martes, 23 de marzo de 2010

Grandes erupciones dieron paso al dominio de los dinosaurios

Ilustración de una especie de crurotarsan, el Gracilisuchus stipanicorum. Arthur WeasleyLa extinción masiva que acabó con los grandes ancestros de los cocodrilos y que permitió la expansión de los dinosaurios del Jurásico se debió probablemente a grandes erupciones volcánicas y al rápido cambio climático resultante, según un estudio de la Universidad de Brown en Providence (Estados Unidos). Los resultados del estudio se publican en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Hace más de 200 millones de años la Tierra era muy diferente a la actualidad, la mayoría de la tierra firme sobre el planeta estaba integrada en un continente llamado Pangea, no existía el Océano Atlántico y el mundo animal lo controlaban los crurotarsanes, criaturas muy parecidas a los cocodrilos modernos. Sin embargo, la Tierra se encontraba entonces inmersa en un cambio climático que trajo consigo el reinado de los dinosaurios.

Los investigadores, dirigidos por Jessica Whiteside, muestran ahora en su trabajo la posible causa por la que comenzó el dominio de los dinosaurios sobre el de estos grandes cocodrilos ancestrales a finales del Periodo Triásico.

Los científicos construyeron un registro climático que marcaba el límite Triásico-Jurásico al combinar evidencias fósiles de extinciones de plantas y animales con la firma de carbono descubierta en la cera de hojas ancestrales y la madera descubierta en sedimentos de lagos mezclados con basaltos, que marcaban la actividad volcánica.

Los investigadores descubrieron fuertes evidencias que apoyan que las erupciones volcánicas extendidas y masivas condujeron a un pico en el dióxido de carbono atmosférico y de otros gases efecto invernadero que eliminó a la mitad de las especies de plantas y marcaron el final del Triásico, una de las cinco grandes extinciones masivas de la historia de la Tierra.

Los científicos también determinaron a través del registro fósil que la subida abrupta de los gases atmosféricos diezmó a los crurotarsanes, que competían con los primeros dinosaurios durante el Triásico. Gracias a la catástrofe climática, aquellos primeros dinosaurios de pequeño tamaño se liberaron de sus principales competidores y dominaron el mundo animal.

"Lo más importante es que muchas personas han oído hablar de por qué los dinosaurios se extinguieron pero la cuestión de cómo surgieron es mucho más apasionante", apunta Whiteside.

Lo que los científicos saben es que hace más de 200 millones de años el supercontinente Pangea se rompió cuando las placas del norte de América y de África comenzaron su deriva por separado.

A medida que se distanciaban las placas, creándose la cuenca que se convertiría luego en el Océano Atlántico, se producían grietas en esta área que desencadenaron la salida masiva de lava que cubrió más de 9 millones de kilómetros cuadrados, a la que los científicos denominan Provincia Magmática del Atlántico Central. Las erupciones volcánicas duraron alrededor de 600.000 años.

Los investigadores se centraron en las cuencas de las grandes grietas que conserva esta zona magmática para desentrañar qué le paso al clima y a las plantas y animales. Analizaron fósiles y firmas de carbono de dos grandes cuencas ancestrales del noreste de los Estados Unidos y una cuenca en Inglaterra.

En estas localizaciones, los investigadores descubrieron evidencias donde se conservaron entre los flujos de lava los sedimentos fosilizados de lagos que estaban en Pangea antes de la separación de las placas. Los autores dataron los flujos de lava más antiguos en 201,4 millones de años, lo que supone el límite superior en el que comenzó el volcanismo.

En el caso de las plantas, los datos de polen y del registro de carbono mostraron que la mitad de las especies de la flora del Triásico sucumbieron ante el volcanismo que marcó el final del periodo.

En cuanto a los animales, los autores vincularon las marcas de huellas descubiertas antes en rocas de las cuencas estadounidenses para determinar la extinción de los crurotarsanes en el volcanismo masivo que marcó el final del Triásico. Tras los flujos de lava, el "registro fósil para los crurotarsanes desapareció por completo", apunta Whiteside.

Liberados de sus principales competidores, los primeros terópodos que incluyen a los dinosaurios carnívoros, desde los velocirraptores a los tiranosaurius rex, se volvieron los dominantes en el planeta. Sin embargo, los científicos desconocen aún como pudieron adaptarse a la catástrofe climática.

Whiteside concluye que su trabajo no es el primero que establece un vínculo entre volcanismo y la extinción masiva del final del Triásico pero que sin embargo es el único que lo documenta.

EUROPA PRESS

1 Comentario:

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio