miércoles, 31 de julio de 2013

Se publican los datos para elaborar el primer mapa de la Vía Láctea oculta

Se publican los datos para elaborar el primer mapa de la Vía Láctea oculta
La colaboración internacional SDSS-III, en la que participa el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), publica las observaciones de 60.000 estrellas de nuestra galaxia. La tecnología desarrollada en el proyecto ha permitido llegar a las partes de la Vía Láctea ocultas por el polvo interestelar.

El grupo de astrónomos que integra la colaboración internacional Sloan Digital Sky Survey III (SDSS-III), en la que participa el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), acaba de publicar las características desconocidas hasta ahora de 60.000 estrellas de nuestra galaxia. Esta nueva serie de datos de acceso abierto, y libre descarga en internet, permitirán explorar la parte 'oculta' de la Vía Láctea y ayudarán a entender cómo se formó.

Se trata de los primeros datos publicados por el proyecto Apache Point Observatory Galactic Evolution Experiment (APOGEE) que, como parte de SDSS-III, supone un esfuerzo investigador colectivo para crear un mapa completo de la composición química de las estrellas a lo largo y ancho de la Vía Láctea. Con este objetivo, en el proyecto se ha desarrollado uno de los más eficientes espectrógrafos para luz infrarroja del mundo.

La solución que ha aportado el espectrógrafo de alta resolución de APOGEE es observar este área en el infrarrojo, una luz invisible al ojo humano pero capaz de penetrar el velo de polvo que oscurece el centro de nuestra galaxia. Esta habilidad para explorar zonas previamente ocultas permite a APOGEE ambicionar el objetivo de trazar un mapa completo de la composición química de todas las regiones de la Vía Láctea. La espectroscopía realiza mediciones sobre la cantidad de luz emitida por una estrella en cada longitud de onda, o lo que es lo mismo, en cada color.

Lejos de las luces de la ciudad, la Vía Láctea aparece como una banda luminosa que cruza el cielo cubierta por 'cortinas' oscuras. Esta banda es el disco y el bulbo o núcleo galáctico y las cortinas son el polvo que impide a los astrónomos ver todas las partes de la Galaxia. Cuanto más cerca se encuentra una estrella del centro, una mayor parte de su luz es apagada por el polvo. Por este motivo, los estudios previos sobre las estrellas de la Vía Láctea han estado limitados por la capacidad de medir de forma consistente las estrellas de esta zona polvorienta.

“Esta es la más completa colección de espectros de estrellas en el infrarrojo nunca realizada”, explica el director del proyecto APOGEE, Steve Majewski, de la Universidad de Virginia. “El total de sesenta mil estrellas analizadas suponen casi diez veces más que el número de espectros de alta resolución en el infrarrojo obtenidos hasta ahora por todos los telescopios del mundo. Seleccionadas de todas las diferentes partes de la Galaxia, desde la periferia casi vacía hasta el centro envuelto en polvo, estos espectros nos permitirán descorrer la cortina que cubre la parte oculta de la Vía Láctea”, añade Majewski.

El espectro de una estrella es una de las mejores herramientas para aprender sobre ella: nos habla de detalles clave, como la temperatura, el tamaño de la estrella y los elementos que se encuentran en su atmósfera. Es como si consiguiéramos las huellas dactilares de alguien en lugar de solo conocer su altura y su peso.

Para llegar a la meta fijada en el proyecto de analizar 100.000 estrellas en solo tres años, el instrumento APOGEE observa 300 estrellas distintas de forma simultánea, lo que agiliza en cientos de veces la velocidad de recolección de datos si se compara con los instrumentos habituales, que analizan las estrellas de una en una. ·

Esta ingente cantidad de datos no puede ser analizada con métodos convencionales. “Los métodos clásicos de análisis de espectros se basan en gran medida en el trabajo manual e interactivo de una persona”, cuenta Carlos Allende Prieto, científico líder de SDSS-III en el IAC y responsable del software de análisis de los espectros de APOGEE. “No podíamos contar con cien investigadores durante tres años para hacer el trabajo en este caso, así que tuvimos que escribir programas para ordenador que se comportaran como humanos, e incluso nos superaran en esta particular tarea”, explica el investigador del IAC.

¿Cómo nació la Vía Láctea?

Las preguntas sobre cómo se formó nuestra galaxia han sido objeto de especulación científica y debate durante cientos de años. El mapa de todas las estrellas de la Galaxia que pretende obtener el experimento APOGEE proporcionará información crucial para resolver cuestiones centrales sobre cómo se produjo este proceso a lo largo de miles de millones de años de historia.

La Vía Láctea tiene en la actualidad tres partes principales: un bulbo con alta densidad de estrellas en el centro, el disco plano en el que nosotros vivimos, y el halo, una estructura esferoidal que, con una densidad estelar muy baja, envuelve la galaxia y se extiende a lo largo de cientos de miles de años luz. Las estrellas en estas tres partes tienen distintas edades y composiciones, lo que significa que se formaron en momentos diferentes y bajo condiciones diversas a lo largo de la historia de nuestra galaxia. Los resultados obtenidos ayudarán a desbloquear esta historia: la clave es conocer las composiciones y los movimientos de las estrellas en cada región.

Estrellas ‘viejas’ y energía oscura

Los datos que se publican ahora también proporcionan una sólida base para investigar un amplio rango de cuestiones sobre las mismas estrellas. Por ejemplo, el investigador del IAC Szabolcs Mészáros, además de realizar las calibraciones de las medidas de APOGEE, está estudiando las estrellas evolucionadas en decenas de cúmulos, grupos de estrellas que comparten localización y edad. ”Los datos de APOGEE nos permiten ver los cambios que se producen en la química de las estrellas en las fases finales de su vida”, afirma Mészáros.

El paquete de datos hecho público, y etiquetado como Data Release 10, también incluye otros 670.000 espectros de otro proyecto de SDSS-III conocido como Baryon Oscillation Spectroscopic Survey (BOSS). Estos otros espectros proceden de galaxias y cuásares formados cuando nuestro universo era mucho más joven, justo cuando la misteriosa energía oscura estaba comenzando a influir sobre la expansión del mismo. Los nuevos espectros que obtenga BOSS y los espectros adicionales que continuará obteniendo SDSS-III hasta su fin a mediados de 2014, ayudarán a la comunidad científica en la misión de entender qué puede ser la energía oscura.

SDSS-III es un proyecto de seis años (2008-2014) sobre estrellas cercanas, la Vía Láctea y el cosmos distante. El telescopio de 2,5 metros ubicado en el Observatorio Apache Point, en Nuevo México, lleva a cabo cada noche las observaciones que alimentan tanto el espectrógrafo óptico de BOSS como el infrarrojo de APOGEE.

El acceso público a toda la información obtenida es un aspecto fundamental de este proyecto. La nueva serie de datos está disponible para la comunidad científica y el público interesado para su libre descarga en: http://www.sdss3.org/dr10.

IAC

sábado, 27 de julio de 2013

"El asteroide que quería ser cometa"

"El asteroide que quería ser cometa"
Los cometas siempre han llamado la atención del ser humano por su aparición cíclica, lo cual ha generado muchas preguntas ¿de dónde vienen?, ¿de qué están compuestos?, y ¿por qué tienen cola? Precisamente esa cola es lo que hemos utilizado para distinguir a los cometas de los asteroides, siendo los asteroides objetos rocosos y los cometas objetos helados. Formados, por tanto, por hielo, roca y polvo, cuando el cometa se acerca al Sol y aumenta su temperatura, su núcleo sublima material volátil, creando una especie de atmósfera denominada cabellera o coma. El azote de los vientos solares hace que esa coma se desprenda del cometa, generando la cola.

Pero no todos los cometas tienen el mismo origen. Hasta hace pocas décadas se creía que todos los cometas procedían o bien de la Nube de Oort o bien del Cinturón de Kuiper. La Nube de Oort es una zona que se encuentra en los confines del Sistema Solar y que habría sido generada por los restos de la formación de nuestra estrella y sus planetas. Debido a la gran distancia a la que se encuentra, los cometas procedentes de esa zona tienen unas órbitas elípticas muy alargadas y con periodos de miles de años. Sin embargo, sabemos que hay cometas con periodos menores. En los años 60 del siglo pasado, Gerard Kuiper teorizó sobre la existencia de otra zona, más allá de Neptuno, que podría contener cometas. En 1980 Julio A. Fernández demostró que los cometas de corto período deberían venir de esa región y poco después, en los años 90, se descubrieron los primeros objetos en la región transneptuniana, por lo que finalmente esa zona se bautizó con el nombre de Cinturón de Kuiper.

Sin embargo ahora sabemos que no todos los cometas provienen de una de estas dos zonas.

El seis de octubre del año 2012 el sondeo Pan-STARRS (Panoramic Survey Telescope & Rapid Response System) descubría el cometa P/2012 T1 (PANSTARRS)1. Por su órbita, se determinó que pertenecía al Cinturón Principal de Asteroides, que se encuentra mucho más cerca de nosotros, entre las órbitas de los planetas Marte y Júpiter. Pero, ¿qué tienen que ver los asteroides en todo esto? Pues al parecer no todos son objetos rocosos sin actividad.

A finales de los años 90 del siglo pasado se descubría el primer asteroide activado (como se han denominado) que mostraba claramente una cola de polvo. Este asteroide que quería ser cometa fue bautizado con el nombre de 133P/Elst-Pizarro, y desde entonces se han descubierto otros 9 objetos de este tipo.

"Dentro de esta categoría, - afirma Fernando Moreno (investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía), autor principal de un trabajo que ha estudiado las características de P/2012 T1 (PANSTARRS)- se han identificado tentativamente dos tipos: asteroides activados por eventos impulsivos, como pueden ser una colisión con otro asteroide o una ruptura rotacional, y los llamados Main-Belt Comets (MBCs), cuya actividad parece estar ligada a sublimación de volátiles, como en el caso de los cometas: de ahí su nombre". Nuestro cometa parece pertenecer a este segundo grupo.

Se cree que tienen un cierto contenido de agua, aunque menos que los demás cometas, pero todavía no se ha detectado emisión gaseosa en ningún MBC (sólo pequeñas cantidades de agua o de cianuro), aunque también es cierto que debido a su pequeño tamaño y a la gran distancia que nos separa de ellos la detección espectroscópica con la instrumentación actual resulta muy complicada.

El interés de su estudio radica en que esos objetos constituyen el eslabón perdido entre los asteroides y los cometas, entre los medios rocosos y los medios helados. Además, estos objetos podrían tener una gran importancia por haber podido contribuir a la presencia de agua en la Tierra.

Natalia Ruiz Zelmanovitch | IAC

jueves, 25 de julio de 2013

ALMA arroja luz sobre el misterio de las galaxias masivas desaparecidas

ALMA arroja luz sobre el misterio de las galaxias masivas desaparecidas 
Nuevas observaciones del telescopio ALMA en Chile han proporcionado a los astrónomos la mejor visión obtenida hasta el momento de cómo puede la fuerte formación estelar arrancar el gas de una galaxia y dejar a las futuras generaciones de estrellas sin el combustible necesario para formarse y crecer. Las impactantes imágenes muestran enormes chorros de gas molecular eyectados por las regiones de formación estelar en la cercana Galaxia del Escultor. Estos nuevos resultados ayudan a explicar la extraña escasez de galaxias muy masivas en el universo. El estudio se publica en la revista Nature.

Las galaxias — sistemas como nuestra Vía Láctea que contienen cientos de miles de millones de estrellas— son las piezas básicas del cosmos. Una de las metas más ambiciosas de la astronomía contemporánea es comprender la forma en la que las galaxias crecen y evolucionan, siendo la formación estelar una de las cuestiones clave: ¿qué determina el número de nuevas estrellas que se formarán en una galaxia?

La Galaxia del Escultor, también conocida como NGC 253, es una galaxia espiral situada en la constelación austral del Escultor (Sculptor). A una distancia de unos 11,5 millones de años luz de nuestro Sistema Solar es uno de nuestros vecinos intergalácticos más próximos, y la galaxia con estallido de formación estelar más cercana visible desde el hemisferio sur. Utilizando el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) los astrónomos han descubierto humeantes columnas de gas denso y frío huyendo del centro del disco galáctico.

“Con la extraordinaria resolución y precisión de ALMA, podemos ver claramente, y por primera vez, concentraciones masivas de gas frío expulsadas por ondas expansivas de intensa presión creadas por las estrellas jóvenes” afirma Alberto Bolatto, de la Universidad de Maryland (EE.UU.), autor principal del artículo. “La cantidad de gas que medimos nos proporciona muestras evidentes de que algunas galaxias en crecimiento lanzan más gas del que absorben. Es posible que estemos viendo un ejemplo actual de algo muy común que ocurría en el universo temprano”.

Estos resultados pueden ayudar a explicar por qué los astrónomos han encontrado tan pocas galaxias altamente masivas en el cosmos. Los modelos por ordenador muestran que las galaxias más viejas y rojas deberían tener mucha más masa y más estrellas que lo que observamos actualmente. Al parecer los vientos galácticos o los escapes de gas son tan fuertes que privan a la galaxia del combustible necesario para la formación de la siguiente generación de estrellas.

“Estas características trazan un arco que se alinea casi perfectamente con los bordes de los escapes de gas caliente ionizado observados anteriormente”, señala Fabian Walter, investigador en el Instituto de Astronomía Max Planck (Heidelberg, Alemania), y uno de los coautores del artículo. “Ahora podemos ver, paso a paso, la progresión de cómo el estallido pasa a convertirse en gas escapando”.

Los investigadores han determinado que enormes cantidades de gas molecular —cerca de diez veces la masa de nuestro Sol al año, o posiblemente mucho más— estaba siendo eyectado de la galaxia a velocidades de entre 150.000 y cerca de 1.000.000 de kilómetros por hora. La cantidad total de gas eyectado sumaría más gas que el que realmente se empleó en la formación de las estrellas de la galaxia en el mismo tiempo. A estos niveles, la galaxia podría quedarse sin gas en tan solo unos 60 millones de años.

“Para mí, este es un ejemplo excelente de cómo la nueva instrumentación da forma al futuro de la astronomía. Hemos estado estudiando la región de estallidos de formación estelar llamada NGC 253 y otras galaxias cercanas con estallidos de formación estelar durante casi diez años. Pero antes de ALMA, no había forma de ver este tipo de detalles” declara Walter. El estudio utiliza una configuración inical de ALMA con solo 16 antenas. “¡Es emocionante pensar qué podrá mostrarnos ALMA de este tipo de fenómenos con su conjunto completo de 66 antenas!”, añade Walter.

Más estudios con el conjunto completo de ALMA nos ayudarán a determinar el destino final del gas expulsado por el viento, lo cual nos revelará si los vientos provocados por los estallidos de formación estelar reciclan el material que forma a las estrellas o realmente se lo arrebatan al entorno.

Loading player...


ESO

martes, 23 de julio de 2013

Las 50 vértebras completas de la única cola articulada de dinosaurio descubierta en México

Las 50 vértebras completas de la única cola articulada de dinosaurio descubierta en México
Las 50 vértebras completas de la única cola articulada de dinosaurio descubierta en México han sido recuperadas en un yacimiento de Coahuila (norte del país) junto a otros huesos, tras 20 días de trabajo, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los restos pertenecen a un hadrosaurio o pico de pato con cresta de hace 72 millones de años. Fueron encontrados en mayo de 2005 y se empezó a trabajar con ellos el pasado 2 de julio.

El INAH dijo que en los últimos días se logró recuperar 50 vértebras de la cola unidas entre sí, tal como estaban en su origen, así como huesos de las extremidades y de la cadera, entre otros.

El apéndice, de unos 5 metros y bajo el que se espera encontrar el resto del cuerpo, equivale a la mitad de un dinosaurio cuya longitud total se calcula en 12 metros, comentó Felisa Aguilar, de la INAH y directora de la excavación junto a René Hernández, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La paleontóloga explicó también que la importancia de este esqueleto reside en que es muy raro encontrar este tipo de ejemplares con la mayoría de sus huesos unidos.

La cola fue encontrada en el municipio de General Cepeda, a pocos kilómetros de dos de los yacimientos paleontológicos más importantes de Coahuila. Será trasladada por partes a un espacio de la cabecera municipal de General Cepeda acondicionado como laboratorio para su limpieza e identificación de los restos, tras lo cual se volverá a armar.

EFE

viernes, 19 de julio de 2013

Una línea de nieve en un remoto sistema planetario joven

Una línea de nieve en un remoto sistema planetario joven
Por primera vez se ha obtenido una imagen de una línea de nieve en un remoto sistema planetario sumamente joven. La línea de nieve, situada en el disco que rodea a la estrella de tipo solar TW Hydrae, promete revelarnos más sobre la formación de planetas y cometas, los factores que influyen en su composición y la historia de nuestro Sistema Solar. Los resultados se publican en la revista Science Express.

Utilizando el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), los astrónomos han obtenido la primera imagen de una línea de nieve en un sistema planetario bebé. En la Tierra, las líneas de nieve se forman a grandes altitudes en las que las temperaturas, al bajar, transforman la humedad del aire en nieve. Esta línea puede verse claramente en una montaña, en la que vemos bien delimitada la cumbre nevada y la zona en la que comenzamos a distinguir la superficie rocosa, libre de nieve.

Las líneas de nieve en torno a estrellas jóvenes se forman de un modo similar, en las regiones más alejadas y frías de los discos a partir de los cuales se forman los sistemas planetarios. Comenzando en la estrella y moviéndose hacia fuera, el agua (H2O) es la primera en congelarse, formando la primera línea de nieve. Más allá de la estrella, a medida que la temperatura cae, otras moléculas más exóticas pueden llegar a congelarse y convertirse en nieve, como es el caso del dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), y el monóxido de carbono (CO). Estos diferentes tipos de nieve dan a los granos de polvo una cobertura externa que ejerce como pegamento y juega un papel esencial a la hora de ayudar a estos granos a superar su habitual tendencia a romperse tras una colisión, permitiéndoles, por el contrario, convertirse en piezas fundamentales para la formación de planetas y cometas. La nieve, además, aumenta la cantidad de materia sólida disponible y puede acelerar de forma sorprendente el proceso de formación planetaria.

Cada una de estas diferentes líneas de nieve — para el agua, el dióxido de carbono, el metano y el monóxido de carbono — puede estar relacionada con la formación de diferentes tipos de planetas. Alrededor de una estrella parecida a nuestro Sol, en un sistema solar similar, la línea de nieve del agua se correspondería con la distancia que hay entre las órbitas de Marte y Júpiter, y la línea de nieve del monóxido de carbono se correspondería con la órbita de Neptuno.

La línea de nieve detectada por ALMA es la primera detección de una línea de nieve de monóxido de carbono entorno a TW Hydrae, una estrella joven que se encuentra a 175 años luz de la Tierra. Los astrónomos creen que este incipiente sistema planetario comparte muchas características con nuestro propio Sistema Solar cuando tenía tan solo unos pocos millones de años.

“ALMA nos ha proporcionado la primera imagen real de una línea de nieve en torno a una estrella joven, los cual es extremadamente emocionante, ya que esto nos habla de un periodo muy temprano en la historia de nuestro Sistema Solar” afirma Chunhua “Charlie” Qi (Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, Cambridge, EE.UU.) uno de los dos autores principales del artículo. “Ahora podemos ver detalles antes ocultos sobre las lejanas regiones heladas de otro sistema planetario similar al nuestro”.

Pero la presencia de monóxido de carbono podría tener consecuencias más allá de la simple formación de planetas. El monóxido de carbono es necesario para la formación del metanol, pieza fundamental de las moléculas orgánicas, más complejas y esenciales para la vida. Si los cometas transportasen estas moléculas a planetas en formación similares a la Tierra, entonces esos planetas estarían equipados con los ingredientes necesarios para la vida.

ESO

jueves, 18 de julio de 2013

Tyrannosaurus rex consolida el título de depredador

Tyrannosaurus rex consolida el título de depredador
Un diente de T. rex fusionado entre las vértebras de una de sus presas confirma que este enorme dinosaurio era capaz de cazar a otros dinosaurios aunque, en este caso, la víctima sobreviviera al ataque, tal y como publican paleontólogos estadounidenses en la revista PNAS.

El debate sobre si el rey de los dinosaurios era un temible depredador o un simple carroñero es tan antiguo como su descubrimiento. Hoy, paleontólogos estadounidenses confirman que este enorme dinosaurio cazaba a sus presas, tal y como se publica en PNAS.

Investigadores de la Universidad de Kansas han analizado un fósil descubierto en Dakota del Sur, consistente en unas vértebras fusionadas de hadrosaurio –familia que incluye a los dinosaurios ‘pico de pato’– que envuelven un diente de T. rex.

La corona dental incrustada en la columna vertebral del hadrosaurio indica que el enorme carnívoro cazaba a sus presas vivas, aunque también pudiera tener un comportamiento carroñero, como la mayoría de los grandes depredadores actuales.

Tras analizar el fósil mediante TAC, los paleontólogos llegaron a la conclusión de que el diente pertenecía a un Tyrannosaurus rex. “Las estructuras rugosas de las vértebras coinciden con las heridas curadas en otros animales”, aseguran los investigadores. “Esto sugiere que la presa sobrevivió lo suficiente al ataque como para curarse”, una prueba contundente de que este carnívoro trató de cazar a su presa.

“La localización del diente al final de la espina dorsal del hadrosaurio coincide con la forma de atacar de depredadores modernos, como los leones, que se lanzan inicialmente sobre los cuartos traseros de la presa para inmovilizarla”, explican los paleontólogos.

Para los científicos, esto zanja el debate sobre la alimentación del famoso dinosaurio, que tendría “un profundo efecto sobre la paleoecología cretácica, debido a su enorme tamaño”.

No obstante, esto no implica que este dinosaurio no se alimentara también de carroña, como muchos otros depredadores modernos, incluidos los leones. Que la presa escapara tampoco significa que fuera un cazador poco hábil, ya que hasta los leones fallan entre el 42% y el 62% de sus ataques.

Un eterno debate

Aunque no existe ningún ejemplo actual en el que un depredador de semejante tamaño sea carroñero, muchos expertos, como Jack Horner, defendían que Tyrannosaurus rex era demasiado lento para cazar, y que su fino olfato era propio de carroñeros.

Estudios más recientes aseguran que su olfato no era tan desarrollado, que podía alcanzar los 40 km/h y que la fuerza de su mordisco era más fuerte que la de cualquier otro depredador terrestre. Todo ello, sumado al estudio publicado hoy en PNAS, muestra que T. rex era capaz de perseguir y cazar a sus presas.

SINC

Una nueva especie de dinosaurio con una enorme nariz y dos cuernos

Una nueva especie de dinosaurio con una enorme nariz y dos cuernos
Una nueva especie de dinosaurio, de la familia de los «Triceratops», ha sido descubierta en el Monumento Nacional de Grand Staircase-Escalante (GSENM), al sur de Utah, en EE.UU., según ha publicado la revista británica «Proceedings of the Royal Society B».

Los dinosaurios con cuernos o ceratópsidos eran un grupo de grandes herbívoros de cuatro patas que vivieron durante el Período Cretácico Tardío. La mayoría de los miembros de la familia de los «Triceratops» tiene un enorme cráneo que lleva un sólo cuerno sobre la nariz, un cuerno sobre cada ojo, y un alargado volante óseo en la parte trasera.

La especie recién descubierta, «Nasutoceratops titusi», posee varias características únicas, como una nariz de gran tamaño en relación con otros miembros de la familia, y excepcionalmente larga y curvada y cuernos orientados hacia adelante sobre los ojos. El volante huesudo, en lugar de poseer ornamentaciones elaboradas como ganchos o púas, está relativamente sin adornos, con un margen sencillo, festoneado.

«Nasutoceratops» se traduce como «cara de gran nariz con cuernos», y la segunda parte del nombre, titusi», honra a Alan Tito, paleontólogo del magnífico monumento nacional Staricase Escalante, por sus años de colaboración en la investigación. El estudio, financiado en gran parte por la Oficina de Administración de Tierras y la Fundación Nacional de Ciencias, fue dirigido por Scott Sampson, cuando era el conservador jefe del Museo de Historia Natural de Utah, de la Universidad de Utah, ya que ahora es vicepresidente de Investigación y Colecciones del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver, también en Estados Unidos.

Por razones que han permanecido en la oscuridad, todos los ceratópsidos han ampliado en gran medida las regiones de la nariz en la parte delantera de la cara, pero «Nasutoceratops» se diferencia de sus familiares en la adopción de esta expansión de la nariz a un extremo incluso mayor.

Scott Sampson, autor principal del estudio, ha declarado: «El tamaño gigante de la nariz del «Nasutoceratops» probablemente no tenía nada que ver con el sentido del olfato, ya que los receptores olfativos se producen más atrás en la cabeza, al lado del cerebro, y la función de esta extraña característica sigue siendo incierta».

Los paleontólogos han especulado mucho sobre la función de los cuernos y los volantes de los dinosaurios con cuernos, con ideas que van desde una defensa como depredador hasta el control de la temperatura del cuerpo para el reconocimiento de los miembros de la misma especie, pero la hipótesis dominante en la actualidad se centra en su papel para intimidar a miembros del mismo sexo y atraer a miembros del sexo opuesto, como las colas del pavo real y los cuernos del venado en la actualidad.

Mark Loewen, coautor del estudio, señala que los «increíbles» cuernos del «Nasutoceratops» eran muy probablemente utilizados como señales visuales de dominio y, cuando eso no era suficiente, como armas para luchar contra sus rivales. El nuevo dinosaurio fue descubierto en GSENM, que abarca 1,9 millones de hectáreas de terreno desierto alto en el centro-sur de Utah.

Según Sampson, es «el último gran cementerio de dinosaurios en gran parte inexplorado en los 48 estados». Durante la mayor parte del Cretácico Superior, excepcionalmente altos niveles del mar inundaron las partes bajas de varios continentes en todo el mundo, y en América del Norte, un mar cálido y poco profundo llamado vía marítima interior occidental se extendía desde el Océano Ártico hasta el Golfo de México, subdividiendo el continente en partes oriental y occidente, llamados los Apalaches y Laramidia, respectivamente.

Mientras que poco se sabe de las plantas y animales que vivieron en la región de los Apalaches, las rocas de Laramidia (que tenía un tamaño de menos de un tercio del actual tamaño de América del Norte) expuestas en el interior occidental de Norteamérica han generado una gran cantidad de restos de dinosaurios.

EUROPA PRESS

miércoles, 17 de julio de 2013

Nube de gas desgarrada por el agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia

Nube de gas desgarrada por el agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia
Nuevas observaciones llevadas a cabo con el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO muestran por primera vez una nube de gas desgarrada por el agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia. La nube está ahora tan estirada que su parte frontal ha superado el punto más cercano y está alejándose del agujero negro a más de 10 millones de km/h, mientras que la cola aún está cayendo hacia él.

En el año 2011 el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO descubrió una nube de gas con varias veces la masa de la Tierra acelerando rápidamente hacia el agujero negro del centro de la Vía Láctea. Esta nube se está acercando a su límite máximo y nuevas observaciones del VLT muestran que está siendo estirada y deformada por el fuerte campo gravitatorio del agujero negro.

"El gas que se encuentra en la cabeza de la nube se estira a más de 160.000 millones de kilómetros alrededor del punto más cercano de la órbita del agujero negro. Y el máximo acercamiento es a tan solo unos 25.000 millones de kilómetros del propio agujero negro — apenas desaparezca caerá sumido en el olvido", explica Stefan Gillessen (Instituto Max Planck de Física Extraterrestre, Garching, Alemania) quien lidera el equipo de observación. "La nube está tan estirada que el punto máximo de acercamiento no es un evento puntual, sino un proceso que se extiende a lo largo de un periodo de, al menos, un año".

A medida que la nube se estira, su luz se va haciendo cada vez más difícil de observar. Pero observando minuciosamente la región cercana al agujero negro durante más de 20 horas de tiempo de exposición total con el instrumento SINFONI instalado en el VLT — la exposición más profunda hecha nunca de esta región con un espectrómetro de campo integral — el equipo fue capaz de medir las velocidades de diferentes partes de la nube a medida que salía disparada más allá del agujero negro central.

"Lo más emocionante que vemos ahora en las nuevas observaciones es la cabeza de la nube que vuelve hacia nosotros a más de 10 millones de km/h a lo largo de la órbita — lo que supone un impresionante 1% de la velocidad de la luz", añade Reinhard Genzel, líder del equipo de investigación que ha estudiado esta región durante cerca de veinte años. "Esto significa que la parte frontal de la nube ya ha hecho su máximo acercamiento al agujero negro".

El origen de la nube de gas sigue siendo un misterio, aunque no faltan ideas al respecto. Las nuevas observaciones limitan las posibilidades.

"Igual que un desafortunado astronauta en una película de ciencia ficción, vemos que la nube se estrecha tanto que parece un espagueti. Esto significa que, probablemente, no tenga una estrella en su interior", concluye Gillessen. "Por el momento creemos que, probablemente, el gas proceda, de algún modo, de las estrellas que orbitan el agujero negro".

El clímax de este acontecimiento único en el centro de la galaxia está teniendo lugar en estos momentos y astrónomos de todo el mundo lo están observando muy de cerca. Esta intensa campaña de observación proporcionará una gran cantidad de datos, revelando, no solo más sobre esta nube de gas, sino que también sondeará las regiones cercanas al agujero negro que no habían sido exploradas antes y ofrecerá más información sobre los efectos extremos de la intensa gravedad.

Loading player...


ESO

Hubble descubre una nueva luna en Neptuno

Hubble descubre una nueva luna en Neptuno
Mientras analizaba las fotos de Neptuno tomadas por el telescopio espacial Hubble (NASA-ESA), el astrónomo Mark Showalter del instituto SETI notó un punto blanco desconocido a unos 105.251 km de este planeta azul, entre las orbitas de sus lunas Larisa y Proteo. Se trataba de S/2004 N 1, el último de los satélites descubiertos en Neptuno hasta ahora, el número 14. Esta luna completa una vuelta alrededor del planeta cada 23 horas y su diámetro se estima en unos 19,3 km. Es la más pequeña de todas, tanto que pasó inadvertida para el Voyager 2 cuando sobrevoló Neptuno en 1989.

Showalter revisó un punto blanco que aparecía insistentemente en más de 150 instantáneas tomadas entre 2004 y 2009 por el telescopio orbital Hubble.

S/2004 N1 completa su orbita, situada entre los satélites Larisa y Proteo, de casi 600.000 kilómetros en 23 horas.

"Ésta es una luna que nunca se queda quieta en el mismo sitio para que se le pueda hacer una foto", explicó Showalter sobre la gran velocidad con la que orbita este pequeño satélite.

Tras declarar que Plutón no era un planeta en 2006, Neptuno se ha convertido en el planeta más lejano del sistema solar. Sus otros 13 satélites son: Tritón (el más grande), Nereida, Despina, Náyade, Talasa, Proteo, Galatea, Larisa, Sao, Neso, Psámate, Laomedeia y Halimede.

El nuevo satélite debería ser nombrado siguiendo las convenciones para los satélites de Neptuno (dios romano de los océanos), por lo que se buscaría entre deidades griegas o romanas relacionadas.

martes, 16 de julio de 2013

El mayor cañón del Planeta Rojo, Valles Marineris

El mayor cañón del Planeta Rojo, Valles Marineris
Este impresionante vídeo capturado por la sonda Mars Express de la ESA nos acerca al mayor cañón del Planeta Rojo, Valles Marineris.

Valles Marineris no sólo es el cañón más grande de Marte; con sus más de 4.000 kilómetros de extensión, 200 de ancho y 10 de profundidad es el más grande de todo el Sistema Solar.

Este vídeo se centra en una sima de 8 kilómetros de profundidad situada en la parte más septentrional de Valle Marineris, conocida como Hebes Chasma.

La cámara sobrevuela los cráteres de impacto que salpican las planicies, desciende por los desfiladeros parcialmente derrumbados y recorre el agreste fondo del valle.

La sonda europea Mars Express ha detectado minerales hidratados en algunas regiones de este valle, lo que sugiere que en algún momento de su pasado pudo contener grandes cantidades de agua.

Probablemente la formación de Hebes Chasma esté relacionada con la actividad volcánica en la cercana región de Tharsis, donde se encuentra el gigantesco volcán Olympus Mons.

La región de Tharsis se levantó durante los periodos de intensa actividad volcánica. La corteza de Marte, incapaz de soportar la enorme tensión, se fracturó y colapsó en las simas que hoy podemos ver en el interior y en los alrededores de Valles Marineris.

Loading...



ESA

sábado, 13 de julio de 2013

Hubble descubre un exoplaneta azul celeste

Hubble descubre un exoplaneta azul celeste
Un equipo de astrónomos ha utilizado el telescopio espacial Hubble (NASA-ESA) para determinar y medir, por primera vez, el verdadero color de un exoplaneta. Se trata de HD 189733b, que si se pudiera ver de cerca mostraría un profundo azul celeste, muy parecido al de la Tierra vista desde el espacio. Pero aquí acaban las similitudes, porque este lejano ‘punto azul’ es un gigante gaseoso que gira muy cerca de su estrella.

La abrasadora atmósfera de este planeta alcanza una temperatura de más de 1.000 grados centígrados, con lluvias de 'cristal' y vientos de 7.000 kilómetros por hora. Se encuentra a una distancia de tan ‘solo’ 63 años luz de la Tierra.

"Es difícil saber qué es exactamente lo que causa el color de la atmósfera de un planeta, pero estas nuevas observaciones añaden una nueva pieza al puzzle sobre la naturaleza y la atmósfera de HD 189733b", dijo el director del programa de observación con Hubble, Frédéric Pont.

"Este planeta ha sido muy bien estudiado en el pasado", añadió Pont, convencido de que, tras haber conseguido determinar el color, se podrá "imaginar cómo sería este planeta si se pudiera mirar directamente".

Para medir el color y dado que HD 189733b es un planeta ligero y muy próximo a su estrella, el equipo usó Hubble para aislar la luz del planeta de la procedente del cuerpo celeste anfitrión. Y lo observaron mientras orbitaba antes, durante y después de que pasara por detrás de la estrella. Cuando pasó por detrás, la luz reflejada por el planeta fue bloqueada temporalmente de la vista y la cantidad de luz observada desde el sistema disminuyó.

miércoles, 10 de julio de 2013

ALMA muestra un gigantesco embrión de estrella

ALMA muestra un gigantesco embrión de estrella 
Nuevas observaciones llevadas a cabo con el conjunto ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) han proporcionado a los astrónomos la mejor visión conseguida hasta ahora de una gigantesca estrella en pleno proceso de formación en el interior de una nube oscura. Se ha descubierto un útero estelar con más de 500 veces la masa del Sol — el más grande de los encontrados hasta el momento en la Vía Láctea — que aún está creciendo. La estrella embrionaria del interior de la nube devora con avidez el material que cae hacia el interior. Se cree que la nube dará a luz a una estrella muy brillante con más de 100 veces la masa del Sol.

Las estrellas más masivas y brillantes de la galaxia se forman en nubes frías y oscuras, pero el proceso no solo está envuelto en polvo, sino también en un halo de misterio. Un equipo internacional de astrónomos ha utilizado ALMA para obtener una ecografía prenatal en el rango de las microondas con el fin de conseguir una imagen más clara de la formación de este tipo de gigantesca estrella situada a unos 11.000 años luz de distancia, en una nube conocida como la Spitzer Dark Cloud (SDC) 335.579-0.292.

Hay dos teorías sobre la formación de las estrellas más masivas. Una de ellas sugiere que la oscura nube parental se fragmenta, creando varios núcleos pequeños que colapsan por sí mismos y, eventualmente, forman estrellas. La otra teoría es más dramática: toda la nube empieza a colapsar hacia el interior, con material que se precipita hacia el centro de la nube formando una o varias bestias estelares masivas. Un equipo liderado por Nicolas Peretto, del CEA/AIM Paris-Saclay (Francia) y la Universidad de Cardiff (Reino Unido), llegó a la conclusión de que ALMA era la herramienta perfecta para ayudarles a descubrir qué estaba ocurriendo en realidad.

Gracias a observaciones llevadas a cabo con el telescopio espacial Spitzer de la NASA y el telescopio espacial Herschel de la ESA, SDC335.579-0.292 se reveló, primero, como un impresionante entorno oscuro de densos filamentos de gas y polvo. Ahor,a el equipo ha utilizado la sensibilidad única de ALMA para ver en detalle tanto la cantidad de polvo como el movimiento del gas que se desplaza hacia el interior de la nube oscura — y han descubierto un verdadero gigante.

“Las extraordinarias observaciones de ALMA nos permitieron obtener la primera visión realmente profunda de lo que estaba ocurriendo en el interior de esa nube”, declara Peretto. “Queríamos ver cómo se forman y cómo crecen estas estrellas gigantescas, ¡y sin duda lo hemos conseguido! Una de las fuentes que hemos encontrado es inmensa — el núcleo protoestelar más grande de todos los que se han localizado hasta ahora en la Vía Láctea".

Este núcleo — el útero que alberga al embrión de estrella — tiene unas 500 veces la masa del Sol girando en su interior. Y las observaciones de ALMA muestran que hay mucho más material fluyendo todavía hacia el interior e incrementando aún más la masa. Finalmente, este material colapsará, formando una estrella joven de más de 100 veces la masa de nuestra estrella anfitriona — una bestia muy poco común.

“Aunque ya creíamos que la región era una buena candidata para ser una nube de formación de estrellas masivas, no esperábamos encontrar ese impresionante embrión estelar tan masivo en su centro”, afirma Peretto. “Se espera que este objeto acabe formando una estrella 100 veces más masiva que el Sol. ¡Solo una de cada diez mil de todas la estrellas de la Vía Láctea alcanzan tal cantidad de masa!”.

"Estas estrellas no son solo poco comunes, sino que su nacimiento es extremadamente rápido y su infancia muy corta, con lo que encontrar un objeto tan masivo en una etapa tan temprana de su evolución es un resultado espectacular", añade un miembro del equipo, Gary Fuller, de la Universidad de Manchester (Reino Unido).

Otro miembro del equipo, Ana Duarte Cabral, del Laboratorio de Astrofísica de Bordeaux (Francia), insiste en que "las observaciones de ALMA revelan los espectaculares detalles de los movimientos de la red de filamentos de polvo y gas, y muestran que una enorme cantidad de gas está fluyendo hacia una compacta zona central”. Esto apoya con fuerza la teoría del colapso global para la formación de estrella masivas, más que la de la fragmentación.

Estas observaciones formaban parte de la etapa de Ciencia Temprana (Early Science) de ALMA, y han utilizado tan solo una cuarta parte del conjunto total de antenas. “Conseguimos estas observaciones tan detalladas utilizando solo una parte del potencial total de ALMA”, concluye Peretto. “ALMA va a revolucionar nuestro conocimiento de la formación estelar, solucionando algunos problemas actuales, y sin duda dando lugar a otros nuevos”.

Loading player...


ESO

martes, 9 de julio de 2013

Un dinosaurio que respiraba como un pájaro

Un dinosaurio que respiraba como un pájaro 
Tataouinea hannibalis, un dinosaurio encontrado en el sur de Túnez, tenía un sistema respiratorio muy similar al de las aves actuales. Un equipo de investigadores de la universidad de Bolonia ha presentado el hallazgo en la revista Nature Communications. Este espécimen no solo es el dinosaurio mejor conservado de los descubiertos en el norte de África, sino que aporta evidencias de que los grandes dinosaurios herbívoros respiraban como los pájaros modernos.

Con una longitud de unos catorce metros, Tataouinea es un nuevo saurópodo de la familia Rebbachisauridae. Su esqueleto era muy ligero en comparación con su tamaño, ya que estaba internamente relleno de cámaras de aire, como en los pájaros. Algunos huesos de la cola y la pelvis confirman la hipótesis de que estos dinosaurios respiraban con el mismo mecanismo avanzado de las aves actuales.

El autor principal del estudio, Federico Fanti, ha señalado que este hallazgo es «uno de los más importantes en el norte de África» y también ha destacado que se trata de la confirmación de que «el sistema de respiración de las aves nació en la época de los dinosaurios».

viernes, 5 de julio de 2013

Un lejano cuásar revela cómo se alimenta una galaxia

Un lejano cuásar revela cómo se alimenta una galaxia 
Utilizando el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO, un equipo de astrónomos ha localizado una galaxia distante tomando un refrigerio de gas cercano. El gas parece estar cayendo hacia el interior de la galaxia, creando un flujo que alimenta la formación estelar al tiempo que impulsa la rotación de la galaxia. Es la mejor evidencia observacional directa obtenida hasta el momento para apoyar la teoría de que las galaxias atraen y devoran material cercano con el fin de crecer y formar estrellas. Los resultados aparecen en el número del 5 de julio de 2013 de la revista Science.

Los astrónomos siempre han sospechado que las galaxias crecen atrayendo material de su alrededores, pero ha sido muy difícil observar directamente este proceso. El telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO ha sido utilizado para estudiar un extraño alineamiento entre una galaxia distante y un cuásar aún más distante — el núcleo extremadamente brillante de una galaxia alimentado por un agujero negro supermasivo. La luz del cuásar pasa a través del material que rodea a la galaxia (que se encuentra entre nosotros y el cuásar) antes de alcanzar la Tierra, haciendo posible que exploremos en detalle las propiedades del gas que se encuentra en torno a la galaxia. Estos nuevos resultados nos ofrecen la mejor visión obtenida hasta el momento de una galaxia en pleno proceso de “ingesta”.

“Este tipo de alineamiento es muy poco usual y nos ha permitido hacer observaciones únicas”, explica Nicolas Bouché, del Instituto de Investigación de Astrofísica y Planetología (IRAP) en Toulouse (Francia), autor principal del nuevo artículo. “Pudimos utilizar el telescopio VLT de ESO para mirar de cerca tanto la galaxia como el gas que la rodeaba. Esto significa que pudimos abordar un importante problema relacionado con la formación de las galaxias: ¿cómo crecen y cómo se alimenta la formación estelar?”.

Las galaxias agotan rápidamente sus reservas de gas a medida que crean nuevas estrellas, por lo que deben ir reponiéndolo de manera continua con nuevo gas para poder continuar su actividad. La pregunta era ¿de dónde procedía ese gas? Los astrónomos sospechaban que la respuesta a este problema se encontraba en la recolección de gas frío de los alrededores por la atracción gravitatoria de la galaxia. Con este escenario, una galaxia arrastra el gas hacia ella y este circula alrededor de la misma, rotando con la galaxia antes de caer hacia su interior. Aunque ya se habían obtenido antes evidencias de este tipo de acreción, observado en algunas galaxias, hasta ahora no se habían estudiado a fondo tanto el movimiento del gas como otras de sus propiedades.

Los astrónomos utilizaron dos instrumentos conocidos como SINFONI y UVES, ambos instalados en el telescopio VLT de ESO en el Observatorio Paranal, en el norte de Chile. Las nuevas observaciones mostraron no solo cómo rotaba la galaxia, sino que también revelaron la composición y el movimiento del gas que se encontraba fuera de la misma.

“Las propiedades de esta ingente cantidad de gas eran exactamente lo que esperábamos encontrar en el caso de que el gas frío estuviera siendo atraído por la galaxia”, afirma el coautor Michael Murphy (Universidad Tecnológica de Swinburne, Melbourne, Australia). “El gas se mueve tal y como suponíamos, tenemos la cantidad esperada y también tiene la composición correcta para encajar perfectamente en los modelos. Imaginen la hora de la comida para los leones de un zoo — esta galaxia en particular tiene un apetito voraz, y hemos descubierto cómo se alimenta para crecer tan rápido”.

Los astrónomos ya han encontrado evidencias de material alrededor de galaxias en el universo temprano, pero esta es la primera vez que han podido mostrar claramente que el material se mueve hacia la galaxia, en lugar de salir de ella, y también la primera vez que pueden determinar la composición de este “combustible” fresco destinado a formar nuevas generaciones de estrellas. La luz del cuásar ha hecho posible la detección del gas del entorno.

“En este caso tuvimos suerte de que el cuásar estuviera justo en el lugar adecuado para que su luz pasara a través del gas que caía hacia la galaxia. La próxima generación de telescopios gigantes, como el E-ELT (European Extremely Large Telescope) permitirá estudios con multiples líneas de visión por galaxia y proporcionar una visión mucho más completa”, concluye la coautora Crystal Martin (Universidad de California Santa Barbara, EE.UU.).

Loading player...


ESO

jueves, 4 de julio de 2013

GLORIA permite operar a cualquier internauta un telescopio del Observatorio del Teide

GLORIA permite operar a cualquier internauta un telescopio del Observatorio del Teide 
El proyecto GLORIA abre al público el acceso al primero de sus 17 telescopios robóticos: el Telescopio Abierto de Divulgación Solar (TADs), situado en el Observatorio del Teide, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). Cualquier usuario podrá operar desde su casa con una conexión a Internet diferentes telescopios de cuatro continentes, crear nuevos experimentos astronómicos y seguir en directo eventos como las auroras desde Groenlandia o el próximo eclipse total de Sol en Kenia. Este proyecto de ciencia ciudadana cuenta con licencias copyleft para la libre distribución de sus contenidos y materiales.

Aquellas personas que siempre hayan deseado operar un telescopio, pero que no hayan dispuesto de la instrumentación necesaria para hacerlo, tienen ahora la oportunidad de conseguirlo a través de Internet. La red GLORIA (GLObal Robotic telescope Intelligent Array for e-sience) acaba de abrir al público el acceso, libre y gratuito, al Telescopio Abierto de Divulgación Solar (TADs), situado en el Observatorio del Teide, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). TADs es el primero de los 17 telescopios robóticos de GLORIA que comienza a funcionar y que permitirá a cualquier internauta su teleoperación y la obtención de imágenes.

Los usuarios solo tendrán que abrir una cuenta en el sitio web de la red GLORIA y hacer una reserva para teleoperar el telescopio robótico TADs. Para ello, contarán con la ayuda de un manual y diferentes recursos didácticos. Todo los materiales producidos tienen licencias copyleft, que permiten la libre distribución del contenido.

El responsable del proyecto en el IAC, Miquel Serra-Ricart, explica: “GLORIA es un proyecto de ciencia ciudadana con el que se pretende investigar en astronomía aprovechando la inteligencia colectiva de la comunidad. Con este objetivo, se le dará la oportunidad a todos los internautas de colaborar. Ahora mismo los usuarios pueden contribuir al cálculo de la actividad solar mediante imágenes de la superficie solar [fotosfera] obtenidas con el telescopio TADs y a su posterior análisis”.

“En un futuro inmediato se incorporarán más experimentos de carácter astronómico y dentro de temas de actualidad, como la detección y/o caracterización de asteroides o NEOS [acrónimo en inglés de Near Earth Objects, objetos próximos a la Tierra]”, añade Serra-Ricart.

En la iniciativa participan 13 socios de ocho países distintos que cuentan con un total de 17 telescopios robóticos con implantación en cuatro continentes: África, Europa, Asia y América. Uno de los objetivos de GLORIA es la incorporación de otros telescopios robóticos pertenecientes a particulares o a entidades, públicas o privadas. Cabe destacar la colaboración entre GLORIA y el proyecto CESAR, que tiene como objetivo integrar en la red cuatro telescopios con fines docentes que la Agencia Espacial Europea (ESA) está instalando en la actualidad en España a través del ESAC, el Centro Europeo de Astronomía Espacial, localizado en Villanueva de la Cañada, en Madrid.

Los usuarios podrán participar en el proyecto GLORIA, además, conectando nuevos telescopios a la red, creando nuevos experimentos y participando en actividades de divulgación astronómica. Uno de los objetivos del proyecto es crear una red para compartir telescopios robóticos y que los propietarios puedan intercambiar tiempo de observación desde sus diferentes emplazamientos. Por otra parte, se ha desarrollado ya una herramienta web que permite a cualquier participante crear sus propios experimentos usando la red de telescopios de GLORIA y la instrumentación asociada.

Del eclipse total de Australia al paso del asteroide 2012-DA14

Por último, desde GLORIA se organizan actividades para despertar el interés por la astronomía en la comunidad, especialmente en los más pequeños. “Periódicamente nos desplazamos a aquellos lugares del mundo donde se producen grandes eventos astronómicos y realizamos una retransmisión en directo a través de Internet, como en el caso del pasado eclipse de Sol total en Australia, el reciente paso del asteroide 2012-DA14, el próximo eclipse solar total en Kenia, el próximo 3 de noviembre pasando por la belleza de las auroras en Groenlandia el pasado agosto”, detalla el coordinador del proyecto y profesor de la Universidad Politécnica de Madrid, Francisco Sánchez. A partir de la retransmisión de los eventos, se organizan actividades de divulgación dirigidas sobre todo a centros educativos.

GLORIA es un proyecto de tres años, financiado por el séptimo programa marco de la Unión Europea (FP7/2007-2012), con un presupuesto total de 2,5 millones de euros. El proyecto comenzó en octubre de 2011 y la apertura de la red al público estaba prevista hacia la mitad de su vida.

IAC

miércoles, 3 de julio de 2013

Cerbero y Estigia, los nombres de las dos nuevas lunas de Plutón

Cerbero y Estigia, los nombres de las dos nuevas lunas de Plutón 
La Unión Astronómica Internacional (IAU) ha anunciado que Cerbero (Kerberos) y Estigia (Styx) han sido oficialmente reconocidos como los nombres de la cuarta y quinta lunas descubiertas en Plutón, respectivamente en 2011 y 2012. Son los nombres ganadores de un concurso organizado entre los internautas.

En la mitología griega Cerbero o Can Cerbero era el perro de tres cabezas que vigilaba la puerta del Hades, y Estigia la laguna o río que separaba el mundo de los vivos del de los muertos. Las otras lunas de Plutón también se han bautizado con nombres mitológicos: Caronte, Nix e Hidra.

Los nombres para los satélites surgieron de una encuesta en Internet, aunque ningún de los dos logró el puesto número uno en la misma.

En primer lugar quedó Vulcano, el nombre del planeta ficticio del que procedía Mr. Spock en la saga 'Star Trek', y que fue sugerido por el actor William Shatner, que interpretaba al capitán Kirk en la misma serie televisiva. Sin embargo, los científicos desestimaron este nombre porque la palabra Vulcano ya se utiliza en astronomía.

El planeta enano Plutón tiene cinco lunas. La cuarta fue descubierta en julio de 2011 por la NASA y la quinta un año después. Hasta ahora se las denominaba como P4 y P5. Las otras lunas de Plutón se llaman Caronte, Nix e Hidra, todos ellos relacionados con la mitología.

Seguidores

Noticias Recientes


CC 2.5Noticias de Ciencia. Template por Dicas Blogger.

Inicio