domingo, 27 de marzo de 2011

Tiarajudens eccentricus, un extraño herbívoro con molares en su paladar

Tiarajudens eccentricus. Juan C. Cisneros
Un grupo de investigadores en busca de nuevas especies de vertebrados del Pérmico utilizó imágenes captadas por satélite a través de Google Earth en Brasil para seleccionar algunos lugares para sus excavaciones. Tuvieron suerte y en marzo de 2009 encontraron los fósiles de un extraño animal que vivió hace 260 millones de años.

A pesar de que era herbívoro, su dentadura tenía unos enormes caninos. El cráneo y algunos huesos del esqueleto de 'Tiarajudens eccentricus' fueron encontrados en la localidad brasileña de Tiaraju, en el estado de Rio Grande del Sur, en la frontera con Uruguay. Su nombre significa 'dientes de Tiaraju' y hace también alusión a la singularidad de su morfología ('eccentricus').

Los paleontólogos encontraron la mitad izquierda del cráneo: "Sus incisivos son de gran tamaño (estos dientes son usados por los herbívoros para cortar y arrancar vegetación) aunque quizás, lo más llamativo, es el enorme canino, que mide 12 centímetros y tiene la misma altura que el cráneo", Además, tiene 13 dientes de tipo molar que no están en la zona maxilar, como todos los mamíferos, sino que se encuentran en el paladar: "No se había hallado ningún otro animal con muelas en esta parte de la boca. Es un rasgo totalmente nuevo", asegura el salvadoreño Cisneros, que actualmente investiga en la Universidad Federal de Piaui.

El equipo de paleontólogos calcula que 'Tiarajudens eccentricus' vivió hace entre 260 y 265 millones de años por lo que se trataría del "registro más antiguo de un animal con capacidad de masticar materia vegetal. Antes de ese animal, ningún pariente de los mamíferos lo había logrado", señala el investigador.

Los paleontólogos calculan que los mamíferos surgieron 50 millones de años después de la época en la que creen que vivió 'Tiarajudens'. Antes de los mamíferos, habitaron la Tierra unos animales conocidos como cinodontes (significa 'dientes de can') que sí masticaban vegetales pero son más jóvenes que 'Tiarajudens'.

Una de las incógnitas que se plantea es por qué un animal herbívoro tenía unos caninos tan grandes, un rasgo característico de los carnívoros. "Creemos que los caninos le podían servir para defenderse de posibles depredadores y también en las luchas que se producían entre miembros de su misma especie para conseguir territorio o hembras".

En la actualidad, los investigadores intentan reconstruir el cuerpo completo de este animal estudiando los huesos que hallaron de su esqueleto. Aunque aún no pueden ofrecer muchos datos, creen que tenía un tamaño similar a un pequeño tapir (un animal parecido al jabalí).

Sé el primero en comentar

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio