lunes, 29 de marzo de 2010

Venus y Mercurio, juntos en el cielo y a la vista

Ilustración del cielo para observar Venus y Mercurio en los próximos días- SKY & TELESCOPEVenus y Mercurio, los dos planetas más próximos al Sol, estarán aparentemente muy cerca el uno del otro en el cielo durante diez días. Se observan a simple vista en el cielo crepuscular despejado, mirando hacia Occidente entre media hora y un ahora tras la puesta de Sol. Desde el Sur de Europa , Estados Unidos y Canadá se ve Mercurio, hasta el 3 de abril, debajo y a la derecha de Venus -el más brillante de los dos-, mientras que a partir del 4 de abril se verá justo a la derecha.

"Es muy difícil ver Mercurio la mayor parte del tiempo, así que mucha gente no lo vería jamás en su vida, pero ahora se da una buena oportunidad gracias a que Venus hace de guía", explica Alna MacRobert, director de la revista Sky & Telescope, que alerta acerca de esta ocasión astronómica.

El máximo acercamiento aparente de Venus y Mercurio será el 3 y 4 de abril, cuando estarán separados por unos tres grados (el ancho de dos dedos juntos elevados hacia el cielo con el brazo extendido). A partir del 10 de abril, Mercurio dejará de verse, ya que será cada vez menos visible desde la Tierra su cara iluminada.

Este emparejamiento de los dos planetas no es real, se aprecia sólo al verlos desde aquí. Venus está estos días mucho más lejos de la Tierra (unos 235 millones de kilómetros) que Mercurio (151 millones de kilómetros), lo que significa que la luz que emiten tarda 14 y 8,4 minutos, respectivamente, en llegarnos, explica Sky & Telescope. Pese a ello, Venus es más brillante debido a tres razones: que su diámetro es el doble del de Mercurio, que esta cubierto por una capa de nubes blanca muy brillante en comparación con la superficie oscura de rocas y polvo de Mercurio, y que el lucero del alba muestra hacia la Tierra una mayor parte de su cara diurna.

ELPAIS.com

jueves, 25 de marzo de 2010

Los tiburones del Cretácico de Cantabria

Fósiles hallados en Vega de Pas. U. de CantabriaEl profesor de la Universidad de Cantabria (UC) David Didier Bermúdez Rochas ha identificado seis especies de tiburones del Cretácico en el yacimiento de fósiles de Vega de Pas (Cantabria), algunas de ellas inéditas hasta ahora en España.

Al estudiar las colecciones del Museo Geominero de Madrid correspondientes al yacimiento de Vega de Pas, Bermúdez Rochas ha localizado 51 dientes fósiles pertenecientes a especies de seis géneros diferentes de tiburones hybodontiformes hoy extinguidos.

Además, ha hallado una espina dorsal y dos espinas cefálicas, estas últimas propias de los machos de este tipo de tiburones, según ha informado hoy la Universidad de Cantabria, en un comunicado.

Las especies identificadas en este trabajo, que publica la revista 'Geobios', son 'Hybodus parvidens', 'Egertonodus basanus', 'Planohybodus ensis', 'Lonchidion breve', 'Parvodus sp.' y 'Lissodus sp.'

Cuatro de las especies descritas por Bermúdez Rochas en el yacimiento de Vega de Pas, cuya antigüedad oscila entre los 134 y los 125 millones de años, se habían encontrado con anterioridad en el sur del Reino Unido y varias de ellas no se habían hallado hasta la fecha en la Península Ibérica.

El yacimiento de Vega de Pas está formado por sedimentos depositados en un ambiente de ríos y lagos de agua dulce.

El trabajo de Bermúdez Rochas refuerza la hipótesis de otros especialistas de que este tipo de escualos tenían gran tolerancia para soportar los cambios de salinidad del agua, al igual que ocurre con algunos tiburones en la actualidad, apunta la UC.

No obstante, el autor del artículo precisa que su trabajo se ha centrado en la identificación taxonómica de los restos fósiles, "no en realizar interpretaciones paleoambientales para las cuales es necesaria la consideración de otros muchos factores".

De los dientes fósiles estudiados por Bermúdez Rochas se deduce que este tipo de tiburones estaban adaptados a una amplia variedad de hábitos alimenticios, ya que hay especies que se alimentarían de otros peces y de pequeños reptiles y otras capaces de comer organismos con concha.

EFE

martes, 23 de marzo de 2010

Grandes erupciones dieron paso al dominio de los dinosaurios

Ilustración de una especie de crurotarsan, el Gracilisuchus stipanicorum. Arthur WeasleyLa extinción masiva que acabó con los grandes ancestros de los cocodrilos y que permitió la expansión de los dinosaurios del Jurásico se debió probablemente a grandes erupciones volcánicas y al rápido cambio climático resultante, según un estudio de la Universidad de Brown en Providence (Estados Unidos). Los resultados del estudio se publican en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Hace más de 200 millones de años la Tierra era muy diferente a la actualidad, la mayoría de la tierra firme sobre el planeta estaba integrada en un continente llamado Pangea, no existía el Océano Atlántico y el mundo animal lo controlaban los crurotarsanes, criaturas muy parecidas a los cocodrilos modernos. Sin embargo, la Tierra se encontraba entonces inmersa en un cambio climático que trajo consigo el reinado de los dinosaurios.

Los investigadores, dirigidos por Jessica Whiteside, muestran ahora en su trabajo la posible causa por la que comenzó el dominio de los dinosaurios sobre el de estos grandes cocodrilos ancestrales a finales del Periodo Triásico.

Los científicos construyeron un registro climático que marcaba el límite Triásico-Jurásico al combinar evidencias fósiles de extinciones de plantas y animales con la firma de carbono descubierta en la cera de hojas ancestrales y la madera descubierta en sedimentos de lagos mezclados con basaltos, que marcaban la actividad volcánica.

Los investigadores descubrieron fuertes evidencias que apoyan que las erupciones volcánicas extendidas y masivas condujeron a un pico en el dióxido de carbono atmosférico y de otros gases efecto invernadero que eliminó a la mitad de las especies de plantas y marcaron el final del Triásico, una de las cinco grandes extinciones masivas de la historia de la Tierra.

Los científicos también determinaron a través del registro fósil que la subida abrupta de los gases atmosféricos diezmó a los crurotarsanes, que competían con los primeros dinosaurios durante el Triásico. Gracias a la catástrofe climática, aquellos primeros dinosaurios de pequeño tamaño se liberaron de sus principales competidores y dominaron el mundo animal.

"Lo más importante es que muchas personas han oído hablar de por qué los dinosaurios se extinguieron pero la cuestión de cómo surgieron es mucho más apasionante", apunta Whiteside.

Lo que los científicos saben es que hace más de 200 millones de años el supercontinente Pangea se rompió cuando las placas del norte de América y de África comenzaron su deriva por separado.

A medida que se distanciaban las placas, creándose la cuenca que se convertiría luego en el Océano Atlántico, se producían grietas en esta área que desencadenaron la salida masiva de lava que cubrió más de 9 millones de kilómetros cuadrados, a la que los científicos denominan Provincia Magmática del Atlántico Central. Las erupciones volcánicas duraron alrededor de 600.000 años.

Los investigadores se centraron en las cuencas de las grandes grietas que conserva esta zona magmática para desentrañar qué le paso al clima y a las plantas y animales. Analizaron fósiles y firmas de carbono de dos grandes cuencas ancestrales del noreste de los Estados Unidos y una cuenca en Inglaterra.

En estas localizaciones, los investigadores descubrieron evidencias donde se conservaron entre los flujos de lava los sedimentos fosilizados de lagos que estaban en Pangea antes de la separación de las placas. Los autores dataron los flujos de lava más antiguos en 201,4 millones de años, lo que supone el límite superior en el que comenzó el volcanismo.

En el caso de las plantas, los datos de polen y del registro de carbono mostraron que la mitad de las especies de la flora del Triásico sucumbieron ante el volcanismo que marcó el final del periodo.

En cuanto a los animales, los autores vincularon las marcas de huellas descubiertas antes en rocas de las cuencas estadounidenses para determinar la extinción de los crurotarsanes en el volcanismo masivo que marcó el final del Triásico. Tras los flujos de lava, el "registro fósil para los crurotarsanes desapareció por completo", apunta Whiteside.

Liberados de sus principales competidores, los primeros terópodos que incluyen a los dinosaurios carnívoros, desde los velocirraptores a los tiranosaurius rex, se volvieron los dominantes en el planeta. Sin embargo, los científicos desconocen aún como pudieron adaptarse a la catástrofe climática.

Whiteside concluye que su trabajo no es el primero que establece un vínculo entre volcanismo y la extinción masiva del final del Triásico pero que sin embargo es el único que lo documenta.

EUROPA PRESS

sábado, 20 de marzo de 2010

Hallan un nuevo pariente del Velociraptor

Linheraptor exquisitusUna nueva especie de dinosaurio relacionada con los velociraptor y caracterizada por tener unas garras curvadas como guadañas ha sido descubierta en la región china de Mongolia Interior, según un artículo de la revista especializada Zootaxa.

El fósil del animal, denominado linheraptor exquisitus, fue hallado en la formación montañosa de Wulansuhai -donde ya se han descubierto otros dinosaurios- por dos científicos estudiantes de doctorado, el británico Michael Pittman y el estadounidense Jonah Choiniere.

El esqueleto desenterrado corresponde a un dinosaurio carnívoro de unos 2,44 metros de largo y unos 25 kilos de peso, que vivió hace 75 millones de años. Todo hace suponer que era muy ágil y que tenía una garra extremadamente curvada en cada pata que, según los expertos, le pudo haber servido para desgarrar a las presas. Pittman, del University College London, explica en la revista que su colega de la George Washington University descubrió una de estas garras sobresaliendo de la superficie rocosa.

Cuando ambos la desenterraron y la analizaron, coincidieron en que pertenecía a un dinosaurio carnívoro. Según los científicos, el esqueleto hallado puede servir para entender mejor las características estructurales de la familia de dinosaurios a la que pertenece también el velociraptor.

Tanto el linheraptor como el velociraptor se incluyen en el grupo de los dromesaurios, unos dinosaurios carnívoros parecidos a aves que habitaron la Tierra en el periodo Cretácico. El linheraptor es el quinto dromesaurio hallado en la formación de Wulansuhai.

EFE

Uno de los fósiles más extraños del mundo

Uno de los fósiles más extraños del mundoCientíficos han descubierto en pleno centro de Ottawa, la capital de Canadá, uno de los fósiles más raros del mundo, el esqueleto complejo de un plumulitid machaeridian, una extraña criatura de 450 millones de años que se asemeja a un gusano de armadura plateada. Se trata de un gusano anélido, el grupo que incluye a las lombrices de tierra y a las sanguijuelas, hoy en día extendido desde lo más profundo de mar a los jardines de los vecindarios. El descubrimiento puede suponer una clave importante para conocer cómo evolucionaron estos organismos tan primitivos.

«Estos nuevos e importantes fósiles se descubren generalmente en zonas alejadas o poco estudiadas del planeta, lo que requiere viajes difíciles y un poco de aventura para llegar a ellos», explica Jakob Vinther, investigador de la Universidad de Yale y autor principal del estudio. Sin embargo, este raro especímen «¡fue encontrado en un lugar que tiene una dirección en el mapa!»: Plumulites canadensis, Albert Street, Ottawa, Canadá K1P1A4, por si alguien quiere enviarle una postal.

La existencia de los extraños restos llegó a oídos de los científicos a través de un coleccionista de fósiles aficionado, que los encontró en un pequeño bloque durante la excavación de un edificio. Los investigadoes se dieron cuenta muy pronto de que no se trataba de un trilobite común, una clase de artrópodos extintos, pero no pudieron confirmarlo hasta pasado un tiempo, cuando los investigadores encontraron fósiles similares en localidades remotas de las montañas de Marruecos.

El plumulitid machaeridian tiene de unas fuertes extremedidades para caminar, dispuestas a modo de cerdas, y un conjunto de placas mineralizadas sobre el dorso. Estas placas eran rígidas, pero se podían mover una respecto a otra proporcionando al animal una armadura de protección muy parecida a la armadura de metal flexible inventada por el ser humano 450 millones de años más tarde. Posiblemente, esta característica le ayudó a sobrevivir.

Fuente: ABC.es

jueves, 18 de marzo de 2010

La glaciación africana de hace 444 millones de años alcanzó Europa

La glaciación africana de hace 444 millones de años alcanzó EuropaLa glaciación ocurrida hace 444 millones de años en el polo sur del antiguo macrocontinente de Gondwana, que abarcaba África, Sudamérica, la Antártida, India, Australia y parte de China, llegó al continente europeo, según una investigación realizada en las obras de la variante ferroviaria de Pajares.

Las obras permitieron descubrir varios depósitos glaciomarinos desconocidos en la cordillera cantábrica por un equipo de investigados liderado por el geólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Juan Carlos Gutiérrez-Marco.

Según ha informado hoy el CSIC, se trata de la primera evidencia científica de la existencia de valles glaciares en León y Asturias, contemporáneos a la gran glaciación con la que culmina el periodo ordovícico que originó una extinción en masa mayor aún que la que hace 65 millones de años acabó con los dinosaurios y los ammonites,

"Tras los hallazgos del túnel, fuimos a la montaña para explorar con otra mirada lo que los mapas y muchos geólogos descartaban, y allí estaba lo que buscábamos: rocas glaciares del Ordovícico Superior en Telledo, Asturias, y al sur del puerto de Pajares, en Casares de Arbás y Pontedo, en León", señala Gutiérrez-Marco.

Estos antiguos valles glaciares, de hasta 250 metros de profundidad y de uno a tres kilómetros de ancho, se encuentran rellenos por areniscas y pizarras con cantos, recubiertos por lo general por una capa de cuarcita depositada en ambientes marinos muy poco profundos al acabar la glaciación.

Los investigadores hallaron además pruebas de que esos antiguos relieves fueron valles-túneles de forma excavados por las aguas del deshielo que drenaban por debajo del casquete glaciar.

Así, según Gutiérrez-Marco, el hallazgo, que acaba de publicarse en la revista Geology, demuestra que el proceso de incisión erosiva, que dio lugar a los valles "tuvo que realizarse forzosamente bajo una espesa capa de hielo acumulado por encima".

Además, los autores de la investigación plantean que la Península Ibérica tuvo que estar físicamente conectada con las áreas emergidas del macrocontinente de Gondwana durante la glaciación ordovícica.

En algunos estudios previos, Gutiérrez-Marco había defendido que los territorios ibéricos se situaban en esa época a la altura de Libia y Egipto en vez de frente a la actual costa atlántica de Marruecos y el Sáhara Occidental, como afirman autores anglosajones.

Según este investigador, este hallazgo refuerza su criterio sobre la localización de la Península Ibérica en el periodo ordovícico cuyos argumentos paleogeográficos se basaban en la recuperación en España y Portugal de fósiles de dicha época similares a los localizados en Libia, el noreste de Argelia y la Península Arábiga.

Este estudio, en el que han participado geólogos de las constructoras del túnel de Pajares y el paleoglaciólogo de la Universidad de Estrasburgo Jean-François Ghienne, tiene "repercusión mundial" y puede tener implicaciones en el marco de la prospección petrolífera en el norte de África y Arabia.

Según Gutiérrez-Marco, las rocas que almacenan depósitos de crudo y gas son, precisamente, las areniscas que rellenan sucesivos ciclos de paleovalles excavados a finales del periodo ordovícico.

EFE

miércoles, 17 de marzo de 2010

Otro Júpiter en la Vía Láctea

CoRoT-9b orbita alrededor de su estrella central. Instituto de Astrofísica de CanariasEl satélite espacial CoRoT descubre el primer exoplaneta similar a Júpiter que permite estudios en detalle cuando pasa por delante de su estrella. El hallazgo, encabezado por un investigador del IAC, será publicado por la revista Nature.

El satélite espacial CoRoT ha descubierto un planeta del tamaño de Júpiter que orbita alrededor de una estrella semejante al Sol en la constelación de la Serpiente, a unos 1.500 años luz de distancia de la Tierra. Los parámetros de este planeta gigante y gaseoso, con rasgos comunes a la mayoría de los detectados hasta la fecha, representan un valioso modelo a la hora de identificar nuevos cuerpos jovianos con temperaturas moderadas.

"Corot-9b es el primer exoplaneta ciertamente similar a uno de nuestro Sistema Solar", destaca Hans Deeg, el investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) que ha liderado un equipo de unos 60 astrónomos de todo el mundo y cuyo descubrimiento será publicado por la revista Nature.

Gracias al análisis de sus tránsitos, la información sobre Corot-9b es mayor que la disponible sobre otros planetas similares. Los tránsitos tienen lugar cuando un cuerpo celeste bloquea algo de luz al pasar frente a su estrella anfitriona. Esta especie de eclipse causa fluctuaciones en el brillo de la estrella que permiten inducir la masa, diámetro, densidad y temperatura del planeta. Hasta ahora se han descubierto más de 400 exoplanetas, de los que alrededor de 70 han sido hallados por el método de tránsito.

El hecho de que Corot-9b tarde 95 días terrestres en girar alrededor de su estrella demuestra la utilidad de este método para encontrar planetas con largos periodos orbitales. De hecho, su periodo orbital es diez veces mayor que cualquier otro planeta descubierto previamente por el método de tránsito.

La comunidad astronómica ha buscado durante la última década un planeta extrasolar con una evolución "pura, aislada", sin las interferencias de su estrella anfitriona. Este nuevo planeta mantiene una distancia relativamente grande respecto a su estrella central, parecida a la órbita de Mercurio alrededor del Sol, algo que ha permitido la aplicación de modelos de evolución planetaria sin las correcciones necesarias por la influencia de la estrella.

"El planeta está compuesto en su mayoría de hidrógeno y helio", indica el astrofísico de la Universidad de Niza Tristán Guillot, "pero su interior sólido, de un tamaño de hasta 20 masas terrestres, podría contener rocas y agua a altas temperaturas y bajo extrema presión. En este sentido, es muy similar a los planetas gigantes de nuestro Sistema Solar, Júpiter y Saturno".

La temperatura en su superficie gaseosa oscila entre los 150 grados centígrados y unos veinte bajo cero, con mínimas variaciones entre el día y la noche y con la posible presencia de una capa de nubes muy reflectante. El equipo internacional de astrónomos que ha participado en el descubrimiento apunta que precisamente son los gigantes gaseosos templados los que conforman el mayor grupo de planetas conocidos hasta la fecha.

Corot-9b es el primero de ellos que permite un estudio en mayor detalle, de modo que "puede dar lugar a una mejor comprensión de estos planetas tan comunes y abrir un nuevo campo para entender la atmósfera de los planetas con temperaturas moderadas o bajas", señala Brandon Tingley, investigador del IAC involucrado en el descubrimiento.

Instituto de Astrofísica de Canarias

lunes, 15 de marzo de 2010

El anfibio que surgió por un cambio climático hace 300 millones de años

Reconstrucción de 'Fedexia striegeli'. Mark A. Klingler / Carnegie Museum of Natural HistoryUn cambio climático que se produjo hace 300 millones de años favoreció la aparición y expansión de un anfibio terrestre carnívoro que ha sido bautizado como 'Fedexia striegeli', según una investigación que esta semana publica 'Annals of Carnegie Museum'.

El animal ha sido descubierto en Pensilvania (EEUU) y forma parte de un grupo de anfibios ya extintos llamados 'Trematopidae', que habitaron la Tierra 70 millones de años antes que los primeros dinosaurios.

'Fedexia striegeli' es uno de los escasos anfibios relativamente grandes cuyas características muestran que eran predominantemente terrestres en una época geológica tan temprana.

Los autores de esta investigación subrayan que el yacimiento donde se encontró el fósil es 20 millones de años más antiguo que otras zonas arqueológicas en las que han sido hallado animales emparentados con 'Fedexia striegeli', lo que sugiere que la expansión y diversificación de este grupo de animales se dio antes de que lo que hasta ahora se pensaba.

Excelente estado de conservación

Un grupo de paleontólogos del Museo Carnegie de Historia Natural encontró el cráneo en 2004, cerca del aeropuerto internacional de Pittsburgh. El fósil, que mide unos 12 centímetros, se encuentra en un excelente estado de conservación, hasta el punto de que se conserva en tres dimensiones pues no fue aplastado por las rocas, algo poco habitual.

A diferencia de otros anfibios que apenas salían del agua, la nueva especie descubierta pasaba la mayor parte del tiempo en tierra y sólo volvía a mojarse para poner sus huevos. Su adaptación habría sido posible gracias a una tendencia global que paulatinamente produjo un clima más seco y caluroso.

Según este estudio, hace 300 millones de años el clima de la Tierra estaba en periodo de transición. Los grandes glaciares del Polo Sur producían rápidos cambios en el clima global y en el oeste de la zona que hoy es Pensilvania se daban lluvias torrenciales. En ese contexto, comenzaron a proliferar los pantanos y con ellos, los anfibios, que necesitan un hábitat húmedo para sobrevivir.

Sin embargo, el agua se fue congelando gradualmente en los polos, con lo que el nivel del mar descendió. Asimismo, grandes regiones de la Tierra fueron volviéndose más cálidas y numerosos lagos y pantanos se secaron, lo que provocó la extinción de numerosas especies de plantas. En esa época fue cuando los anfibios tuvieron que adaptarse y pasar de ser predominantemente acuáticos a terrestres. La población de vertegrados que ya habían empezado a vivir en los dos ambientes -entre los que se encuentran parientes del 'Fedexia striegeli'- creció y se expandió mucho más rápido que aquellos que seguían dependiendo de un hábitat frío y húmedo.

La gran cantidad de fósiles de anfibios de los 'Trematopidae' hallados sugiere que el cambio climático fue un factor decisivo en la diversificación de anfibios terrestres. Y el hallazgo de 'Fedexia striegeli' 20 millones de años antes es un indicador de lo que iba a ocurrir.

Los investigadores apuntan, sin embargo, que estos animales no aparecieron de repente. Probablemente existieron millones de años antes en zonas en las que no se han conservado sus fósiles. Sin embargo, la transición hacia un clima más seco y caluroso provocó la dispersión masiva de vertebrados terrestres hacia zonas de costa.

Teresa Guerrero | ELMUNDO.es

domingo, 7 de marzo de 2010

Huellas inéditas de tres elefantes prehistóricos en Portugal

Colmillos de un Elephas antiquusLas huellas de tres ejemplares de elefantes prehistóricos, halladas en la región portuguesa del Alentejo, posibilitará nuevos estudios científicos acerca de estos mamíferos extinguidos en la Península Ibérica hace más de 30.000 años.

En las escarpadas costas de la localidad de Sines -a 180 kilómetros al sur de Lisboa-, un equipo de paleontólogos del organismo Geopark Naturtejo ha descubierto valiosos fósiles del 'Elephas antiquus', una especie de gran porte que transitaba por el actual litoral portugués y sobre la que ahora podrán conocerse más datos sobre sus hábitos y conductas.

"Se habían encontrado restos de esqueletos, pero no de huellas. Es el primer registro de huellas de elefante (antiquus) en Europa", aseguró el especialista luso Carlos Neto de Carvalho, coordinador del proyecto que busca fósiles en el litoral sudoeste de Portugal desde el 2002.

Sobre unas grandes láminas de piedras localizadas junto al encrespado océano Atlántico, el equipo de Carvalho halló la impresión de las marcas, dispuestas de forma paralela y en hilera. "No es fácil descubrirlas en este tipo de rocas", comentó el paleontólogo, quien atribuyó sus singulares rasgos geológicos a la acción de los sedimentos de las dunas a través de un intenso proceso de acumulación de carbono y de sustratos de arbustos.

Con un tamaño de entre 38 y 45 centímetros, las huellas corresponden a ejemplares hembras o machos jóvenes -debido a la profundidad de las marcas- y fue posible encontrarlas gracias a los efectos erosivos de las olas del mar, contó Carvalho.

Según el paleontólogo, el lugar de los hallazgos, actualmente entre el curso de los ríos Sado y Mira, fue en la prehistoria un espacio de grandes dunas caracterizado por su aridez, por lo que se deduce que era "una área de paso" incluida en la ruta alimenticia de los animales.

Los 'Elephas antiquus', que preferían las temperaturas cálidas y suaves de la Península Ibérica, eran ligeramente mayores que los actuales elefantes -medían casi cuatro metros- y se agrupaban en pequeñas manadas de entre 5 a 15 ejemplares.

Estos paquidermos, actuales parientes de la especie asiática o India, habitaron la parte occidental del continente europeo durante "un largo período de tiempo", hasta su declive, que coincidió con el comienzo de la última edad de hielo, hace unos 115.000 años.

Las huellas han supuesto una puerta de esperanza para las aspiraciones del equipo de Geopark Naturtejo, que pretende abrir un centro de interpretación de los hallazgos que también abarcaría el estudio de otros mamíferos menores, como los zorros, de los que también se han hallado vestigios.

Construir réplicas en moldes de los recientes descubrimientos para no perder la información que contienen es el objetivo inmediato de Carvalho, ya que es consciente de "la dificultad" logística para preservar los fósiles en su forma original.

No obstante, el investigador confía en localizar nuevos vestigios que impulsen más investigaciones y que ayuden a generar un polo de atracción para el turismo de la región.

Antonio Torres del Cerro | EFE

sábado, 6 de marzo de 2010

La Tierra fue una 'bola de nieve' hace 716 millones de años

La Tierra fue una 'bola de nieve' hace 716 millones de añosUn grupo de geólogos ha encontrado pruebas de que el hielo en la superficie del mar se extendió hasta el Ecuador hace 716,5 millones de años, confirmando las sospechas de que en aquella época la Tierra llegó a convertirse en una "bola de nieve".

Dirigido por científicos de la Universidad de Harvard, el estudio publicado en 'Science' y realizado sobre la base de un análisis de rocas antiguas tropicales que se encuentran ahora en el noroeste de Canadá, refuerza la teoría de que nuestro planeta tuvo en el pasado hielo extendido en todas sus latitudes a nivel del mar.

"Esta es la primera vez que se ha demostrado que la denominada glaciación esturtiana se produjo en latitudes tropicales, proporcionando evidencias directas de que esta glaciación en particular se convirtió en un evento que dejó a la Tierra convertida en una bola de nieve", según el autor principal Francis A. Macdonald, profesor asistente en el Departamento de la Tierra y Ciencias Planetarias en la Universidad de Harvard. "Nuestros datos también sugieren que la glaciación esturtiana tuvo una duración mínima de 5 millones de años".

La supervivencia de la vida eucariota lo largo de este período indica que la luz del sol y el agua superficial disponible en algún sitio se mantuvo en la superficie de la Tierra. Los primeros animales surgieron en la misma época, a raíz de una proliferación importante de los eucariotas, informa 'Science Daily'.

Incluso en una Tierra 'bola de nieve', afirma Macdonald, habría gradientes de temperatura en la Tierra, y es probable que el hielo podría ser dinámico: fluye, adelgaza y forma parches locales de aguas abiertas, que ofrecen refugio para la vida.

"El registro fósil indica que todos los principales grupos de eucariotas, con la posible excepción de los animales, existían antes de la glaciación esturtiana", señala Macdonald.

Macdonald y sus colegas analizaron en Yukon (Canadá), depósitos glaciales y otros signos de glaciación, como clastos estriados, restos de hielo navegable, y la deformación de los sedimentos blandos. Los científicos fueron capaces de determinar, con base en el magnetismo y la composición de estas rocas, que hace 716,5 millones años esas rocas se encontraban en el nivel del mar en los trópicos, a una latitud de unos 10 grados.

"Debido a la alta reflectividad del hielo, el modelado del clima predice que si el hielo alguna vez se desarrolló dentro de la latitud 30 grados del Ecuador, todo el océano se congelaba con rapidez", señala Macdonald. "Así que nuestro resultado implica muy fuertemente que el hielo se han encontrado en todas las latitudes durante la glaciación esturtiana".

Los científicos no saben exactamente lo que causó esta glaciación o lo que la puso fin, pero Macdonald afirma que su edad de 716,5 millones año se acerca a la edad de una amplia provincia ígnea que se extiende más de 1,500 kilómetros desde Alaska hasta la isla de Ellesmere, en el extremo nororiental de Canadá. Esta coincidencia podría significar que la glaciación fue precipitada por la actividad volcánica.

EUROPA PRESS

jueves, 4 de marzo de 2010

El Hubble descubre una galaxia 'caníbal'

El Hubble descubre una galaxia 'caníbal'El telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA ha descubierto una brillante galaxia elíptica perdida en el universo y situada a 500 millones de años luz de la Tierra, ESO 306-17, perteneciente al tipo de 'grupos fósiles' que, según piensan, se quedó aislada por devorar a sus galaxias vecinas.

"En general, se puede pensar que las galaxias son sociales y que se agrupan e interactúan con frecuencia, pero la última imagen tomada por el telescopio espacial muestra cómo algunas galaxias parecen ser hambrientas solitarias", indica la Agencia Espacial Europea (ESA).

La gravedad provoca que se junten las galaxias y las grandes se tragan a las pequeñas, algo que ha ocurrido también en la Vía Láctea. En concreto, ESO 306-17 y otros grupos fósiles son los "más extremos" ejemplos de canibalismo de galaxias, unos sistemas hambrientos que no paran hasta que han devorado a todos sus vecinos, tal y como explica.

En la imagen tomada por la cámara a bordo del Hubble en Noviembre de 2008, parece que ESO 306-17 (en la imagen) está rodeada por otras galaxias, pero en realidad, las galaxias brillantes que se encuentran en la parte inferior a la izquierda se cree que están en primer plano y no a la misma distancia en el cielo.

De hecho, la ESA señala que ESO 306-17 reposa bastante abandonada en un mar enorme de materia oscura y gas caliente aunque, si se amplía la imagen se pueden apreciar ligeros cúmulos de estrellas a través del gran halo de la galaxia.

Estos cúmulos globulares apretados son grupos de estrellas que a menudo esquivan el canibalismo de las grandes galaxias "matonas" y su estudio ayudará a los astrónomos en su trabajo para juntar todas las piezas de la historia de ESO 306-17.

Además, los investigadores están usando esta imagen para buscar cercanas galaxias enanas ultracompactas a las que sólo les ha quedado su núcleo debido a la interacción con otras galaxias más grandes y poderosas y que hasta el momento sólo se localizaban cerca de las galaxias gigantes elípticas en grandes cúmulos.

EUROPA PRESS

martes, 2 de marzo de 2010

El terremoto de Chile redujo la duración del día

Chile, antes y después, en imagen de la agencia aeroespacial de Japón. EfeEl terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter ocurrido el sábado en Chile, que ha dejado al menos 700 muertos, redujo muy levemente la duración del día y desplazó el eje de la Tierra en ocho centímetros, según los datos de la agencia espacial estadounidense (NASA).

En un artículo publicado en la revista 'Business Week', el geofísico de laboratorio de la NASA en Pasadena, California, Richard Gross, indicó que los terremotos pueden desplazar hasta cientos de kilómetros de rocas en espacios muy reducidos, lo cual modifica la distribución de la masa en el planeta y afecta a la rotación de la Tierra.

Este pequeño cambio queda englobado "en cambios más grandes debido a otras causas, como la masa atmosférica que se mueve sobre la Tierra", indicó el decano de Geofísica de la Universidad Nacional Central de Taiwan, Benjamin Fong Chao.

A partir de cálculos elaborados mediante métodos informatizados, la NASA ha constatado que, a causa del terremoto de Chile, el eje de la Tierra se ha movido ocho centímetros y que "la duración del día se debe haber acortado 1,26 microsegundos (millonésimas de segundo)".

No es la primera vez que se detectan cambios similares tras un terremoto. El día se redujo en 6,8 microsegundos a finales de 2004 a causa del seísmo de 9,1 grados registrado cerca de Sumatra, que provocó el mayor 'tsunami' de la historia.

El efecto del patinador sobre hielo

David Kerridge, al mando del equipo de Investigación Geológica de Reino Unido en Edimburgoe British Geological Survey in Edinburgh, lo explica así: "Cuando una patinador sube sus brazos cuando está dando vueltas consigue ir a más y más velocidad. Es la misma idea: la tierra está girando y si cambia la distribución de la masa, el tiempo de rotación cambia".

Según el profesor de la Universidad de Liverpool Andreas Rietbrock, que lleva timepo estudiando la zona donde se produjo el terremoto de Chile, la Isla de Santa María, cerca de Concepción (la segunda ciudad más grande del país y una de las más dañadas por el seísmo) podría haberse elevado unos dos metros como consecuencia del temblor.

También podría ocurrir lo contrario. Según recoge la CNN, en base a estimaciones científicas, si la presa de Tres Gargantas de China se llenase, sumando 40 kilómetros cúbicos de agua, produciría, debido a su peso, un incremento en la duración del día de 0.06 microsegundos.

Europa Press

lunes, 1 de marzo de 2010

El telescopio de La Palma capta una espectacular estrella de neutrones

Representación artística de un magnetar. IACEl Gran Telescopio Canarias (GTC), instalado en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma), ha obtenido imágenes de una profundidad "sin precedentes" de una estrella de neutrones del tipo magnetar, de las que se conocen seis, según informó este lunes el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

El IAC indica en un comunicado que la estrella observada tiene como nombre oficial SGR 0418+5729, y explica que las observaciones realizadas desde el Gran Telescopio Canarias no tienen precedentes en el rango óptico para este tipo de objetos y contribuirán a delimitar las propiedades físicas de este cuerpo celeste con campos magnéticos de extrema intensidad.

Las estrellas de neutrones se forman cuando estrellas masivas, de entre 10 y 50 veces la masa del Sol, explotan como supernovas al final de su vida, y entre ellas destacan las magnetar, con un campo magnético mil veces más fuerte que las estrellas de neutrones ordinarias, y millones de veces mayor que el campo más intenso que se pueda recrear en un laboratorio terrestre.

Concentran una masa comparable a la del Sol

La densidad es tan alta que "estos cadáveres estelares concentran una masa comparable a la del Sol dentro de una esfera de apenas 30 kilómetros de diámetro, el espacio ocupado por una gran ciudad", destaca en el comunicado Paolo Esposito, investigador del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia que ha liderado el estudio.

Explica que los magnetar son los imanes más potentes del Universo, y añade que, debido a su actividad magnética, en estas estrellas se producen fracturas en la corteza exterior que dejan escapar fugaces e intensos estallidos de luz, en su mayoría en forma de rayos gamma de baja energía.

Estos potentes destellos fueron el rastro seguido por el Gran Telescopio Canarias. Los magnetar han sido estudiados por lo general a partir de sus brillantes emisiones en rayos X, pero se conoce muy poco acerca de sus características en longitudes de onda ópticas.

Tras la detección de una serie de explosiones de SGR 0418+5729 por parte de los satélites de la NASA Fermi y Swift, el equipo de investigadores solicitó al Gran Telescopio Canarias una observación óptica profunda del objeto.

La ocasión para observarlo se produjo el 15 de septiembre, cuando el objeto era aún muy luminoso en rayos X.

La emisión fue tan débil en el rango óptico que ni siquiera el instrumento Osiris, acoplado al Gran Telescopio Canarias, fue capaz de capturarla, pero la observación permitió a los astrónomos establecer la imagen óptica más profunda de las obtenidas hasta ahora para este tipo de fuente, agrega el IAC.

Según el investigador italiano, las observaciones con Gran Telescopio Canarias son clave en la comprensión de cómo y dónde se produce la radiación emitida por los magnetar, y ayudará a aclarar aspectos básicos de la física de campos magnéticos ultra-fuertes.

El equipo que ha participado en el análisis de esta exótica estrella está conformado por científicos de Italia, España, Francia y Reino Unido, y los resultados del estudio se publicarán en la revista 'Royal Astronomical Society'.

EFE

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio