estudio pero escribe un artículo sobre éste -también publicado en Science- en el que pone de manifiesto su importancia.

"Si los humanos fueron responsables -dice- tuvieron que haber sido los pobladores preclovis".

"La existencia de estos individuos ha sido motivo de controversia, pero la evidencia arqueológica se está dando a conocer lentamente".

Según la doctora Gill "no podemos resolver el debate de si el responsable fue el clima o los humanos pero hemos eliminado las principales hipótesis que apoyan a cada lado".

El estudio, agrega, tiene "implicaciones para la conservación moderna".

"Sabemos que los grandes herbívoros hoy en día están entre las especies más amenazadas".

"Y estamos empezando a comprender que ellos son las piedras angulares de la ecología. No sólo son carismáticos, sino también son ecológicamente importantes".

Tal como dijo el profesor Johnson a la BBC "si deseamos entender la historia de los ecosistemas del planeta, realmente necesitamos entender los efectos de la extinción de la megafauna".

BBC Ciencia

viernes, 20 de noviembre de 2009

Cinco cocodrilos de 100 millones de años en el Sahara

Los paleontólogos Hans Larsson y Paul Sereno comparan cráneos de cocodrilos fósiles con un ejemplar actual.- NATIONAL GEOGRAPHICUn equipo de científicos liderados por un explorador de National Geographic descubrió los restos de cinco cocodrilos que vivieron hace 100 millones de años en el Sahara, tres de los cuales son especies desconocidas.

Los investigadores, liderados por el profesor de la Universidad de Chicago y explorador de National Geographic, Paul Sereno, descubrieron muchos de los fósiles en la superficie en un área remota de rocas y dunas del Sahara.

Los cocodrilos se trasladaban por tierra y agua por el actual Níger y Marruecos cuando varios ríos caudalosos atravesaban las entonces frondosas planicies y los dinosaurios campaban a sus anchas, según informó hoy la National Geographic.

"Estas especies abren una ventana a un mundo de cocodrilos completamente ajeno al de los que vivían en los continentes del norte", afirmó Sereno.

Los detalles de los cinco cocodrilos, incluido uno con colmillos de jabalí, se darán a conocer en un informe de la revista científica ZooKeys, así como en la edición de noviembre de National Geographic.

El descubrimiento también se abordará en un documental titulado "Cuando los cocodrilos comían a los dinosaurios", que se retransmitirá en el canal televisivo de National Geographic este sábado.

El mayor y primero de los cocodrilos descubierto en el Sahara por Sereno es el Sarcosuchus Imperator, conocido popularmente como SuperCroc, un reptil de 12,2 metros de largo y ocho toneladas.

Ese no fue, de todos modos, el espécimen más raro descubierto por Sereno y su equipo, que posteriormente se encontraron con los cinco cocodrilos que centran la actual investigación, y que son especies poco conocidas o simplemente desconocidas.

Muchos de esos cocodrilos caminaban erguidos, con sus barrigas tocando el suelo.

Los exploradores bautizaron a las tres nuevas especies como BoarCroc, RatCroc y PancakeCroc.

Entre los nuevos fósiles de especies ya conocidas están DuckCroc y DogCroc.

"Nos sorprendió encontrar a tantas especies de la misma era en el mismo lugar", dijo el paleontólogo Hans Larsson, profesor asociado de la Universidad McGill en Montreal (Canadá) y miembro del grupo de investigadores que descubrió a BoarCroc y PancakeCroc.

EFE

domingo, 15 de noviembre de 2009

Dos estrellas enanas con atmósfera y oxígeno

Dos estrellas enanas con atmósfera y oxígeno Astrofísicos de las universidades de Warwick y de Kiel han descubierto dos objetos de un tamaño similar al de la Tierra con atmósferas ricas en oxígeno. Sin embargo, existe un pequeño inconveniente respecto a que estos cuerpos puedan albergar algún tipo de vida alienígena, o que sean habitables en el futuro, ya que no se trata de planetas sino de dos extrañas enanas blancas.

Estas estrellas, denominadas SDSS 0922+2928 y SDSS 1102+2054 se sitúan, respectivamente, a 400 y 220 años luz de la Tierra. Ambas son restos de estrellas masivas que se encuentran al final de su evolución y ya han consumido todo el material disponible para la fusión nuclear.

Modelos téoricos sugieren que las estrellas masivas (con entre 7 y 10 veces la masa de nuestro propio Sol) consumirán todo su hidrógeno, helio y carbono y terminarán su existencia bien como enanas blancas muy ricas en oxígeno, o bien como supernovas que colapsarán en forma de estrella de neutrones. El hallazgo de estas enanas blancas ricas en oxígeno representaría una importante confirmación de estos modelos.

Desafortunadamente, casi todas las enanas blancas albergan hidrógeno y/o helio que, aunque son bajas en masa, son suficientemente gruesas como para tapar su núcleo de la visión. Sin embargo, una vez que ese núcleo pierde su envoltorio de hidrógeno, los astrofísicos pueden entonces detectar un espectro extremadamente rico en oxígeno de la superficie de la enana blanca.

Buscando en las bases de datos del Sloan Digital Sky Survey, astrofísicos de las universidades de Warwick y Kiel descubrieron efectivamente dos enanas blancas con atmósferas con gran abundancia de oxígeno, informa Science Daily.

El autor principal del estudio, el doctor Boris Gansicke, de la Universidad de Warwicvk, dijo: "Estas superficies abundantes en oxígeno implican que se trata de enanas blancas que muestran desnuods sus núcleos de oxígeno y neón, y que pueden haber sido originadas por la mayoría de estrellas progenitoras en su clase".

EUROPA PRESS

sábado, 14 de noviembre de 2009

Aardonyx Celestae, nuevo dinosaurio descubierto en Sudáfrica

Aardonyx Celestae. ALEXANDER JOE | AFPPaleontólogos del sur de África han hallado el esqueleto de una nueva especie de dinosaurio. Los restos hallados del Aardonyx Celestae tienen una antigüedad de entre 183 y 200 millones de años y calculan que se trataría de un animal de entre 7 y 10 años de edad.

Un enorme dinosaurio descubierto en Sudáfrica dará a los científicos importantes pistas sobre la evolución de las criaturas más grandes que han caminado sobre la Tierra. Los restos hallados pertenecen a una especie hasta ahora desconocida.

Adam Yates, paleontólogo de la Universidad Wits de Johannesburgo, explicó que el 'Aardonyx Celestae', que medía entre siete metros y nueve metros de largo, ocupó una "posición muy significativa en el árbol genealógico de los dinosaurios".

"Este nuevo dinosaurio nos está ayudando a completar y revisar nuestra imagen sobre cómo empezaron los dinosaurios verdaderamente gigantescos", afirmó.

Yates afirmó que se han encontrado casi todos los restos fósiles del gigante herbívoro que existió durante el periodo Jurásico hace 195 millones de años. Un estudiante encontró los restos en la ciudad de Senekal de la provincia sudafricana de Free State, hace cinco años.

Sin embargo, los restos ha sido clasificados como una especie separada. "El Aardonyx posiblemente caminaba sobre sus patas traseras pero también podría usar las cuatro patas. Tenía pies planos con enormes garras que apoyaban su peso corporal en el medio de pie y unos muslos robustos".

miércoles, 11 de noviembre de 2009

El tiranosaurio tenía la sangre caliente

El tiranosaurio tenía la sangre calienteLos grandes dinosaurios que se movían sobre dos patas como el tiranosaurio rex tenían la sangre caliente al igual que los mamíferos, y no fría como los reptiles. Así lo indica un nuevo estudio realizado con 14 especies extintas, que añade un nuevo capítulo a uno de los debates más largos y complejos de la paleontología.

La discusión sobre si los dinosaurios tenían o no la sangre caliente es fundamental para entender si eran ágiles y rápidos como los retrató la película Parque Jurásico, o si eran animales lentos e incapaces de un esfuerzo físico continuado debido a su dependencia de la temperatura exterior.

El nuevo estudio, que publica hoy PLoS ONE, señala que el T-rex, el velocirraptor y otros grandes cazadores extintos no hubieran podido correr o siquiera andar si hubieran tenido la sangre fría. "La endotermia [sangre caliente] les permitió ser más activos, especialmente en climas fríos", explica a Público John Hutchinson, del Royal Veterinary College (Reino Unido) y autor principal del estudio. Esto supondría que los dinosaurios tenían unas capacidades físicas semejantes a las de los mamíferos, lo que les permitió convivir con ellos durante millones de años.

El estudio ha reconstruido la cantidad de energía que necesitaban 14 especies de dinosaurios bípedos para andar y correr a una velocidad moderada, y los ha comparado con las capacidades aeróbicas de animales de sangre fría (ectotermos) actuales.

Rápido metabolismo

Los resultados indican que sólo los dinosaurios de menos de 20 kilos, como el Archaeopteryx o el Microraptor, podrían haber vivido con sangre fría. Sus parientes más grandes como el T-rex, que pesaba unas seis toneladas, o el Allosaurus, con unas dos, necesitaban un metabolismo rápido alimentado por sangre cálida para poder moverse.

El abanico de especies estudiado indica que la sangre caliente apareció en los primeros dinosaurios más pronto de lo que se pensaba, tal vez hace unos 240 millones de años, explica Hutchinson. Estos animales habrían legado esa característica a sus parientes actuales, las aves.

"Es una nueva prueba de que los dinosaurios eran reptiles muy especiales", opina Luis Alcalá, presidente de la Fundación Dinópolis. El experto detalla que, aunque ambas opciones siguen abiertas, cada vez son más las pruebas de que muchos dinosaurios tenían la sangre caliente y eran, por tanto, más parecidos de lo que se creía a las aves de hoy, los vertebrados con un consumo de energía más eficiente. Habría que confirmar estos resultados en los dinosaurios cuadrúpedos, que eran los más pesados, concluye.

NUÑO DOMÍNGUEZ / Publico.es

jueves, 5 de noviembre de 2009

La sonda MESSENGER completa la última aproximación al planeta Mercurio

La sonda MESSENGER completa la última aproximación al planeta MercurioLa sonda MESSENGER completó su tercera y última aproximación a Mercurio y proporcionó una visión casi completa del planeta así como nuevos datos científicos, informó ayer la NASA.

La sonda Mercury Surface, Space Environment, Geochemistriy and Ranging (MESSENGER) también completó el pasado 29 de noviembre un cambio de trayectoria con el objetivo de entrar en la órbita del planeta a partir de 2011, añadió la agencia espacial en un comunicado.

Como resultado de esa aproximación, los científicos de la NASA ya cuentan con imágenes de un 98 por ciento de la superficie de Mercurio y una vez que entre en la órbita MESSENGER podrá observar sus regiones polares, añadió.

La tercera aproximación reveló muchas nuevas características del planeta, incluyendo una región rodeada por una depresión irregular que tendría origen volcánico.

Otras imágenes muestran una cuenca de unos 300 kilómetros limitada por un doble anillo, similar a la cuenca Raditladi, observada en el primer acercamiento de MESSENGER al planeta en 2008, señaló la NASA.

"Esta cuenca de dos anillos, vista en detalle por primera vez, está notablemente bien preservada", señaló Brett Denei, del equipo encargado de las imágenes de MESSENGER en la Universidad estatal de Arizona.

Una de las similitudes con Raditladi es su edad, calculada en mil millones de años.

"Esa edad es bastante baja para impactos de ese tipo porque la mayoría son varias veces más viejas. Por otra parte, la parte interna es más joven que la cuenca misma. Es posible que hayamos encontrado el material volcánico más joven de Mercurio", dijo Denei.

La última pasada de MESSENGER por Mercurio también reveló abundancia de hierro y titanio, así como nuevos datos sobre su atmósfera, dijo la NASA.

"Ahora sabemos que la superficie de Mercurio tiene una abundancia de hierro y titanio que es superior a lo que esperábamos", indicó David Lawrence, científico de la misión.

Tras su tercera y última aproximación al planeta, la sonda ha completado casi tres cuartos de su viaje de más de 7.800 millones de kilómetros para entrar en la órbita de Mercurio.

EFE

martes, 3 de noviembre de 2009

Develando el Esqueleto Cósmico

Estructura de galaxias a siete mil millones de años-luz de distancia. ESOAstrónomos han localizado un gigantesco y desconocido conjunto de galaxias ubicado a casi siete mil millones de años-luz de distancia de la Tierra. El descubrimiento, hecho posible al combinar dos de los telescopios terrestres más potentes del mundo, es la primera observación de tan importante estructura de galaxias en el Universo distante, permitiendo una mejor comprensión de la “red cósmica” y de cómo ésta se formó.

“La materia no está distribuida uniformemente en el Universo”, dice Masayuki Tanaka de ESO, quien dirigió el nuevo estudio. “En nuestro vecindario cósmico, las estrellas se forman en las galaxias y éstas, a su vez, generalmente forman grupos y cúmulos de galaxias. Las teorías cosmológicas más aceptadas predicen que la materia también se aglutina a mayor escala en la llamada ‘red cósmica’, en la cual las galaxias, anidadas en filamentos que se extienden entre vacíos, crean una estructura gigantesca y dispersa”.

Estos filamentos tienen millones de años-luz de longitud y constituyen el esqueleto del Universo; las galaxias se reúnen en torno a ellos y en sus intersecciones se forman inmensos cúmulos de galaxias, merodeando cual arañas gigantes esperando más materia para digerir. Los científicos se están esforzando para determinar cómo se aglutinan. A pesar de que las masivas estructuras filamentarias han sido observadas con frecuencia a distancias relativamente cortas de la Tierra, ha faltado hasta ahora una prueba sólida de su existencia en el Universo más distante.

El equipo dirigido por Tanaka descubrió, en imágenes anteriormente obtenidas, una gran estructura alrededor de un distante cúmulo de galaxias. Ahora usaron dos grandes telescopios terrestres para estudiar esta estructura con mayor detalle, midiendo las distancias de todas las galaxias y, por lo tanto, obteniendo una vista tridimensional de la estructura. Las observaciones espectroscópicas fueron realizadas empleando el instrumento VIMOS en el Very Large Telescope de ESO y FOCAS en el Telescopio Subaru, operado por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón.

Gracias a éstas y otras observaciones, los astrónomos fueron capaces de hacer un real estudio demográfico de esta estructura, y han identificado varios grupos de galaxias que rodean el cúmulo principal. Pudieron distinguir decenas de tales agrupaciones, cada una diez veces más masiva que nuestra propia galaxia Vía Láctea –y algunas unas mil veces más masivas- y estiman que la masa del cúmulo asciende a al menos diez mil veces la masa de la Vía Láctea. Algunos de los grupos están experimentando el fatal tirón gravitacional del cúmulo y eventualmente caerán dentro de él.

“Esta es la primera vez que hemos observado una estructura tan rica y prominente en el Universo distante”, dice Tanaka. “Ahora podemos movernos desde la demografía a la sociología y estudiar cómo las propiedades de las galaxias dependen de su entorno, en un tiempo en que el Universo tenía sólo dos tercios de su edad actual”.

El filamento está ubicado a unos 6.700 millones de años-luz de distancia de la Tierra y se extiende por al menos 60 millones de años-luz. La estructura recién descubierta probablemente se extiende aún más lejos, más allá del campo investigado por el equipo, y de ahí que ya han sido planificadas futuras observaciones a fin de obtener una medida definitiva de su tamaño.

ESO

domingo, 1 de noviembre de 2009

Un cráneo fosilizado de tigre dientes de sable en Perú

El paleontólogo alemán Klaus Hönninge, con el cráneo de Smilodon. AFPUn cráneo fosilizado de un prehistórico tigre 'dientes de sable' fue descubierto por un grupo de estudiosos en la zona conocida como 'pampa de los fósiles' en el departamento de La Libertad (norte), informó el paleontólogo alemán Klaus Hönninger.

"Este ejemplar fue encontrado enterrado, pero con la parte superior del cráneo expuesta a la intemperie. Por ello, fue necesario retirarlo del lugar para realizar los primeros trabajos de conservación, ya que en cualquier momento podía destruirse", dijo Hönninger a la agencia estatal Andina.

El investigador alemán señaló que el cráneo, que pertenece a un 'Smilodon' adulto, mide 35 cm y sus largos colmillos 18 cm, los cuales le permitían cazar.

El fósil en total tiene ocho dientes originales y el resto son reconstruidos, para una mejor ilustración, indicó Hönninger, al señalar que el cráneo se exhibe en una muestra paleontológica en la ciudad norteña de Trujillo. "Se sabe que este animal, cuya especie es sudamericana, vivió en toda la zona norte del Perú y hace un año encontramos en el lugar algunos de sus dientes molares, por lo que presumimos que cerca de allí podríamos dar con sus restos".

Las investigaciones preliminares apuntarían a que el 'Smilodon' (nombre científico) pertenece a la etapa geológica conocida como pleistoceno, que se inició hace unos 2,5 millones de años y duró hasta unos 12.000 años antes del presente periodo, indicó Hönninger.

El 'Smilodon' es un género extinto de félido depredador. El macho pudo llegar a pesar 350 kg. siendo el felino más grande de todos los tiempos, aunque actualmente alcanzó la popularidad mundial gracias a la película 'Ice Age', en sus tres episodios.

AFP

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio