lunes, 31 de octubre de 2011

Descubren en Brasil fósil de perezoso gigante

Descubren en Brasil fósil de perezoso gigante
Científicos han confirmado que unos fósiles hallados en el estado de Minas Gerais corresponden a un oso perezoso de seis metros de altura, que vivió durante el período Holoceno, hace unos 10.000 años.

“Es un descubrimiento increíble y de gran valor para la ciencia, pues es un mamífero prehistórico que abre nuevas y mucho más amplias posibilidades de estudio”, declaró el geólogo Carlos Borges, director del Museo de Dinosaurios de la ciudad de Uberaba.

Los fósiles, que según los expertos corresponden a un ejemplar de la especie “Eremotherium laurillardi”, fueron descubiertos en una zona rural de esa ciudad por mera casualidad y el responsable del hallazgo fue el agricultor José Bezerra, fallecido hace dos años en un accidente de tránsito.

En 2006, Bezerra halló en el campo unos huesos de gran tamaño y por curiosidad decidió guardarlos.

Hace un par de años, la historia de los “ huesos gigantes ” que guardaba el agricultor llegó a oídos de los científicos del Museo de Dinosaurios, que los recuperaron y estudiaron con ayuda de una fundación oficial dedicada a la investigación.

Según los expertos, que no han podido determinar si se trata del fósil de un macho o una hembra, era un ejemplar adulto, herbívoro, de unos seis metros de altura, que se podía sostener sobre las dos patas traseras y utilizaba unas grandes garras para alcanzar hojas y frutas en las ramas más altas de los árboles.

EFE

jueves, 27 de octubre de 2011

Los dinosaurios saurópodos emprendían migraciones estacionales

Dientes del camarasaurio. Henry Fricke
Los dinosaurios practicaban la trashumancia hace 150 millones de años, recorriendo, como las ovejas, grandes distancias para pastar en tierras altas durante la estación seca, según un estudio.

Los saurópodos, un tipo de dinosaurio herbívoro de cuello largo y grandes dimensiones, como el icónico diplodocus, fueron los vertebrados más grandes que habitaron la Tierra.

Dado que estos reptiles extintos medían entre 10 y 20 metros de largo y vivían en grupos, sus necesidades de comida, regidas en función de su gigantesca masa, los hacían particularmente vulnerables a la sequía.

Las evidencias fósiles encontradas en la Formación Morrison, una zona geológica que data del Jurásico situada en la parte occidental de Estados Unidos (desde Montana hasta Arizona y desde Utah hasta Colorado), indican que allí abundaban los saurópodos de todos los tipos.

Sin embargo, estas llanuras aluviales sufrían sequías estacionales en el periodo de entre 156 y 144 millones de años atrás, por lo que estos grupos de reptiles debían haber tenido algún mecanismo para poder sobrevivir en condiciones tan desfavorables.

Según los geólogos de la Universidad de Colorado, los reptiles probablemente se comportaban como lo hacen los rebaños de ovejas, avanzando de forma estacional a pastizales vecinos para acceder a fuentes de agua y alimento fresco.

Para confirmar esta teoría, que ya había sido planteada por los paleontólogos, Henry Fricke y su equipo compararon la composición química del esmalte de los dientes del camarasaurio, un tipo de dinosaurio saurópodo, con la de sedimentos diversos (suelos, lagos y zonas pantanosas) de la región y de las colinas aledañas.

El análisis del oxígeno 18, una variante atómica del oxígeno, de los dientes de un camarasaurio, reveló que el animal consumió durante su vida agua de las zonas altas ubicadas al oeste del lugar donde se encontró su cuerpo fosilizado.

"Las poblaciones de camarasaurios de la región debieron haber ocupado las zonas más elevadas al menos durante un periodo del año, antes de volver a las cuencas fluviales donde murieron", concluyeron los autores del estudio publicado en la revista británica Nature.

"Para hacerlo, estos animales tuvieron que recorrer una distancia de alrededor de 300 km, si uno se basa en las conformaciones paleográficas del Jurásico Superior", explicaron los expertos.

Los investigadores dieron un paso más en su análisis y estudiaron la composición interna de un diente del saurópodo.

Como sucede con todos los vertebrados, los dientes de los dinosaurios están conformados por capas sucesivas y el análisis químico de un corte de la pieza permite conocer las distintas concentraciones de oxígeno 18 ingerido en el transcurso del tiempo.

El resultado indica que el camarasaurio, que tenía 18 metros de largo y pesaba 20 toneladas, hacía un viaje de ida y vuelta entre la planicie fluvial y los pastizales del entorno en un periodo de entre cinco a seis meses, lo que constituye una trashumancia estacional.

"Partiendo del principio de que los camarasaurios migraban para obtener el alimento y el agua necesarios para sobrevivir, probablemente abandonaban la planicie durante la estación seca (asemejada al verano) donde la vegetación crece poco y las sequías pueden ser frecuentes, para volver en la estación húmeda (análoga al invierno)", apuntan los investigadores.

Otros estudios centrados en camarasaurios y en otras poblaciones de saurópodos siguen en curso para determinar si la migración fue algo extendido en este este tipo de animales y si ésta pudo desempeñar un papel en su gigantismo.

AFP

sábado, 22 de octubre de 2011

El fósil de una serpiente pitón de unos 15 millones de años

El fósil de una serpiente pitón de unos 15 millones de años
Científicos han hallado cerca de la ciudad alemana de Augsburgo, en el sur del país, el fósil de una serpiente pitón de unos 15 millones de años, según ha anunciado la Universidad de Tubinga. Las vértebras del ejemplar petrificado, de 3,5 metros de longitud, fueron encontrados en un yacimiento de fósiles en la localidad bávara de Griesbeckerzell.

Según los científicos, el hallazgo constituye una prueba de que en un breve período de tiempo las serpientes pitón habitaron también la geografía centroeuropea. "Damos por sentado que las temperaturas se situaban en alrededor de 19 grados de media. De lo contrario, estas serpientes no se habrían sentido bien aquí", señaló la paleontóloga Madelaine Böhme, de la Universidad de Tubinga, en alusión a la temperatura media anual en Augsburgo, que actualmente ronda los ocho grados centígrados.

Es la primera vez que científicos encuentran una pitón en una zona situada tan al norte, ya que estos reptiles, que buscan el calor, habitan principalmente en Asia y África tropical. Según Böhme, este ejemplar de serpiente constrictor, vivió en el Mioceno, era geológica en la que las temperaturas en Alemania eran las propias de zonas subtropicales.

"Por eso damos por supuesto que las serpientes pitón sólo pudieron sobrevivir en Europa en este período relativamente breve", subrayó la paleontóloga.

La fuerte caída de las temperaturas hace 14 millones de años supuso el final de estas serpientes gigantes en Europa, que pueden alcanzar longitudes de hasta 10 metros. Böhme, que dirige el Departamento de Paleoclimatología terrestre en la Universidad de Tubinga, afirma que en Europa no se han encontrado fósiles de serpientes pitón posteriores a esta era geológica.

En las excavaciones realizadas cerca de Augsburgo participaron científicos del Centro Senckenberg de Evolución Humana y Paleoecología, así como de la Universidad Masaryk, de República Checa.

EFE

Los gusanos que resistieron la extinción de los dinosaurios

Los gusanos que resistieron la extinción de los dinosaurios
Los científicos han acumulado evidencias de que la caída de un meteorito, hace unos 65 millones de años, provocó una extinción masiva en el planeta que afectó a los dinosaurios y permitió que los mamíferos nos hiciéramos dueños de la superficie terrestre. Ahora, una nueva investigación, realizada en la Universidad de Colorado (EEUU), sugiere que los humildes gusanos fueron también de las primeras especies que triunfaron en tierra firme después de la catástrofe.

Hasta ahora, el llamado límite K-T, como se llama a los sedimentos el fin del Cretácico, se estudiaba como el momento en el que los mamíferos se hicieron con el control, con tan escasa biodiversidad botánica que proliferaron las plantas acuáticas oportunistas.

Sin embargo, aunque los sedimentos inmediatamente superiores a impacto del meteorito tienen pocos fósiles animales, los investigadores de Colorado, y especialmente la geóloga Karen Chin, han encontrado pruebas de que había muchas madrigueras en estos escasos centímetros. "Esas madrigueras fosilizadas son la prueba de que hubo actividad animal y mucha, porque son numerosas", apunta Chin quien sugiere que las hicieron los gusanos.

Aún están analizando la relación entre las madrigueras y la extinción masiva, pero Chin cree que se hicieron tan sólo unos miles de años después, algo que tendrán que confirmar futuras investigaciones.

Los resultados preliminares, según informó su universidad en una nota de prensa, fueron presentados en la reunión anual de la Sociedad Geológica Americana, celebrada en Minneapolis.

Las madrigueras en tres dimensiones se encontraron entre una capa de carbón y otra de roca en Dakota del Norte, donde Dean Pearson, del Pioneer Trails Regional Museum, lleva años estudiando el límite K-T. Los investigadores creen que aquellos gusanos se alimentaron de materia orgánica en descomposición.

También han comprobado que la capa arcillosa inferior, que se relaciona con el fin del Cretácico, tiene mucho iridio, un elemento común en asteroides y extraño en la Tierra. Aquella tremenda explosión se cree que generó mil millones de veces más energía que la bomba atómica en Hiroshima, levantando grandes tormentas de polvo y ceniza y provocando terremotos y tsunamis. Fue el comienzo de un helado invierno.

Los gusanos que vivieron en esas condiciones se estima que debían tener un diámetro similar a un gusano medio actual. Sus madrigueras son más horizontales que verticales, lo que indicaría cómo se movían para conseguir alimento. Como están hechas en turba, pudo ser un pantano que luego se cubrió de sedimento. Según Chin, aquellos gusanos soportaron un ambiente muy duro, con terrenos inundados y con poco oxígeno y mucho ácido.

Esas condiciones provocaron grandes pérdidas de plantas terrestres, de las que se alimentaban los dinosaurios, entre los mayores afectados por el cataclismo. Otros vertebrados si sobrevivieron, como pájaros, serpientes, lagartos, tortugas, pescados y pequeños mamíferos, y por lo que se sabe ahora también los gusanos. "El hecho de que sean las madrigueras lo que encontramos en ese límite las hace más sorprendentes", señala la investigadora, que recuerda: "Cuando reconstruimos los ambientes del pasado, animales blandos, como los gusanos, se detectan por este tipo de rastros, dado que no mineralizan como los que tienen huesos", recuerda la investigadora.

Rosa M. Tristán | ELMUNDO.es

viernes, 21 de octubre de 2011

La Luna y Marte en el espectáculo estelar de lluvia de Oriónidas

La Luna y Marte en el espectáculo estelar de lluvia de Oriónidas
La Luna y Marte formarán parte del espectáculo estelar que podrá verse este fin de semana en la bóveda celeste durante la lluvia anual de meteoritos Oriónidas, que este año se espera para el sábado 22 de octubre, según informa la NASA.

Los meteorólogos esperan que más de 15 meteoritos por hora, desprendidos del cometa Halley, atraviesen la atmósfera terrestre el sábado al amanecer cuando la lluvia alcance su máximo apogeo.

"Aunque no es la lluvia de meteoros más grande del año, definitivamente vale la pena levantarse para verla", dijo Bill Cooke de la Oficina Medioambiental sobre Meteoritos de la NASA.

El experto indicó que este año las Oriónidas emergerán del cielo en la noche enmarcadas por algunas de las constelaciones más brillantes procedentes de Orión y pasarán por Tauro, Géminis, Leo y la Osa Mayor.

Pero este año, además, la Luna y Marte son parte del espectáculo. El satélite natural de la Tierra y el Planeta Rojo formarán los dos vértices de un triángulo celeste que cerrará Regulus, la estrella más brillante de la constelación Leo en el momento más activo de la lluvia, horas antes del amanecer.

Cooke y su equipo estarán vigilando los meteoritos que atraviesen la Tierra y también los que impacten en la Luna, ya que según explicó los restos de cometas como el Halley están presentes en todo el sistema Tierra-Luna.

La diferencia es que la Luna, al no tener atmósfera, recibe a los meteoritos directamente, los cuales impactan y estallan en la superficie lunar provocando el calentamiento térmico de las rocas lunares y un brillo que a veces es visto desde la Tierra con telescopios de aficionado.

El equipo de Cooke empezó a trabajar en 2005 y desde entonces ha detectado más de 250 meteoritos lunares, algunos de los cuales estallan "con energías superiores a cientos de kilos de dinamita".

En este periodo han registrado 15 Oriónidas que han golpeado la Luna, dos en 2007, cuatro en 2008, y nueve en 2009, a las que esperan agregar la de este año ya que cerca del 25 por ciento de la cara oscura estará expuesta a la corriente de desechos de Halley.

Observar cómo golpean estos meteoritos al satélite es una buena manera de aprender acerca de la estructura de los flujos de escombros del cometa y la energía de sus partículas, explica el científico, quien ayudará a su grupo a calcular los factores de riesgo para los astronautas que esperan, algún día, vuelvan a caminar sobre la superficie lunar.

EFE

miércoles, 12 de octubre de 2011

Los fósiles de roedores más antiguos de América del Sur

Diente de un roedor sudamericano de hace 41 millones de años. Proceedings of Royal Society
En un paseo literal a través del tiempo a lo largo del río Ucayali, cerca de Contamana, en Perú, un equipo de investigadores ha descubierto fósiles de roedores de por lo menos, 41 millones de años, lo que los convierte en los más antiguos encontrados en América del Sur.

Los restos, en su mayoría dientes, muestran que estos animales están estrechamente relacionados con los roedores africanos, lo que confirma la hipótesis de que los roedores de América del Sur eran originarios de África, afirma el doctor Darin Croft, profesor de anatomía en la Case Western Reserve University, en Estados Unidos, y miembro del equipo de investigación.

Este descubrimiento apoya la idea de que estos roedores llegaron por el norte y se extendieron hacia el sur; los roedores son del suborden Caviomorpha, grupo que incluye a roedores vivos hoy en día, como cobayas, chinchillas y erizos. El nuevo hallazgo, que describe tres nuevas especies, ha sido publicado en 'Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences'.

El doctor Pierre-Olivier Antoine, profesor de paleontología en el Instituto de Ciencias Evolutivas de la Universidad de Montpellier, en el sur de Francia, pidió al doctor Croft, paleontólogo especializado en evolución de los mamíferos, unirse a su equipo de científicos de Francia, Alemania, Perú y Panamá.

El equipo visitó por primera vez la región peruana en 2008, después de estudiar la descripción del área escrita en 1948 por el profesor de Harvard, Bernhard Kummel. Kummel menciona fósiles a lo largo del río Ucayali, un importante afluente del Amazonas, pero el equipo no encontró ninguna evidencia de que alguien más lo hubiese constatado. Durante tres viajes, realizados entre 2008 y 2010, el grupo encontró fósiles en una parte del río que quedaba al descubierto cuando el nivel del agua era bajo. La edad mínima de los fósiles fue datada en 41 millones de años, utilizando el sistema argón-argón.

La edad de los fósiles es apoyada por estudios genéticos de roedores africanos y sudamericanos, que muestran que los animales comparten un origen común, y estiman que los roedores llegaron a América del Sur durante el Óptimo Climático del Eoceno Medio, hace unos 40 millones de años. En ese momento, según otros científicos, un roedor africano, sobre una balsa formada por vegetación, podría haber alcanzado el noreste de Brasil en una o dos semanas.

Las nuevas especies son más pequeñas que casi todos los roedores caviomorfos actuales: Contamanensis Cachiyacuy, llamado así por la región de Contamana, tenía el tamaño de una rata pequeña; y Maquiensis Canaanimys, el nombre de la localidad específica donde se hallaron los fósiles, y Cachiyacuy kummeli, llamado así por Kummel, eran del tamaño de un ratón de campo.

Según Croft, mientras que lugares como la Patagonia han sido bien estudiados, se han encontrado relativamente pocos yacimientos de fósiles en el resto de América del Sur, especialmente en las zonas más tropicales; y añade que todavía existen una gran cantidad de fósiles por descubrir.

EUROPA PRESS

El fósil de ballena más antiguo del mundo

El fósil de ballena más antiguo del mundo
La Dirección Nacional del Antártico de Argentina anunció el hallazgo de restos fósiles de una ballena que vivió hace 49 millones de años, los más antiguos de los encontrados en el mundo hasta el momento.

Se trata de "una mandíbula reconstruida, de unos 60 centímetros, que permite saber que el origen del linaje de esta ballena estaba más atrás que lo que se pensaba", aseguró la paleontóloga argentina Claudia Tambussi.

El hallazgo del "Arqueoceto Antártico", un pariente lejano de las ballenas, fue hecho al noreste de la Península Antártica, cerca del mar de Weddell, por Tambussi, su compatriota Marcelo Reguero y los suecos Thomas Mörs y Jonas Hagström, estos dos últimos del Museo de Historia Natural de Estocolmo.

Este "Arqueoceto" antártico pertenece al grupo Basilosauridae, del que se originaron todos los cetáceos actuales.

Las "ballenas semiacuáticas" -que son los Protocetidae, con cuatro patas desarrolladas- se registran en la región de Indo-Pakistán hace 53 millones de años, mientras que el "Arqueoceto" antártico tiene 49 millones de años y es acuático totalmente.

Los restos fósiles fueron presentados hoy por la Dirección Nacional del Antártico en el marco de Tecnópolis, una enorme muestra de 50 hectáreas de extensión, en la periferia de Buenos Aires, en la que se recrean los mayores logros científicos y tecnológicos del país con maquetas en tamaño real e imponentes escenarios futuristas.

La presentación se llevó a cabo con la presencia del canciller argentino, Héctor Timerman, y el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao.

Tambussi, que al igual que Reguero trabaja en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), comentó que este fósil de ballena es el primero que se localiza en la Antártida Argentina.

La científica argentina sostuvo que su trabajo consiste en la búsqueda de vertebrados marinos y de tierra, pero destacó que hay "infinidad de invertebrados" en el continente blanco.

"Cada resto que encontramos es incunable porque son sedimentos de la época en que el continente antártico no estaba englaciado y había bosques y animales", explicó.

EFE

martes, 11 de octubre de 2011

'Gloria', la primera red de telescopios robóticos con acceso por internet

'Gloria', red de telescopios robóticos con acceso por internet
Este mes se ha puesto en marcha el proyecto europeo Gloria (por sus siglas en inglés: GLObal Robotic telescopes Intelligent Array for e-Science), coordinado por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). El objetivo es conectar en red a 17 telescopios robóticos y facilitar tiempo de observación a los internautas interesados en la astronomía.

Un total de 13 socios de ocho países han puesto en marcha el proyecto europeo Gloria, con la finalidad de conectar en red a 17 telescopios robóticos y poner tiempo de observación a disposición de los internautas interesados en el estudio de la astronomía. La reunión constitutiva del proyecto tuvo lugar la semana pasada en la Facultad de Informática de la UPM, que coordina esta iniciativa del VII Programa Marco, dotada con 2,5 millones de euros.

Con esta iniciativa se propone aglutinar a personas de todo el mundo interesadas en la astronomía con la finalidad de aprovechar su inteligencia colectiva y potenciar su participación en la investigación astronómica, a partir de los análisis de datos y de las observaciones astronómicas.

Una red mundial de telescopios robóticos, a los que se accede gratuitamente a través de Internet y permite a cualquier ciudadano conectarse y compartir tiempo de observación, va a ser desarrollada en el marco de un proyecto europeo de ciencia ciudadana que acaba de arrancar en la Facultad de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid (FIUPM).

Gloria (GLObal Robotic telescopes Intelligent Array for e-Science) será una herramienta para que cualquiera que quiera investigar Astronomía lo pueda hacer, bien usando los telescopios robóticos, bien analizando datos astronómicos disponibles en bases de datos públicas, de Gloria o de otras entidades. La duración de Gloria será de 3 años y tiene un presupuesto de 2,5 millones de euros.

El proyecto europeo está inspirado en la experiencia del Observatorio Astronómico de Montegancedo, ubicado en la citada Facultad. Es el primer observatorio astronómico del mundo de acceso libre y gratuito que se controla remotamente mediante un software denominado Ciclope Astro, mantenido por el grupo Ciclope de la FIUPM, y que será utilizado por la red mundial de telescopios robotizados.

Ciclope Astro proporciona una serie de herramientas para experimentos astronómicos, creación de escenarios y control de telescopios, cámaras y cúpulas de forma remota, y permite a cualquier internauta acceder desde su casa al observatorio para vivir diferentes experiencias astronómicas.

lunes, 10 de octubre de 2011

Los icebergs gigantes llegaron a la costa de Chubut hace 20.000 años

Los icebergs gigantes llegaron a la costa de Chubut hace 20.000 años
La provincia argentina de Chubut recibió icebergs gigantes, de más de medio kilómetro de grosor, durante el Último Máximo Glaciar, período en el que los hielos se extendieron más que en la actualidad, hace 20.000 años.

Estas masas de hielo gigantes alcanzaron hasta unos 200 kilómetros al norte de la ciudad de Comodoro Rivadavia, explican en un artículo investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el Instituto Español de Oceanografía y la Universidad de Cambridge.

Las conclusiones de su investigación se han publicado en la revista Marine Geology, ha informado hoy la Universidad Autónoma.

"Se trata de las evidencias morfológicas de presencia de icebergs de gran tamaño encontradas hasta ahora más al norte en el Atlántico sur", indica Jerónimo López, geólogo y profesor de la UAM.

Este equipo de científicos ha hecho este descubrimiento tras investigar los surcos producidos por la base de los icebergs en los sedimentos del fondo marino frente a Chubut.

Dichos agujeros miden hasta 32 kilómetros de longitud, casi 700 metros de anchura y 20 metros de profundidad, y están situados a profundidades de hasta 600 metros, lo que indica que los icebergs que los generaron tenían aproximadamente medio kilómetro de grosor sumergido.

Los icebergs gigantes que llegaron a la costa de Chubut viajaron entre 2.000 y 4.000 kilómetros sin perder apenas su tamaño, gracias a que las temperaturas del Atlántico eran mucho más bajas que las actuales, detallan los firmantes del artículo.

Los expertos subrayan además que la llegada de icebergs gigantes más al norte de las islas Malvinas sucedió muy "raramente" en la historia, y en la actualidad son pocos los fragmentos de tamaño moderado encontrados en estas latitudes.

EFE

viernes, 7 de octubre de 2011

Dracónidas 2011, espectacular lluvia de estrellas

Dracónidas 2011, espectacular lluvia de estrellas
Investigadores de todo el mundo se concentrarán mañana en numerosos lugares europeos para observar la que muchos consideran "la tormenta de estrellas perfecta", que será seguida por una cámara de alta sensibilidad instalada en un globo sonda estratosférico lanzado por la Universidad Complutense de Madrid.

La lluvia de estrellas conocida como "tormenta de las dracónidas" se producirá mañana entre las 18.00 y las 24.00 (hora peninsular) y si las condiciones meteorológicas permiten una buena observación la espectacularidad del fenómeno se podría traducir en más de quinientas estrellas fugaces a la hora.

Pero dos circunstancias amenazan esa contemplación: la primera, que el otoño parece que definitivamente va a entrar en la península y la Agencia Estatal de Meteorología "dibuja" para mañana un mapa repleto de nubes en toda España y en los dos archipiélagos; la segunda, que la luna está en fase creciente -estará "llena" el próximo día 12- y el cielo estará muy luminoso.

Visible o no, la actividad de la "tormenta" de mañana será hasta siete veces mayor que la de las populares "perseidas" o "lágrimas de San Lorenzo" que cada año se producen el 11 de agosto.

Será además la lluvia de estrellas fugaces más intensa desde el año 2002 y la próxima con una actividad tan intensa no volverá a repetirse al menos en los próximos diez años.

Las "dracónidas" se producen cuando la órbita de la Tierra se cruza con las nubes de partículas que dejan en su camino los cometas, y el sábado, entre el atardecer y la medianoche, la Tierra atravesará una densa nube de partículas dejadas por un cometa (el 21P/Giacobini-Zinner) entre finales del siglo XIX y principios del XX, según la información facilitada por la Universidad Complutense de Madrid.

La interacción con esas partículas, del tamaño de granos de arena, con la Tierra no entraña ningún peligro, pero el estudio de este tipo de eventos sí tiene mucha trascendencia para los investigadores porque sí podrían afectar a los satélites.

Para ello, el Grupo de Astrofísica Extragaláctica e Investigación Astronómica de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha preparado una campaña de observación de este evento astronómico que consideran "excepcional".

Así, al registro continuo en la Estación de Videodetección de Bólidos y Meteoros del Observatorio de la UCM se suma el lanzamiento de una cámara de alta sensibilidad a bordo de una sonda en un globo estratosférico, por lo que será, según esta universidad, la primera vez que se lleve a cabo una misión subespacial de este tipo.

Los científicos lanzarán la sonda desde Daimiel (Ciudad Real) sobre las 20.00 horas de mañana, y unas cuatro horas después, y gracias al sistema de "radio-balizas" que han instalado, lo recuperarán para capturar las imágenes que haya conseguido tomar.

Además de este globo, grupos de científicos de todo el mundo se han desplazado a numerosos lugares de Europa para contemplar y estudiar el evento, y según la información facilitada por la Complutense, las principales agencias espaciales (la NASA y la ESA) y varias instituciones científicas europeas van a fletar aviones para la observación.

El investigador Francisco Ocaña, del Departamento de Astrofísica de la Universidad Complutense, ha subrayado, en declaraciones a Efe, la trascendencia de conocer este tipo de fenómenos, de conocer cómo interactúa la Tierra con la materia interplanetaria, y la importancia de calcularlo con exactitud para evitar daños en los satélites que orbitan la Tierra.

En este sentido, Ocaña ha situado el riesgo de que la tormenta de mañana perjudique a esos satélites en "bajo", aunque ese riesgo será mañana muy superior al que existen el resto de días.

El Instituto Astrofísico de Andalucía va también a facilitar la observación desde el Observatorio de Sierra Nevada, situado a casi 3.000 metros de altitud y donde se han instalado cinco cámaras de vídeo y tres fotográficas.

Según el Instituto de Astrofísica de Canarias, algunas predicciones hablan de máximos entre 600 y 800 meteoros por hora.

Las "dracónidas", ha detallado esta institución científica", reciben el nombre porque parecen radiar de la constelación del Dragón, y se producirán dos momentos "máximos": uno entre las 18.00 y las 21.00 horas, periodo durante el que se registrarán entre 50 y 100 estrellas fugaces por hora; y el segundo, según el IAC "más fiable", sobre las 22.00 horas, cuando se producirán entre 600 y 800 meteoros por hora.

En España, la lluvia de estrellas se podrá observar, en los lugares donde el cielo esté despejado, después de la puesta del sol, y los expertos aconsejan situarse de espaldas a la luna, buscar una posición cómoda y contemplar el cielo a simple vista, sin telescopios ni prismáticos.

EFE

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio