domingo, 31 de octubre de 2010

La Estación Espacial Internacional cumple diez años habitada permanentemente

Estación Espacial Internacional
La Estación Espacial Internacional (EEI) cumple el próximo martes diez años habitada de forma permanente y convertida en la mayor plataforma experimental para acercar el universo a la humanidad.

Según los planes iniciales, diez años era el plazo total de vida útil del ingenio orbital, pero hoy los especialistas consideran que podrá ser utilizada hasta 2020.

Su historia tripulada comenzó el 2 de noviembre de 2000, cuando la Soyuz TM-31 se acopló al laboratorio orbital con sus primeros tres inquilinos, los cosmonautas rusos Yuri Gidzenko y Serguéi Krikaliov y el astronauta estadounidense William Shepherd.

Su ocupación fundamental durante su estancia de cuatro meses y medio en la EEI fue poner en funcionamiento todos los sistemas del complejo, y el principal reto matar los ratos libres, ya que entonces la plataforma carecía de cosas tan elementales para llenar las horas de ocio como una biblioteca o una videoteca.

La construcción de la estación había comenzado dos años antes con el lanzamiento, en noviembre de 1998, del módulo ruso Zariá.

Dos meses más tarde se enganchaba a la unidad rusa el módulo estadounidense Unity como segundo componente del laboratorio orbital; llegó a la EEI a bordo de un transbordador Discovery.

Pero no fue hasta año y medio más tarde cuando la plataforma se convirtió en realmente habitable con el acoplamiento a los puertos del Zariá y el Unity, del módulo de servicio Zvezdá, cuya finalidad era garantizar las funciones vitales del ingenio espacial.

Desde la llegada de la primera tripulación permanente, la plataforma ha contado con 196 inquilinos procedentes de Rusia, Estados Unidos, Canadá, Italia, Francia, Japón, Sudáfrica, Bélgica, Países Bajos, Alemania, Suecia, Malasia y Corea del Sur.

También España y Brasil tuvieron representación en el laboratorio orbital, con los astronautas Pedro Duque (2003) y Marcos Pontes (2006).

La EEI abrió sus puertas a siete turistas espaciales: el estadounidenses Denis Tito (2001) fue el primero en viajar a la plataforma, seguido por el sudafricano Mark Shuttleworth, apodado el "afronauta" (2002) y el norteamericano Gregory Olsen (2005).

La estadounidense de origen iraní Anousha Ansari fue la primera mujer turista en viajar a la EEI (2006), seguida del estadounidense de origen húngaro Charles Simonyi (2007) y de Richard Garriott, hijo del ex astronauta estadounidense Owen Garriott (2008).

El fundador del "Cirque du Soleil", el canadiense Guy Laliberté, fue el último turista en alojarse en la EEI, desde donde dirigió un espectáculo celebrado en los cinco continentes para alertar al mundo sobre el problema de la escasez del agua, en el que participaron U2, Shakira, Peter Gabriel, Salma Hayek y Al Gore, entre otros.

En estos 10 años, los tripulantes de la plataforma realizaron 150 caminatas espaciales y recibieron 67 vehículos rusos, 34 transbordadores estadounidenses, así como un aparato espacial europeo y otro japonés.

Con el paso del tiempo también fueron cambiando sustancialmente las condiciones de vida a bordo del ingenio orbital, que una vez acabado de construir -todavía se siguen acoplando nuevos módulos a la plataforma- pesará 377 toneladas y superará en su espacio interior los 1.217 metros cúbicos de volumen.

Hoy en día, los inquilinos de la EEI cuentan incluso con un gimnasio y disfrutan de una espectacular vista panorámica de la Tierra. En febrero de este año completarán la instalación de un mirador con seis ventanas a los lados y una en su extremo superior, integrado en el módulo Tranquility.

Este segmento, de construcción europea, añadió al complejo orbital un volumen de 800 metros cúbicos y nueve dormitorios.

En 2009, la tripulación de la EEI se ampliaba de tres a seis, lo que obligó entre otras medidas, a instalar un segundo retrete, en el módulo estadounidense Harmony.

El nuevo inodoro supuso un alivio para los habitantes de la plataforma orbital, que en más de una ocasión habían tenido que utilizar el váter de la nave Soyuz al estropearse ocasionalmente el retrete del módulo ruso Zvezdá.

La actual tripulación del laboratorio orbital, integrada por los cosmonautas rusos Fiódor Yurchijin, Alexandr Kaleri y Oleg Skrípochka y sus colegas de la NASA Scott Kelly, Doug Wheelock y Shannon Walker, celebraron recientemente otro récord en la conquista del espacio: el pasado día 22 superaron el tiempo máximo de permanencia sin interrupciones en el espacio.

Elena Garuz | EFE

sábado, 30 de octubre de 2010

Un insecto de hace 110 millones de años conservado en ámbar

Iberofoveopsis miguelesi. FUNDOPOLIS
Un pequeño insecto que vivió hace 110 millones de años y que se encuentra perfectamente conservado ha sido descubierto en una pieza de ámbar por investigadores de la Fundación Dinópolis en el yacimiento San Just, de la localidad de Utrillas (Teruel).

El paleontólogo Enrique Peñalver, uno de los científicos del equipo, ha declarado a Efe que insectos de este tipo sólo se han localizado en yacimientos de Estados Unidos y es el primer que se descubre en Europa.

El insecto, de la era geológica del Cretácico, coetáneo de los dinosaurios, ha sido encontrado en el interior de una pieza de ámbar que permite ver todas sus características morfológicas desde distintos puntos de vista.

Se trata de un ejemplar de hembra adulto y que conserva un largo y grueso ovopositor con el que pondría sus huevos dentro de los tejidos de las plantas en las que vivía, unas coníferas cuyos fluidos utilizaba de alimento.

El número y distribución de las perforaciones u hoyuelos que presenta en cabeza y tórax son únicas, y los investigadores piensan que eran órganos sensitivos para detectar la humedad, ya que estos insectos vivían en zonas de mucha humedad y de clima subtropical.

Peñalver ha señalado a Efe que la zona donde se ha producido el descubrimiento del insecto estaba hace más de cien millones de años situada junto a un brazo de mar.

Los descubridores han bautizado el ejemplar con el nombre de "Iberofoveopsis Miguelesi" o "El opsis perforado ibérico de Migueles", en recuerdo al investigador recientemente fallecido Miguel Ángel González Míguez, y en agradecimiento a sus aportaciones para la publicación de un estudio sobre este insecto.

El paleontólogo ha explicado que esta especie de insecto se extinguió en el mismo periodo del Cretácico, por lo que su localización es extremadamente insólita.

El insecto ha quedado atrapado en la resina segregada por la planta de la que se alimentaba y ahí ha estado conservado durante más de cien millones de años, hasta que su envoltura resinosa se transformó en ámbar.

Para extraer esta pieza del bloque de ámbar hallado en el yacimiento, los investigadores se sirvieron de una resina especialmente desarrollada por la Nasa, que ha permitido la conservación del ejemplar.

Con este descubrimiento, el yacimiento de Sain Just se ha convertido, según Peñalver, en uno de los más relevantes de Europa, con importantes hallazgos en ámbar de fósiles de más de cien millones de años.

Entre otros, ya dados a conocer a la comunidad científica, ha citado una tela de araña con sus presas, la termita "aragonitermes teruelensis" o las avispas "cretevania montoyai".

La pieza, como el resto de las halladas en el yacimiento, se encuentra depositada en el Museo Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel, responsable de la conservación y preservación de los fósiles.

EFE

viernes, 29 de octubre de 2010

Sunrise ofrece una panorámica del Sol inédita

Esquema de un torbellino horizontal.  CSIC
El telescopio solar Sunrise ha desvelado una "inesperada" actividad en el Sol, según los primeros resultados de esta misión publicados en doce artículos en la revista The Astrophysical Journal Letters.

La misión, cuyos resultados proceden en su mayoría del magnetógrafo IMaX, diseñado y construido en España, ha revelado una "espectacular" actividad en regiones de la superficie solar que se consideraban en calma.

El magnetógrafo es el instrumento que registra los componentes del campo magnético de un astro y fue construido bajo la dirección del Instituto de Astrofísica de Canarias y con la participación de la Universidad de Valencia, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial y el Instituto de Astrofísica de Andalucía.

"Tan sólo con el análisis de dos períodos de observación de media hora cada uno hemos obtenido resultados espectaculares, la mayoría con datos de IMaX/Sunrise, lo que constituye un verdadero éxito de la misión y de la tecnología desarrollada por el equipo español", ha remachado el investigador del CSIC José Carlos del Toro.

El telescopio Sunrise, durante un viaje de cinco días en globo circunvolando el Ártico, estudió la superficie solar con una resolución sin precedentes, de casi 100 kilómetros. Despegó en junio de 2010 desde Suecia y se situó durante cinco días a una altura de 40 kilómetros sobre la superficie terrestre.

Los recientes resultados aportan luz a algunos de los más antiguos problemas de la física solar, como el calentamiento de la cromosfera, la capa inmediatamente superior a la fotosfera, la superficie del Sol.

Hasta ahora se desconocía por qué, si la temperatura de la fotosfera se estima en 6.000 grados, en la cromosfera se alcanzaban hasta 20.000. IMaX/Sunrise ha hallado que en las regiones por debajo de la fotosfera se produce el doble de energía acústica de lo que se pensaba, "lo que se acerca a los valores necesarios para explicar el calentamiento cuando dicha energía se transporta hacia arriba".

Esta energía se produce por los movimientos convectivos en el Sol, es decir, por material caliente que asciende hacia la superficie, se enfría y vuelve a descender. Esta convección genera cambios de presión que se propagan en forma de ondas que, al transportarse, liberan energía térmica y aumentan la temperatura.

IMaX/Sunrise también ha permitido obtener pruebas directas de la existencia de tubos de flujo magnético a pequeña escala, considerados los ladrillos del magnetismo solar desde los años 70, pero cuya existencia había sido imposible de demostrar de forma directa por su pequeño tamaño.

Otro de los hallazgos se relaciona con la granulación solar, fenómeno producido por el gas caliente que sube hacia la superficie desde el interior solar (similar al burbujeo del agua al hervir) y que se manifiesta en forma de gránulos con un tamaño medio de aproximadamente 1.000 kilómetros y una duración de cinco minutos.

Se han descubierto torbellinos horizontales que avanzan a través de las celdas de los gránulos y pequeñas estructuras magnéticas horizontales que aparecen y desaparecen.

En definitiva, Sunrise "ofrece una panorámica del Sol inédita y caracterizada por una actividad constante a pequeña y gran escala", según Del Toro. En un segundo vuelo, previsto para 2013, Sunrise completará una trayectoria alrededor del polo Sur de entre 12 y 14 días.

EFE

miércoles, 27 de octubre de 2010

Kepler detecta 'terremotos estelares', que podría ofrecer nuevos datos sobre las estrellas

Kepler
Un equipo internacional de científicos que ha utilizado datos de la nave espacial Kepler de la NASA ha anunciado la detección de oscilaciones estelares, o 'terremotos estelares', que podrían ofrecer nuevas perspectivas sobre el tamaño, edad y evolución de las estrellas.

Los resultados fueron presentados en una conferencia de prensa en la Universidad de Aarhus en Dinamarca por los científicos en representación del Kepler Asteroseismic Science Consortium (KASC). El equipo estudió miles de estrellas observadas por Kepler, lo que equivale a una lista de algunas de las estrellas mejor caracterizadas.

El análisis de las oscilaciones estelares es similar a cómo los sismólogos estudian los terremotos para sondear el interior de la Tierra. Esta rama de la ciencia, llamada astrosismología, determina las mediciones de las estrellas que el equipo científico de Kepler estaba ansioso por obtener.

"Con los datos sin precedentes proporcionados por Kepler, los científicos del KASC están literalmente revolucionando nuestra comprensión de las estrellas y sus estructuras", dijo Douglas Hudgins, científico del Programa Kepler de la NASA en Washington.

En los resultados presentados, una estrella oscilante tomó el centro del escenario: 11026764 CCI tiene unas propiedades conocidas con gran precisión. Con 5.940 millones de años, ha crecido un poco más de dos veces el diámetro del sol, y seguirá haciéndolo mientras se transforma en una gigante roja. Las oscilaciones revelan que esta estrella es alimentada por la fusión de hidrógeno en una capa fina alrededor de un núcleo rico en helio.

"Estamos a punto de entrar en una nueva área de la astrofísica estelar," dijo Thomas Kallinger, autor principal de un estudio de las estrellas gigantes rojas y becario postdoctoral en las Universidades de Columbia Británica y Viena. "Kepler nos proporciona los datos de una calidad tan buena que va a cambiar nuestra visión de cómo funcionan las estrellas en detalle."

Los científicos del KASC también informaron sobre la estrella RR Lyrae. Se ha estudiado durante más de 100 años como el primer miembro de una clase importante de estrellas para medir distancias cosmológicas. El brillo, o la amplitud de la onda de luz, de la estrella oscila dentro de un período conocido de cerca de 13.5 horas. Sin embargo, durante ese período, se producen otros pequeños cambios cíclicos en la amplitud.

El efecto ha desconcertado a los astrónomos durante décadas, pero gracias a los datos de Kepler los científicos pueden tener una pista sobre su origen. Las observaciones de Kepler revelan un periodo de oscilación que nunca se había detectado previamente. La oscilación se produce con una escala de tiempo dos veces más que el período de 13,5 horas. Los datos de Kepler indica la duplicación está relacionada con este efecto, conocido como Blazhko.

"Los datos de Kepler nos darán una mejor comprensión del futuro de nuestro sol y la evolución de nuestra galaxia en su conjunto", dijo Daniel Huber, autor principal de uno de los estudios del KASC.

Lanzado en marzo de 2009, Kepler fue diseñado para descubrir planetas del tamaño de la Tierra en órbita alrededor de otras estrellas. La nave espacial utiliza una cámara digital para controlar continuamente el brillo de más de 150.000 estrellas en su campo de visión a medida que orbita alrededor del sol. Kepler busca mundos distantes en "tránsitos": cuando un planeta pasa por delante de una estrella. La cantidad de atenuación revela el tamaño del planeta en comparación con el tamaño de la estrella.

EUROPA PRESS

Deep Impact se cruzará con el cometa "Hartley 2" tras cinco años de búsqueda

Deep Impact
La NASA anunció hoy que la nave Deep Impact se encontrará con el cometa Hartley 2 el próximo 4 de noviembre después de cinco años de viaje galáctico en su busca.

El encuentro se producirá a las 07.00 hora local (11.00 GMT) cuando la nave pase a 700 kilómetros del Hartley 2, que será fotografiado y examinado con las potentes cámaras y telescopios que lleva instalados la Deep Impact.

La nave Deep Impact fue lanzada en 2005 con la misión de excavar un enorme cráter en un cometa para descubrir los secretos sobre cómo se formó el Universo.

En la diana de la misión estaba el cometa Tempel 1, contra el que la Deep Impact lanzó un proyectil metálico que provocó una pequeña explosión que fue fotografiada por los instrumentos de la nave.

La colisión permitió a los científicos acercarse algo más al interior de un cometa, pero todavía quedan muchas cuestiones por resolver y la nave emprendió una nueva misión.

La NASA ha seguido empleando esta sonda para el estudio de planetas y objetos extrasolares bajo el programa Extrasolar Planet Observation and Characterization (Epoxi), que dirige la Universidad de Maryland.

Aunque el cometa Hartley 2 es más pequeño que el Tempel 1, es mucho más activo y, de hecho, los observadores aficionados pueden ver a Hartley 2 en un cielo oscuro, con binóculos o un telescopio pequeño, como sucedió el pasado 20 octubre cuando pasó a 'tan sólo' 17,7 millones de kilómetros de la Tierra.

Según explicó en rueda de prensa, Michael A'Hearn, de la Universidad de Maryland y principal investigador de la misión Epoxi, el pasado septiembre la Deep Impact detectó su objetivo y desde entonces ha estado tomando fotos, "unas 2.000 imágenes al día desde el 1 de octubre".

Esta será la quinta vez que una nave se aproxima tanto a un cometa, para captar imágenes que permitirán conocer más sobre estos cuerpos celestes constituidos por hielo y rocas que orbitan el Sol.

"Iremos lo más cerca posible para conseguir la mejor resolución", aseguró A'Hearn, que señaló que tendrán que superar varios retos técnicos para evitar que la nave sea dañada por las partículas que pueda desprender el cometa.

Tim Larson, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory) de la NASA y director del proyecto Epoxi señaló que las imágenes tendrán la misma buena resolución que las que consiguieron captar del Temple 1 pero en esta ocasión "vamos a poder ver muchas características más pequeñas".

El astrónomo australiano Malcolm Hartley, quien descubrió el cometa en 1986 se mostró "muy emocionado" de poder ver "tan de cerca" el cometa después de 24 años.

"Va a ser un momento muy especial porque nunca pensé que podríamos ver tan de cerca el cometa, cuando lo detectamos por primera vez a miles de kilómetros de aquí", señaló.

EFE

martes, 26 de octubre de 2010

Un tesoro de ámbar de hace 50 millones de años

Hormiga del Eoceno, en ámbar. Universidad de Bonn
Hablar de insectos atrapados en ámbar evoca, para muchos, al mundo de ciencia ficción de Parque Jurásico en el que la sangre de un mosquito fosilizado trae de nuevo a la vida a los dinosaurios. El descubrimiento de insectos de más de 50 millones de años fosilizados en resina por parte de investigadores de la Universidad de Bonn, en Alemania, no hará revivir a animales prehistóricos, pero su trabajo, que se publica en la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), proporciona pruebas de que la biodiversidad de la región no evolucionó de forma aislada como se cree en la actualidad.

Se cree que la organización única de especies de plantas y animales de India evolucionó durante el viaje hacia el norte que realizó el continente hace 100 millones de años y que finalizó con la colisión masiva que dio lugar a los Himalayas.

Los científicos, dirigidos por Jes Rust extrajeron más de 136 kilogramos de ámbar de depósitos de 50 millones de años de antigüedad en el oeste de la India e identificaron una firma química original que sugería que la resina estaba producida por una familia de árboles tropicales extendida de forma global.

Los investigadores descompusieron el ámbar con disolventes y extrajeron más de 700 especímenes conservados por completo de antiguos insectos, arácnidos y crustáceos de más de 55 familias, así como abundantes restos de plantas y hongos.

Los insectos revelaron conexiones geográficas inesperadas con especies contemporáneas de Asia y Australia y con antiguos ancestros descubiertos tan lejos como México y América Central.

El estudio proporciona evidencias fósiles directas de que el ámbar de la India contiene un registro primitivo de un bosque tropical con fauna diversa y que la India pre-contacto podría no haber estado tan aislada biológicamente como se sospechaba.

EUROPA PRESS

Una especie de pez que vivió hace diez millones de años

Aphanius bicorbensis
Un grupo de investigadores ha encontrado en un "paleolago" localizado en la localidad valenciana de Bicorp, una especie de pez que vivió en ese medio hace diez millones de años.

Los resultados de la investigación, que se han publicado en la revista 'Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology', desvelan que las aguas de este medio eran salinas.

Los investigadores, ha informado el Instituto Geológico y Minero de España (dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación), han conseguido establecer la cadena trófica del lago, y han concluido que el depredador que vivía en esas aguas era una nueva especie de pez, que han bautizado como 'Aphanius bicorbensis', como homenaje a la población de Bicorp.

La investigación ha sido realizada por Enrique Peñalver, especialista en insectos fósiles del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y Jean Gaudant, especialista en peces fósiles del Museo Nacional de Historia Natural de París, y el proyecto ha sido financiado por la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana.

El nombre del género, Aphanius, significa invisible, dada la dificultad de localizar a este pez en los humedales en los que se desarrolla, por lo que la nueva especie podría ser traducido como "el fartet de Bicorp" (en valenciano) o "el invisible de Bicorp" (en español).

El estudio del contenido de las heces de estos peces, que también quedaron fosilizadas en la roca, ha permitido a los investigadores saber que este depredador se alimentaba, principalmente, de los foraminíferos y de las larvas de mosquito, que eran especialmente abundantes en el lago.

Actualmente, la especie presente en la Comunidad Valenciana de este género es Aphanius iberus, "un endemismo ibérico que se encuentra en las listas nacionales e internacionales de especies amenazadas y representa a uno de los vertebrados ibéricos más cercanos a la extinción", ha apuntado Peñalver.

Ha precisado que la nueva especie fósil no es un antepasado directo del Aphanius iberus, sino que ambas especies compartieron un antepasado común.

Por otro lado, la salinidad de las aguas, que se cargaron de sales por la disolución de los abundantes yesos presentes en la zona, ha sido establecida gracias al estudio del conjunto de animales y vegetales acuáticos que han quedado fosilizados en las rocas del barranco de Bicorp.

Entre ésos están las plantas acuáticas Potamogeton, los foraminíferos, los peces del género Aphanius, los pequeños caracoles acuáticos del grupo de los hidróbidos y las larvas de insectos quironómidos.

Peñalver ha subrayado que "esta investigación representa el primer estudio de estas características realizado de un paleolago salino y que los fósiles de esta nueva especie, que rondan los 2 o 2,5 centímetros, han sido depositados en el Museo de Geología, en el departamento de geología de la Universidad de Valencia".

Según ha informado el Instituto Geológico y Minero, en la Comunidad de Valencia existen proyectos específicos de protección del Aphanius iberus y se está trabajando para aumentar sus poblaciones.

Los problemas principales de esta especie están asociados a la desaparición o contaminación de los humedales que habitaba el pez, además de la introducción en 1921 de la gambusia, un pez procedente de Norteamérica, para combatir los mosquitos transmisores del paludismo.

EFE

jueves, 21 de octubre de 2010

La galaxia más lejana está a 13.000 millones de años luz

El objeto celeste más lejano y antiguo observado hasta ahora es una galaxia cuya luz ha tardado más de 13.000 millones de años en llegar a la Tierra y ha sido observada cuando el Universo tenía solo unos 600 millones de años, han confirmado telescopios europeos en Chile.

La galaxia, llamada UDFy-38135539, era una de las candidatas a más lejanas detectadas en 2009 por la nueva cámara del telescopio espacial Hubble, galaxias primordiales compactas nunca antes observadas. Ahora la ha confirmado el Observatorio Europeo Austral (ESO) y otras están fase de confirmación. Pero los astrónomos tendrán que esperar a disponer del nuevo telescopio espacial James Webb, sucesor del Hubble, que observará en las frecuencias de infrarrojo adecuadas, para así cumplir su sueño de ver las primeras estrellas que se formaron en el Universo, cuya edad se estima en 13.700 millones de años.

También quieren ver los primeros agujeros negros en los próximos 10 años. Todavía no se sabe si los agujeros negros se formaron antes o después que las primeras estrellas, explica Mas Hesse, del Centro de Astrobiología, pero sí que son igualmente muy antiguos.

Los astrónomos creen que esa galaxia, bautizada como UDFy-38135539, puede aportar información sobre la llamada "época de reionización" de universo, una era en los albores del universo en la que la radiación de las primeras galaxias cambió el estado físico del hidrógeno circundante.

Para calcular la distancia a la que se encuentra la galaxia, los astrónomos midieron mediante una espectroscopia el conocido como "corrimiento hacia el rojo" de la luz. Cuando la luz de un objeto viaja hacia la tierra, la expansión del universo extiende su densidad de onda, haciendo que se vuelva más roja. Su medida es considerada por la comunidad astronómica como el procedimiento más fiable para calcular distancias espaciales.

En el caso de la galaxia UDFy-38135539, se detectó un nivel de corrimiento hacia el rojo que alcanzó los 8,55 puntos, una cifra que supera el récord anterior de 8,2 generado por una gran explosión de rayos gamma situada a 13.000 millones de años luz de la Tierra.

viernes, 15 de octubre de 2010

Galaxias jóvenes absorben gas frío de hidrógeno y helio para su expansión

Recreación artística de una galaxia. ESO
Algunas galaxias chocan y se unen, formando sistemas mayores, pero hay otro método, menos violento, que también provoca su expansión: galaxias jóvenes absorben cantidades de gas frío de hidrógeno y helio, que atravesaba el Universo primitivo y que sirvió como material para la formación de nuevas estrellas.

Un equipo de investigadores del Instituto Max Planck de Astronomía en la ciudad alemana de Heidelberg y el Observatorio Europeo Austral (ESO) ha descubierto este fenómeno, basándose en observaciones realizadas con el Very Large Telescope (VLT), que opera en Chile.

"De la misma manera que una empresa se puede expandir al fusionarse con otras empresas o incorporando nuevos empleados, una galaxia pueden crecer al chocarse con otras galaxias o absorbiendo material de su alrededor", explican los especialistas.

"Los nuevos resultados del VLT son la primera prueba directa de que la acreción de gas ocurrió realmente en galaxias primitivas y que desencadenó una extensa formación de estrellas y la expansión de galaxias masivas en el Universo joven", ha declarado el director del equipo de astrónomos, Giovanni Cresci, del Osservatorio Astrofisico di Arcetri, cerca de Florencia, en Italia, según un comunicado.

Su grupo analizó tres galaxias lejanas, cuya luz fue emitida unos 2.000 millones de años después del Big Bang, el gran estallido inicial que dio lugar al nacimiento del Universo.

Los astrónomos descubrieron que en las zonas centrales de las galaxias se encontraban sólo unos pocos rastros de elementos pesados, a diferencia de lo que ocurre en las galaxias del Universo actual.

"Esto es una señal de que el material que alimentó la formación de estrellas tuvo su origen en el gas pobre en metales de los alrededores de la galaxia", dice el comunicado.

"De esta manera, las galaxias jóvenes fueron sorprendidas en el mismo momento en el que están alimentándose de gas, que usan para la formación de estrellas nuevas", añade el trabajo que publica hoy la revista Nature.

jueves, 14 de octubre de 2010

El Hubble capta imágenes del rastro del choque de dos asteroides

Imágenes del Hubble - NASA
El Telescopio Espacial Hubble captó en enero las primeras imágenes de lo que parece una colisión reciente entre dos asteroides, un extraño objeto en forma de X en la cabecera de lo que los científicos pensaron en un principio que podría ser un cometa, según ha informado la NASA . Los astrónomos realizaron el seguimiento del objeto con el Hubble durante cinco meses y llegaron a la conclusión de que habían sido testigos de una colisión reciente de asteroides, pero la gran sorpresa fue constatar que la colisión se produjo a principios de 2009.

"Esperábamos que el campo de escombros se expandieran de manera espectacular, como la metralla de una granada de mano," dijo el astrónomo David Jewitt de la Universidad de California en Los Angeles, principal investigador de las observaciones del Hubble. "Pero lo que ocurrió fue todo lo contrario. Hemos encontrado que el objeto se está expandiendo muy, muy lentamente", explicó en un comunicado difundido por la NASA.

El peculiar objeto, denominado P/2010 A2, se encontró circulando por el cinturón de asteroides, un depósito de millones de cuerpos rocosos entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Los científicos calculan que se producen colisiones como ésta una vez al año pero capturar el choque de los asteroides es difícil debido a los grandes impactos son poco frecuentes, mientras que los más pequeños, como el que produjo P/2010 A2, son muy débiles.

Según explicó la NASA, los dos asteroides que componen P/2010 A2 no se conocían antes de la colisión, ya que eran demasiado débiles para ser observados.

La propia colisión fue observable debido a la posición de los asteroides en relación con el Sol y casi un año después, en enero de 2010, el Lincoln Near-Earth Research (LINEAR) Program Sky Survey, vio la cola parecida a un cometa producido por la colisión.

Pero sólo Hubble ha podido discernir el patrón del objeto con forma de X, que ofrece pruebas inequívocas de que algo extraño se había producido en el supuesto cometa. Según la información disponible ahora, los científicos calculan que un asteroide de entre 3 y 5 metros de diámetro chocó con otro mayor a unos 18.000 kilómetros por hora.

La colisión hizo que el asteroide pequeño desapareciera y eyectó el material de la más grande, que redujo su diámetro. Jewitt calcula que el violento encuentro ocurrió en febrero o marzo de 2009 y fue tan poderoso como la detonación de una pequeña bomba atómica.

Aunque las imágenes del Hubble dan pruebas convincentes de una colisión de asteroides, Jewitt señaló que todavía no dispone de información suficiente para descartar otras explicaciones para el peculiar objeto.

EFE

miércoles, 13 de octubre de 2010

Descubren en Argentina el fósil de la primera planta terrestre del planeta

Criptoesporas.  Especial New Phytologist
Un equipo de científicos argentinos y belgas ha descubierto en el noroeste de Argentina el fósil de la primera planta terrestre del mundo, que podría datar de hace 472 millones de años.

Según explicó hoy a Efe una de las investigadoras Susana de La Puente, del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA), hasta el momento se consideraba que la primera planta se desarrolló cerca de 462 millones de años atrás en Arabia Saudí y la República Checa.

El fósil descubierto ahora sitúa la primera planta "unos diez millones de años antes" de la fecha que se barajaba hasta ahora, señaló.

Los científicos encontraron en los fósiles esporas de la primera planta de "origen terrestre" que denominaron "criptoespora" y sería la antecesora de todas las plantas terrestres que se desarrollaron posteriormente.

La investigación, que acaba de ser publicada en la revista científica New Phytologist, se inició en 2002 con la recolección de sedimentos en la cuenca del Río de las Capillas, en la provincia argentina de Jujuy, unos 1.500 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

En las muestras de sedimento, encontraron fósiles de cinco tipos de esporas distintas, todas ellas de origen terrestre, cuyo análisis en laboratorio finalizó este año.

Los científicos consideran que la "criptoespora" fue la primera planta terrestre que evolucionó de las plantas que crecían en el mar, denominadas "microplancton".

EFE

domingo, 10 de octubre de 2010

El cometa Hartley y Júpiter, se podrán observar en octubre

El cometa Hartley y Júpiter, se podrán observar en octubreDos fenómenos astronómicos principales serán los protagonistas del cielo del mes de octubre y podrán ser observados con nitidez en Andalucía: el cometa Hartley, que alcanzará el 20 de octubre su máximo acercamiento a la Tierra desde que fue descubierto en 1986, y el planeta Júpiter, el quinto del Sistema Solar.

Según ha explicado a Europa Press el miembro de la Federación de Asociaciones Astronómicas 'Cielo de Comellas' Francisco Cordero, durante el mes de octubre el cometa Hartley, cuyo núcleo tiene aproximadamente 1,5 kilómetros de diámetro, será perfectamente visible en octubre con un telescopio.

Tal y como indica, los cometas tardan entre tres y seis meses en atravesar el Sistema Solar y se perciben como una estrella con una pequeña cola que se mueve sobre un fondo de estrellas en su trayectoria hacia el Sol. No son fenómenos observables a simple vista, a excepción de cuerpos de condiciones extraordinarias, como ocurrió hace un par de años con el cometa Holmes.

Por otro lado, Júpiter será el único planeta visible durante el mes de octubre en nuestros cielos, especialmente desde el sureste. Con unos prismáticos de calidad o un telescopio sencillo pueden distinguirse incluso sus cuatro satélites, los denominados 'galileanos' por ser descubiertos por Galileo Galilei, afirma.

En el cielo profundo, estarán dispuestas para ser vistas la Galaxia de Andrómeda y otros objetos como cúmulos estelares, nebulosas, estrellas dobles o variables.

Todos estos datos, así como consejos didácticos sobre el manejo de telescopios, nociones básicas sobre astronomía, información sobre las fases distintas fases de la luna u otros fenómenos astronómicos, son compartidas por estos científicos con los que quieran acercarse a la Casa de la Ciencia del CSIC en Sevilla, donde los primeros jueves de cada mes el 'Cielo de Comellas' organiza una mesa redonda llamada 'El Cielo del mes'.

Eso sí, apunta, "son actividades organizadas con rigor científico. No se trata de adivinar lo que nos va a pasar mañana ni nada relacionado con las supersticiones o creencias, todo está pensando desde un punto de vista científico". Fundamentalmente los que estos científicos quieren trasladar es "qué hay en el cielo, cómo localizarlo y de qué manera interpretarlo, distinguiendo, por ejemplo, una galaxia de una nebulosa, algo necesario para disfrutar de la astronomía a fondo".

También organiza la Federación cursos sobre astronomía básica -el próximo mes de noviembre- o avanzada, talleres de reparación, montaje y construcción de telescopios. Además, esta asociación está montando un sistema de control computerizado para el seguimiento del cielo y, por otro lado, prepara para la próxima Navidad un encuentro para aconsejar a los aficionados sobre la compra de un telescopio.

Cordero afirma que "con unas nociones básicas se puede disfrutar de la astronomía a muchos niveles, porque si bien comprarse un telescopio no es lo mismo que una caña de pescar, no son necesarios estudios en profundidad para manejar algunos conceptos o instrumentos como planisferios, cartas estelares o programas informáticos".

Por otro lado, la Federación organiza de forma periódica salidas a la sierra para observar el cielo nocturno, en las que los aspectos técnicos como, por ejemplo, la metodología para la medición de estrellas dobles, se enriquece con la visión "más romántica de la astronomía", encarnada en los mitos griegos, mesopotámicos o egipcios sobre el cielo.

Cordero reconoce que la contaminación lumínica dificulta considerablemente la observación del cielo nocturno -tarea en la que se afanan cada noche cientos de astrónomos en toda España-, algo que ocurre "de forma creciente" en Sevilla, de manera que "hay muchas personas en esta ciudad que no han visto nunca la Vía Lactea".

EUROPA PRESS

sábado, 2 de octubre de 2010

IBEX detecta cambios en la frontera del Sistema Solar

IBEX detecta cambios en la frontera del Sistema Solar. NASALas condiciones en el borde del Sistema Solar están en constante cambio, según los indicios recogidos por el observatorio IBEX de la NASA, situado en órbita de la Tierra. El satélite ha terminado, al cabo de seis meses de observaciones, un nuevo conjunto de mapas completos de la interacción del Sistema Solar con la galaxia, lo que permite a los investigadores seguir estudiando la zona que separa el medio local interestelar de nuestra heliosfera, una burbuja protectora que actúa de escudo. Las misiones futuras se beneficiarán, tanto en su diseño como en la fijación de objetivos, de una mejor comprensión de los cambios en esta frontera espacial, señalan los expertos.

La sonda espacial genera los mapas midiendo y contando partículas, llamadas átomos de hidrógeno neutrales de alta energía, que se crean en la región fronteriza cuando el Sistema Solar surca el medio interestelar a más de 700.000 kilómetros por hora. En 2009 se presentó el primer mapa producido por IBEX, que reveló una nube en forma de cinta de estas partículas de alta energía que se dirigían desde el borde hacia el Sol. Los nuevos mapas registran los cambios que se han producido en esta nube, que incluyen el debilitamiento de un espectacular punto caliente o nudo que contenía.

"Los cambios descubiertos muestran que la interacción entre el Sol y la galaxia es sorprendentemente dinámica", asegura David J. McComas, investigador principal de la misión. "Estas variaciones están teniendo lugar a escalas de tiempo notablemente cortas". Los resultados de las observaciones se publican en Journal of Geophysical Research - Space Physics.

La misión IBEX es una de las pequeñas y baratas lanzadas en los últimos años por la NASA. La nave espacial dispone de sensores especiales para detectar las interacciones en el borde del Sistema Solar.

M.R.E. | ELPAIS.com

viernes, 1 de octubre de 2010

Hallan de manera fortuita el núcleo activo de la galaxia Arp 299-A

l par de galaxias en interacción Arp 299, formado por IC 694 y NGC 3690. NASA, ESAAstrónomos del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) han obtenido un sorprendente hallazgo al observar las regiones centrales de galaxia Arp 299-A, que se encuentra en los inicios de un proceso de fusión con una galaxia menor. Su búsqueda de fuentes compactas, como restos de supernovas, les ha llevado a detectar el núcleo activo de la galaxia, es decir, el agujero negro supermasivo central sobre el que va cayendo materia que, en el proceso, libera gran cantidad de energía.

"Con observaciones de muy alta resolución hemos hallado nuevas fuentes y descubierto una estructura global en lo que pensábamos que era una cadena de supernovas jóvenes y remanentes de supernovas, y que demuestra la existencia de un núcleo activo poco luminoso que presenta un chorro de material similar al de la galaxia M81", ha explicado Miguel Ángel Pérez-Torres, astrofísico del Instituto de Astrofísica de Andalucía que encabeza la investigación.

Aunque la existencia de este núcleo activo se predijo en 2003, su situación seguía siendo una cuestión abierta y los estudios sobre Arp 299-A se han centrado en sus intensos brotes de formación estelar, producidos por la inyección de gas que supone su interacción con la galaxia compañera.

"Este resultado sugiere que los procesos de fusión de galaxias llevan asociados no sólo estallidos de formación estelar, sino también la existencia de actividad nuclear", apuntan los autores de la investigación, destacada en el número de septiembre de la revista 'Astronomy & Astrophysics', según ha precisado el Instituto de Astrofísica de Andalucía.

El trabajo ha indagado también en la naturaleza de un objeto muy cercano al núcleo activo, una supernova de tipo II muy joven y de evolución muy lenta rodeada de un medio interesterlar denso. Se trata de la supernova más cercana a un agujero negro supermasivo detectada hasta la fecha, cuya existencia parece difícil de explicar: este tipo de supernovas se producen por la muerte de estrellas muy masivas, y son poco comunes en las regiones tan próximas al agujero negro central.

Los autores proponen, sin embargo, que estrellas de este tipo podrían obstaculizar el acrecimiento de material en torno al agujero negro y explicar así la baja luminosidad del núcleo activo de Arp 299-A.

La densidad de polvo de las regiones centrales de las galaxias impide observarlas en longitudes de onda cortas, como el visible. Pero las longitudes de onda largas, como las ondas de radio (milimétricas y centimétricas), sí pueden atravesar el velo opaco producido por el polvo.

Los investigadores emplearon para este estudio una de las herramientas de observación en radio más sensibles y con mayor poder de resolución existentes, la Red Europea de VLBI, un consorcio formado por los mayores radio observatorios de Europa, Asia y Sudáfrica.

La técnica empleada se conoce como interferometría, y consiste en observar el mismo objeto con varias antenas separadas geográficamente, con lo que se obtiene el equivalente a un telescopio del tamaño de la distancia que separa las antenas (y ésta puede ser de cientos de kilómetros). Gracias a esta herramienta el grupo de investigadores ha obtenido resoluciones angulares de milisegundos de arco, con las que podría verse desde la Tierra a una persona tumbada sobre la superficie de la Luna y que, en este caso, ha permitido observar nuevas fuentes cuya morfología, luminosidad e índice espectral demuestran la existencia de un núcleo activo en Arp 299-A.

EUROPA PRESS

Un raro cometa, descubierto por el Observatorio Astronómico de Mallorca

Comparación del tamaño del cometa P/2010 R2 y el de la Tierra. OAMUn cometa de una clase rara es el cuarto trofeo en este tipo de objetos celestes, en el último año, de los telescopios robóticos de la Estación de la Sagra (Granada) desarrollados y controlados remotamente por el Observatorio Astronómico de Mallorca (OAM).

La Unión Astronómica Internacional ha publicado la circular informando del descubrimiento de este cuarto cometa, ahora denominado P/2010 R2 (La Sagra), que pertenece a la clase MBC (Main Belter Comets), llamados así debido a que están inmersos en el cinturón principal de asteroides -entre las orbitas de Marte y Júpiter-, una zona en la que no es habitual la presencia de cometas. En la historia de la astronomía, solo se han descubierto seis de estos cometas (incluyendo el actual). El primero fue el 133P/ Elzt-Pizarro en 1996 desde el Observatorio Europeo del Sur (ESO) en Chile. El último era el P2010 A2 (Linear), del que se duda si su naturaleza es producto de la colisión de dos asteroides de ese cinturón principal.

El nuevo cometa fue detectado por primera vez el pasado 13 de agosto y nuevamente el 15 de septiembre, a más de 270 millones de kilómetros, en dirección a la constelación de Piscis, y tiene un periodo de traslación al Sol de 5,45 años.

El sistema robótico del OAM ha descubierto además más de 5.000 nuevos asteroides, varios de ellos cercanos a la órbita terrestre y calculado de forma automática más de un millón de medidas astrométricas de posición de asteroides conocidos, informa el observatorio.

ELPAIS.com

El ancestro gigante de los pingüinos actuales

Fósiles de la calavera del pingüino gigante. ScienceEl estudiante Ali Altamirano no podía imaginar lo que estaba a punto de descubrir bajo el duro sol y el suelo polvoriento de la Reserva Nacional de Paracas, en Perú. Estaba excavando allí junto al equipo de investigadores del Departamento de Paleontología de Vertebrados del Museo de Historia Natural de Lima cuando los restos casi completos de un pingüino gigante de hace 36 millones de años (finales del Eoceno) comenzaron a aflorar bajo su martillo de geólogo.

Tras el análisis científico, publicado hoy en 'Science', los investigadores se dieron cuenta de que el ave no sólo llamaba la atención por su gran tamaño -un metro y medio, el doble que el mayor pingüino vivo, el emperador-, sino que además conserva la estructura de sus plumas y de las escamas de sus patas. En tono de broma, los investigadores bautizaron al ejemplar como 'Pedro', en honor a un escamoso personaje de una telenovela colombiana.

Pero la importancia del descubrimiento de Altamirano no quedaría en la descripción de 'Inkayaku paracasensis', como han llamado científicamente al ejemplar y cuyo significado es emperador del agua de Paracas. Un trabajo más exhaustivo permitió a los autores observar que el fósil conservaba en las plumas unas estructuras celulares llamadas melanosomas, que determinan el color de las plumas de las aves.

Hasta la fecha, varios fósiles han permitido estudiar el cambio morfológico que permitió a los pingüinos primitivos adaptar su estructura ósea para el vuelo acuático. Sin embargo, ninguno de ellos conservaba las plumas. En este caso, los paleontólogos no sólo disponen de las plumas, sino también de la forma y el tamaño de los melanosomas, lo que permite comenzar a analizar cómo y cuándo ocurrieron los episodios de evolución hacia los pingüinos modernos.

"Sabemos que la melanina es una molécula muy resistente que puede soportar la degradación bacteriana y los tratamientos químicos. Lo único que puede destruirla es la lejía, que es lo que hacemos cuando queremos decolorarnos el pelo", explica a ELMUNDO.es Jakob Vinther, investigador del Departamento de Geología y Geofísica de la Universidad de Yale (EEUU) y coautor del trabajo. "Esto significa que si se mantiene la melanina en condiciones de baja concentración de oxígeno tiene bastantes posibilidades de quedar fosilizada".

Los restos fósiles no conservan la composición química de la melanina tal y como la tenía el pingüino gigante, pero los investigadores aseguran que, a pesar de los cambios que ha sufrido con el tiempo, la materia orgánica que contiene el fósil es derivada de este pigmento. Con estos datos en la mano el equipo de científicos ha podido comparar los melanosomas de Pedro con los de algunas aves actuales.

El resultado del análisis reveló que el pingüino gigante era principalmente gris y marrón-rojizo. En el plano evolutivo, este hallazgo ha permitido saber que la modificación de las plumas ocurrió después de su adaptación a la vida acuática. "Con esta capacidad de entender los colores de organismos extintos podremos con toda seguridad entender mucho más acerca de su evolución", asegura Vinther.

Miguel G. Corral | ELMUNDO.es

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio