miércoles, 26 de junio de 2013

Un desierto aislado en medio del supercontinente Pangea

Un desierto aislado en medio del supercontinente Pangea
Durante la era del Pérmico, la Tierra estaba dominada por un solo supercontinente llamado Pangea, donde animales y plantas se dispersaban ampliamente en toda esta tierra, según documentan especies fósiles idénticas encontrados en varios continentes modernos. Pero un nuevo estudio publicado en 'Journal of Vertebrate Paleontology' apoya la idea de que había un desierto aislado en medio de Pangea con una fauna muy particular.

Vagando por este desierto en lo que hoy es el norte de Níger había una criatura muy peculiar conocida como Pareiasauro, un gran reptil herbívoro que era común a través de Pangea durante el Pérmico Medio y Tardío, hace alrededor de entre 266 y 252 millones de años, según fósiles recién descubiertos pertenecientes al género Bunostegos, que significa lleno de protuberancias.

"Del tamaño de una vaca, estos reptiles se alimentaban de plantas y tenían un cráneo lleno de protuberancias y una armadura ósea en la espalda", explica la autora principal, Linda Tsuji. La mayoría de Pareiasauros tenían protuberancias óseas en el cráneo, pero Bunostegos lucía los más grandes que se hayan descubierto. En vida, probablemente fueron cuernos cubiertos de piel, como los de los jefes de las jirafas modernas, aunque a primera vista estas características parecen sugerir que Bunostegos fue un pareiasauro evolutivamente avanzado, que también tenía muchas características primitivas.

El análisis de Tsuji mostró que Bunostegos estaban en realidad más estrechamente relacionados con Pareiasauros más antiguos y primitivos, lo que lleva a dos conclusiones: en primer lugar, que su cráneo lleno de protuberancias fue el resultado de la evolución convergente, y segundo, que su linaje genealógico se había aislado durante millones de años.

Pero, ¿cómo aislar una población de reptiles del tamaño de una vaca? Aunque no había vallas en el Pérmico, las condiciones climáticas conspiraron para acorralar a los Bunostegos, junto con otros reptiles, anfibios y plantas, y mantenerlos limitados a la zona central del supercontinente.

"Nuestro trabajo apoya la teoría de que el centro de Pangea fue aislado climáticamente, lo que permite una única fauna relicta persistir en el Pérmico Tardío", dijo Christian Sidor, otro de los autores del artículo, para quien resulta sorprendente porque las áreas fuera de esta región central muestran evidencia fósil de intercambio faunístico regular.

Los datos geológicos muestran también que el centro de Pangea fue hiperárido (muy seco), lo que disuadía eficazmente el paso de algunos animales, manteniendo a los que estaban dentro. El largo periodo de aislamiento bajo estas condiciones secas dio a Bunostegos tiempo para que su linaje evolucionara hacia sus características anatómicas únicas.

El paleontólogo Gabe Bever, que no participó en el estudio, dijo: "La investigación en estas cuencas menos conocidas es de vital importancia para la interpretación significativa de los fósiles del Pérmico. Nuestra comprensión del Pérmico y la extinción masiva en la que terminó depende del descubrimiento de más fósiles, como los Bunostegos, maravillosamente extraños".

Gran parte de lo que una vez fue el centro de Pangea queda por explorar por los paleontólogos. "Es importante continuar la investigación en estas áreas poco exploradas -sentenció Tsuji-. El estudio de los fósiles de lugares como el norte de Níger pinta un panorama más amplio del ecosistema durante la era del Pérmico".

EUROPA PRESS

Sé el primero en comentar

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio